martes, 29 de abril de 2014

Trastorno obsesivo compulsivo en niños

Los niños que están preocupados en exceso por el orden de su habitación o que se lavan de forma compulsiva las manos pueden estar padeciendo un trastorno obsesivo compulsivo, problema que afecta a casi un 1% de la población infantil. 
En la mayoría de los casos, el trastorno se origina entre los ocho y los nueve años de edad, aunque hay que tener en cuenta que no todos los niños que realizan rituales o repiten acciones de forma algo extraña padecen este trastorno, es diferente tener la manía de lavarse varias veces las manos al día que padecer un trastorno obsesivo compulsivo.
Para saber que estamos ante este problema, es necesario que las obsesiones y las compulsiones causen un claro malestar en el niño y le dificulten su vida cotidiana, su rendimiento escolar, sus relaciones sociales, etc. Muchos pequeños se dan cuenta de que sus pensamientos y actos son absurdos, pero se pueden sentir atrapados por ellos y sin capacidad de romper el círculo vicioso de obsesiones y compulsiones.
Para afrontar este problema es fundamental la participación de los padres no culpabilizando al niño por sus pensamientos y sus conductas ya que esto lo que hace es generarles más angustia.  El tratamiento suele ser una terapia cognitivo-conductual enfocada en controlar los pensamientos y las compulsiones. Así, si la obsesión del niño es el orden, el psicólogo le ayuda a relajarse y evitar los pensamientos angustiantes en un espacio que no está perfectamente ordenado. Se trata de enfrentarse poco a poco, con técnicas cognitivas y de relajación, a las situaciones que le generan angustia.

martes, 22 de abril de 2014

Más preocupados por la salud los internautas al comienzo de la semana

Parece que los usuarios de Internet suelen estar más preocupados por su salud a principios de semana, después de analizar los patrones de búsqueda en Google y comprobar que es en los primeros días de cada semana cuando sistemáticamente se buscan más términos relacionados con esta temática.
Las búsquedas de temas de salud son un 30 por ciento más frecuentes al principio de la semana que en los días posteriores a la semana, siendo los sábados el día con un promedio más bajo de búsquedas.
Esto podría deberse, según los expertos, a que los lunes se perciben como un borrón y cuenta nueva, similar al que se produce el 1 de enero pero a pequeña escala. Las personas suelen caer en comportamientos menos saludables durante el fin de semana, así que el lunes suele ser clave a la hora de redefinir prioridades.
Este patrón de bísqueda constante y que se mantiene semana tras semana es muy interesante para los expertos ya que podría tenerse en cuenta a la hora de desarrollar estrategias de salud pública o de prevención de determinados hábitos, centrando los programas de promoción de la salud en los días de la semana en que los ciudadanos están más preocupados por los hábitos saludables.

Bueno pues a partir de ahora tendré en cuenta esto a la hora de introducir entradas en mi blog para obtener mayor número de visitas.

domingo, 13 de abril de 2014

Quinto aniversario del nacimiento de nuestro blog

 
 
Estimados amigos y amigas, seguidores del blog Medicina, Vida y Salud, quisiera agradecer a todos que esta semana cumplimos 5 años que llevamos juntos, con más de seiscientas mil visitas y 600 entradas. Espero que este blog siga siendo un instrumento para ayudarles a seguir viviendo de una manera más saludable y, por tanto, más feliz. Un abrazo afectuoso del autor de este blog.

martes, 8 de abril de 2014

Ortorexia o la obsesión por comer sano

La ortorexia nerviosa indica una obsesión enfermiza con el consumo de alimentos saludables. El término se deriva del griego orto, que significa “derecho” o “correcta”, e intenta hacer un paralelismo con la anorexia nerviosa.

Esto suena contradictorio, pero la aparente contradicción ha llevado a una gran cantidad críticas del concepto. Pero el énfasis está en ser una “obsesión enfermiza”. Uno puede tener una obsesión enfermiza con algo que es sano para los demás. Piense en la adicción al ejercicio o la adicción al trabajo.

La ortorexia empieza como un inocente intento de comer más saludable, pero el ortoréxico se fija en la calidad y la pureza . El ortoréxico se vuelve más y más obsesivo por qué y cuánto comer, y cómo hacer frente a los deslices. Cada día es un día para comer bien. La autoestima se ve envuelta en la pureza de su dieta y con frecuencia se siente superior a otros, especialmente en lo que respecta a la ingesta de alimentos.


La dieta del ortoréxico en realidad puede ser poco saludable, con los problemas nutricionales que dependen de la dieta específica que la persona se ha impuesto a sí misma. Los problemas sociales son más evidentes. Un ortoréxico puede ser socialmente aislado, a menudo, ya que planea su vida alrededor de la comida. Es posible que tenga poco espacio en la vida para otra cosa que pensar y planificar la ingesta de alimentos. Los ortoréxicos pierden la capacidad de comer intuitivamente – a saber cuando tienen hambre, la cantidad que necesitan, y cuando están llenos. El ortoréxico nunca aprende a comer de forma natural.


Es posible que sea ortoréxico si basa la autoestima en comer alimentos “saludables”, tiene un sentimiento de culpa cuando come alimentos “incorrectos”, etc. Investigaciones recientes indican una conexión entre las causas de la ortorexia y el trastorno obsesivo compulsivo. La ortorexia es una obsesión en que la persona se obsesiona con una dieta sana y excluye todas las demás actividades de interés. 


Hay una línea muy fina entre lo que puede considerarse una fijación en la comida sana y una obsesión. La ortorexia no es un trastorno fácil de diagnosticar. Puede buscar la ayuda de un profesional médico especializado en trastornos de alimentación

Fuente: ortorexia.org

miércoles, 2 de abril de 2014

No cinco sino siete piezas de fruta y verdura al dia

El consumo de siete piezas de frutas y verduras al día tiene más beneficios para la salud que las cinco recomendadas al día, según un nuevo estudio muy reciente ya que parece que el consumo de siete frutas y verduras al día rebaja en un 42% el riesgo de muerte por enfermedad mientras que las "cinco al día" sólo disminuyen el riesgo en un 29%.
Los investigadores observaron que cuando se aumenta el consumo de frutas y verduras se disminuye el riesgo de muerte por enfermedades, y se dieron otra vez cuenta de las cualidades protectoras de las verduras frescas, ensaladas y la fruta por su alto contenido en antioxidantes encargados de reparar las células del cuerpo.
Pero no vale cualquier fruta ya que, por contra, parece que las frutas enlatadas  incrementan las probabilidades de muerte por enfermedad debido al sirope de azúcar que contienen.
Según expertos dietéticos, los resultados del estudio no son concluyentes ya que otros factores externos en el estilo de vida tienen relación directa con el aumento de las probabilidades de muerte por enfermedad, como fumar o el consumo excesivo de alcohol.
Los investigadores aseguraron que tuvieron en cuenta otros factores externos a la dieta y apuntaron que el consumo de una a tres piezas de verduras y frutas al día sólo rebaja en un 14% el riesgo de muerte por enfermedad.
Otros países como Australia aconsejan ya el aumento del consumo diario a "dos más cinco" al día -dos frutas y cinco verduras-, mientras que en la mayoría de países los "cinco al día" siguen siendo un desafío para la población.

Fuente: EFE, publicado en el Canarias 7