lunes, 30 de mayo de 2016

Nos protegemos adecuadamente contra el efecto nocivo del sol?

Según un estudio, sólo el 2,5% de los españoles se aplica de manera correcta la crema fotoprotectora .
Utilizar de forma eficaz el fotoprotector consiste en aplicarse el producto 30 minutos antes de tomar el sol, renovarlo cada 2 horas y reaplicarlo tras bañarse o secarse. Unas medidas que no realiza más de la tercera parte de las personas.
Las personas con fototipo I y II, es decir con piel más clara,  deben cuidarse especialmente, pues corren mayores probabilidades de sufrir los efectos negativos del sol, pero, dado que la sobreexposición a las radiaciones solares constituye el principal factor de riesgo, todos los más y los menos morenos debemos tomar medidas para protegernos.
Asimismo, y aunque entre los españoles parece existir una amplia conciencia sobre los daños que el sol puede causar, siete de cada diez sólo usan la crema fotoprotectora al exponerse directamente al sol. Además, aplicarse crema fotoprotectora, evitar el sol en las horas centrales del día, permanecer en la sombra y protegerse con ropa o gafas de sol son las precauciones que se  toman más a menudo para protegerse de las radiaciones solares.
Ahora bien, sólo la mitad de los hombres no se ocupa de la fotoprotección familiar, responsabilidad que sí asumen casi todas las mujeres, bien sea de manera exclusiva o compartida con el padre.
Por otra parte, a pesar de que los bebés menores de un año nunca deben ser expuestos directamente al sol, casi la mitad de los padres y madres lo hace. Los niños menores de un año no tienen todavía la capacidad de defenderse del sol mediante el aumento del tono de color o bronceado, lo que deriva en un altísimo riesgo de quemaduras. Por tanto, es crucial extremar las precauciones con ellos durante los días de playa, montaña o juegos y actividades al aire libre, y de ninguna manera exponerlos al sol antes de los doce meses.
En este sentido, las medidas que aplican los padres con mayor frecuencia son evitar la exposición de su hijo al sol durante las horas centrales del día, usar protección específica para ellos, emplear protector mayor de 50, no exponerles antes del primer año de edad y ponerles una gorra o sombrero.
Respecto a los mitos e ideas preconcebidas sobre protección solar, casi todos pensamos, de manera acertada, que las precauciones siguen siendo necesarias bajo la sombrilla y tres de cada cuatro, que también los días nublados o de invierno deben tomarse medidas de fotoprotección. En cambio, nueve de cada diez personas desconocen que el sol recibido a través del cristal de una ventana no puede producir quemaduras solares, aunque sí puede provocar otros efectos como el fotoenvejecimiento.
Finalmente, a la hora de informarse sobre las medidas más adecuadas de protección solar, la mayoría consulta principalmente a su dermatólogo, mientras que el profesional farmacéutico ocupa el segundo lugar y el médico de cabecera, el tercero, por último hay quien recurre a 'Google'.
Fuente: Jano