domingo, 7 de febrero de 2016

Hazte donante de Médula Ósea: salvarás muchas vidas

Han pasado varias décadas desde que en 1957 se realizara el primer trasplante de médula ósea ( es decir, de células madre sanguíneas). Desde entonces, este tipo de trasplantes han evolucionado de tal manera que en la actualidad se emplean para curar una variedad importante de enfermedades, sobre todo aquellas que afectan a la sangre (leucemias, linfomas, aplasia medular, mielomas, etc…)
En algunos pacientes que sufren esta clase de patologías, es posible alcanzar la curación con medicación específica más un “trasplante de células madre sanguíneas”, lo que se conoce en términos generales como trasplante de médula ósea. Si bien es cierto que determinadas enfermedades admiten el llamado “autotrasplante”, es decir, el paciente puede ser trasplantado con sus propias células madre tras un adecuado tratamiento, en muchos otros casos será necesario realizar un trasplante con médula sana procedente de un donante. Las posibilidades de encontrar el donante idóneo dentro de la familia son de un 30%, por eso, en la mayoría de las ocasiones (70% de los casos) es preciso recurrir a la búsqueda del donante adecuado fuera del ámbito familiar. Es lo que se conoce como donante no emparentado. Por otro lado, puesto que las células madre de la sangre también se encuentran en la sangre del cordón umbilical, el trasplante de sangre de cordón umbilical (SCU) es una opción terapéutica con una trascendencia cada vez mayor.
El altruismo y la generosidad humana son los valores en los que se basan tanto la donación de Médula Ósea como de Sangre de Cordón Umbilical. Gracias a ambas, es posible la curación de muchas personas afectadas de graves enfermedades.
En esta web usted encontrará información veraz y completa sobre la donación de médula ósea y sangre de cordón umbilical, en qué consisten, cómo hacerse donante de médula, etc…así como noticias y enlaces de interés específicos sobre ambos tipos de donación. 
Fuente: ONT