miércoles, 24 de septiembre de 2014

La merienda saludable

Muchas veces nos comemos la cabeza con qué darle a nuestros hijos para la merienda. Pues bien una premisa fundamental es que no sólo hay que darle lo que al niño o la niña le guste, sino que hay que darle lo que necesita haciéndoselo a su gusto. Porque una dieta equilibrada y completa debe incluir a diario 5 raciones de fruta y verdura. Pero tampoco podemos estar exigiéndole a los niños que coman la fruta si no ven a sus padres comerla y disfrutar de ella, quizá hay que llevarlos al supermercado y sean ellos mismos quien elijan su fruta preferida, la pesen y la lleven a casa y que sean ellos mismos los que la preparen dejándolas listas para comer toda la familia.
Frutas como un plátano o una mandarina a media mañana, una pera, albaricoques o un poco de melón para completar la merienda constituirá una dieta saludable rica en vitaminas, en minerales, con fibra, … y con pocas calorías. Conviene ir variando las frutas, buscando las preferencias del niño y poniéndoselo fácil, con frutas que se puedan pelar de forma sencilla o se puedan comer tal cual. hay que tener en cuenta que los zumos y néctaresson de más facil consumo, pero no son comparables ni con mucho a la fruta fresca. Ni siquiera los que se anuncian como batidos de fruta 100% o fruta recién exprimida tiene las mismas propiedades que la fruta fresca.
No nos olvidemos en la merienda de otros productos muy saludables, los frutos secos como nueces, castañas, almendras, cacahuetes…Hay que tener en cuenta a la hora de mandar estos alimentos al cole de merienda que pueden haber niños alérgicos en la clase y se debería evitar llevarlos por el riesgo de un accidente.
Por último, no nos olvidemos de los productos lácteos que son un alimento básico para los niños, y aportan nutrientes esenciales, aunque los expertos recomiendan que es mucho mejor tomar un vaso de leche entera ya que no todos los lácteos son alimentos equilibrados.