jueves, 5 de junio de 2014

¡Que ricos y saludables los berros!

Esta noche dije voy a comerme una ensalada de berros y mi hija me preguntó ¿papá para qué son buenos los berros?, pues sabéis que se trata de una de las verduras más ricas en antioxidantes, como la vitamina C, el beta-caroteno o pro-vitamina A y la vitamina E. 

Además contiene mucho ácido fólico, que ayuda al organismo en múltiples funciones regeneradoras; además de ser muy importante para las mujeres que van a ser mamás ya que está demostrado que su carencia puede provocar afectaciones en el cerebro y en la médula espinal del bebé.

También los berros contienen una cantidad importante de fibra, que contribuye a optimizar el tránsito intestinal, colaborando con la flora bacteriana a dar consistencia a las heces. Además reduce la absorción de colesterol, glucosa y ácidos biliares. Es, por tanto, un ingrediente fundamental en nuestra dieta que va a prevenir problemas tan frecuentes como lo son el estreñimiento, la diverticulosis intestinal, el colon irritable o hasta el mismo cáncer de colon.

Hay quien se atreve a afirmar que tiene propiedades diuréticas para eliminar la retención de líquidos, que ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre y que es una hortaliza con propiedades antiinflamatorias.

Los berros son de las pocas hortalizas que crecen sin plantarlas cerca de las fuentes de agua, ríos, barrancos o manantiales que habrá que lavarlos abundantemente antes de comer, dándose cuenta enseguida de su sabor ligeramente picante. Hay que coger los de hojas verdes y retirar los tallos duros dejándolos listos para consumir, sobre todo en ensaladas y bocadillos, aunque también es un excelente acompañante de platos de carne o de pescado.
Nada los dejo que voy a preparar la ensalada de berros para cenar.