jueves, 21 de agosto de 2014

Deporte sí, pero sin pasarse

El autor del blog con amigos haciendo deporte
Según algunos autores el ejercicio excesivo como perjudicial para la salud se ha demostrado mediante un estudio publicado en una prestigiosa revista científica que concluye entre sus hallazgos un incremento de las muertes de origen cardiovascular en sobrevivientes de ataques cardíacos que hacían ejercicio en exceso. 

Los expertos ya hablan de una nueva entidad, la 'lesión por sobrecarga cardíaca' originada por la creencia de que entre más ejercicio hagas es mejor. Además de los problemas psicológicos que lleva aparejado, incluso desencadenando una obsesión por el deporte. La adicción al ejercicio físico es una alteración mental que afecta sobre todo a varones de entre 18 a 35 años, de clase media-baja y con poca autoestima; se trata de un trastorno conocido como vigorexia. Esta obsesión provoca que los afectados tengan una visión distorsionada de su físico y, para conseguir un físico perfecto, se utilizan recursos que, a corto plazo son eficaces, pero a que a medio y largo plazo pueden acarrear graves problemas de salud”, asegura.

De todas formas estos comentarios no deben servir como justificación para los sedentarios a continuar con su malhábito de no hacer nada de deporte. Los expertos siguen recomendando una actividad mínima de 30 a 40 minutos diarios de ejercicio moderado, pudiendo tomarse uno o dos días libres a la semana sin realizar ejercicio vigoroso.


miércoles, 13 de agosto de 2014

Ébola la vieja pero muy actual epidemia

El virus Ébola, descubierto en 1976 en la  República Democrática de Congo, cerca del río Ébola, cuando afectó a 318 personas de las cuales casi un 90% fallecieron. Desde entonces se han producido brotes esporádicos. El huésped que actúa de reservorio natural es por ahora desconocido, aunque se piensa que es una enfermedad transmitida por animales, siendo los murciélagos el reservorio más probable.
La enfermedad se transmite por contacto directo con fluidos corporales (sangre, orina, heces, vómitos y, probablemente, sudor) de los pacientes que presentan síntomas de la enfermedad. Mientras no presentan síntomas, aunque estén infectados por el virus, no son contagiosos y tampoco se ha demostrado que se transmita por vía respiratoria.
Este virus tiene un periodo de incubación de 8 a 10 días, pero puede oscilar entre 2 y 21 días. Los síntomas comienzan de forma aguda y consisten en fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular y articulaciones, malestar general, vómitos, diarrea, dolor abdominal, tos seca y pérdida de apetito. Posteriormente, según avanzan los días, aparece postración, estupor, bajada de la tensión y hemorragias en conjuntivas oculares. Las hemorragias masivas, lo que da pie a su nombre de fiebre hemorrágica,  solo se producen en pacientes moribundos. La mortalidad de la enfermedad varía entre el 25% y el 90%, dependiendo de la subespecie causante del brote epidémico, siendo el más virulento el virus Ébola Zaire, precisamente el causante de la epidemia actual.
Por el momento, no hay ningún tratamiento específico de eficacia comprobada. El mejor y único tratamiento por ahora es la prevención, evitando el contacto con los fluidos de los pacientes mediante medidas de barrera que lo impidan como son guantes, gafas, mascarillas, ropa adecuada, etc.
La transmisión tan importante que ha tenido esta enfermedad se debe a que en las zonas endémicas, aparte de no disponer de los medios sociosanitarios indispensables, su cultura en cuanto al manejo de los cadáveres de pacientes fallecidos hace que el contagio se  multiplique. Por tanto, son muchas las personas que acuden a los médicos o simplemente se quedan siendo cuidados por familiares por lo que el número de contagiados se multiplica día a día.
En estos días se ha planteado la polémica por el traslado del sacerdote misionero fallecido por esta enfermedad, donde habían partidarios de su repatriación para recibir los mejores cuidados sanitarios en un país desarrollado pero también había quien ponía en entredicho esta decisión por el riesgo que existía en la trasnsmición de la enfermedad. Para los que temen por ésto decirles que traer al enfermo a nuestro país no debe representar ningún problema si se siguen los protocolos existentes y se disponen de medios para aplicarlos, como es el caso de España. El problema sí que puede aparecer ante la llegada de una persona que ha estado en zona epidémica  y que comienza con fiebre antes de que se cumplan tres semanas de su salida de la zona epidémica. Lo más probable es que no sea Ébola, pero mientras no se descarte debe manejarse como si lo fuera.
Los países desarrollados y las organizaciones gubernamentaneles y ONGs deben centrar todos sus esfuerzos en poner coto a esta terrible y temible epidemia, no sólo en el control de fronteras sino actuando en el foco de la infección mejorando las condiciones sociosanitarias de estos países pobres y que sirva una vez más de lección solidaria con los países fronterizos subdesarrollados.

viernes, 8 de agosto de 2014

Cigarrillo electrónico, ¿sí o no?

En los últimos años se ha visto un gran auge del uso de los cigarrillos electrónicos, como sustituto del tabaco, por lo que muchos neumólogos son consultados en toda España. Son pequeños inhaladores que contienen dosis de nicotina que generalmente utilizan una resistencia y una fuente eléctrica para calentar y vaporizar una solución líquida.
Han sido alabados por muchos por tener un menor riesgo para la salud y tener la gran ventaja de poder utilizarse en lugares donde está prohibido fumar. Aunque muchos detractores, entre ellos muchos médicos, también han alzado la voz, afirmando que los cigarrillos tendrían también un efecto negativo en las vías aéreas, ocasionarían problemas cardiovasculares e incluso inducirían adicción.
Los cigarrillos electrónicos  liberan determinadas dosis de nicotina sin mediar combustión sino a través de un proceso de calentamiento de una resistencia eléctrica que genera vapor, por lo que requieren propelentes y/o humectantes como el propilenglicol y la glicerina, composición para nada inocua. La nicotina es una droga muy adictiva por vía inhalada, tóxica para el corazón y el cerebro. El propilenglicol se ha usado como aditivo alimentario, como anticongelante y además es un producto irritante para mucosas de ojos, garganta y bronquios que puede causar asma. La glicerina se ha usado como cosmético, como laxante y forma parte de la formula del biodiesel, sin embargo, nunca se había usado por vía inhalada, aunque hay autores que hablan de que puede llegar a provocar una neumonía grasa. También se han detectado en los cigarrillos electrónicos  trazas de nitrosaminas y metales pesados (plomo, cromo, níquel..) en cantidades muy inferiores a los cigarrillos convencionales pero con efectos impredecibles a largo plazo dado que son productos carcinógenos de efecto acumulativo a lo largo de la vida.
En todo caso, se necesitan más estudios para poder demostrar el uso beneficioso o perjudicial del cigarrillo electrónico, que sólo parece que haya sido aprobado completamente por el mundo del marketing.
De hecho, las legislaciones al respecto son muy variables, desde donde está prohibido como en Grecia, dónde se considera similar al tabaco como en Francia o dónde está permitido sin restricciones como en Estados Unidos.
En España, existe una legislación al respecto prohíbiendo el vapeo en centros de las administraciones públicas, establecimientos sanitarios, centros docentes (excepto en espacios al aire libre de universidades y otras escuelas para adultos), medios de transporte y parques infantiles. En cambio, da vía libre a su uso en bares y restaurantes, así como centros de trabajo. Aunque no limita su venta a estancos o máquinas dispensadoras reguladas, como sí ocurre con los cigarrillos tradicionales, sí los equipara con respecto a la prohibición de su venta a menores, a los que tampoco se podrá ofrecer productos que imiten su forma o características. Además, incluye la obligación de colgar carteles alertando del veto a los menores de 18 años. La norma también regula la publicidad de los cigarrillos electrónicos, que no se podrá emitir en horario infantil, como ya ocurre con el tabaco tradicional. La normativa afecta a todos los dispositivos “susceptibles” de liberación de nicotina.y hace que muchos usuarios tengan dudas sobre su salud y el consumo de estos aparatos. 

Por todo ello recomendamos consultar con un especialista en Neumología.

Fuente: Doctuo

viernes, 1 de agosto de 2014

Las otitis en verano

Este verano comencé las vacaciones con una otitis espantosa, una otitis externa probablemente adquirida tras el baño en agua de piscina. Esta afección denominada otitis externa, es una infección del canal auditivo que transporta sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano. Es una infección que por lo general ocurre en los niños que pasan mucho tiempo en el agua, aunque hay adultos, como yo, que somos predispuestos a padecerlas con más frecuencia de lo habitual. Esto es debido a que si hay mucha humedad en el oído, se puede irritar, permitiendo la entrada de bacterias u hongos. Por esta razón esta infección ocurre por lo general durante el verano, cuando las personas están más en contacto con las actividades acuáticas.

El síntoma principal de esta otitis externa es el dolor de oído, el cual puede ser muy importante y empeorar cuando se tira de la parte externa del oído, cuando se hace presión sobre éste, o simplemente el hecho de masticar puede resultar muy doloroso.

También es muy frecuente la sensación de que hay algo en el oído que te impide oír adecuadamente, como si tuvieras un tapón y, en raras ocasiones puede incluso salir material purulento y maloliente por el conducto auditivo.

Desde este blog les recomiendo que si usted o alguno de sus niños comienzan con estos síntomas deben acudir de inmediato a su médico para diagnosticar correctamente este tipo de infección y no aplicar remedios caseros en el oído ni gotas utilizadas anteriormente ya que podría existir una perforación en el tímpano y provocar daños irreparables.