martes, 11 de febrero de 2014

Beber alcohol de forma moderada también es saludable?


Un estudio de la Universidad de Navarra  ha establecido una importante asociación entre el modelo mediterráneo del consumo de alcohol y una reducción de la mortalidad. Según el trabajo, cuando el consumo se adapta a este modelo, que se fundamenta en la moderación, la mortalidad se reduce en un 40 por ciento respecto a los abstemios.

Los expertos resaltan que el consumo de alcohol ha sido y es un tema recurrente y controvertido en las políticas de salud pública. Esta práctica, se ha relacionado con una disminución de la mortalidad sólo y exclusivamente cuando se toma en cantidades moderadas (1-2 copas en mujeres, 3-4 en varones).

El estudio ha sido llevado a cabo en 18.394 participantes seguidos durante una media de más de siete años. Los expertos definen estos siete principios como: beber en cantidades moderadas (hasta 2 copas al día en mujeres y hasta 4 en hombres); hacerlo de forma repartida a lo largo de la semana y evitar el consumo concentrado en fines de semana; preferir el vino; tinto a ser posible; consumirlo siempre acompañando a las comidas; evitar el consumo de bebidas destiladas; y nunca sobrepasar cinco bebidas en ningún día concreto.

Esta protección, han remarcado los expertos, va más allá de la que se obtiene simplemente con un consumo moderado. En cambio, cuando el consumo de alcohol se aleja de este patrón se duplica el riesgo de mortalidad. Por consiguiente, la recomendación actual para todas aquellas personas que beben alcohol es que lo disfruten siguiendo este patrón si no quieren aumentar gravemente su riesgo de mortalidad.

Por el contrario, según los autores, por encima de estos límites incrementa el riesgo de fallecer por distintas causas, si bien han precisado que en el consumo de alcohol influye muchas otras dimensiones más allá de la simple cantidad de alcohol ingerida.

En este sentido, en un estudio epidemiológico prospectivo, publicado recientemente en el 'British Journal of Nutrition', investigadores de la Universidad de Navarra y de CIBEROBN, liderados por el profesor Miguel A. Martínez-González y Alfredo Gea, han podido valorar por primera vez la influencia de todo el patrón global de consumo de alcohol en relación con la mortalidad.. Más allá del cuánto, se responde así a la pregunta de cómo hay que beber de manera saludable. Según estos resultados, el patrón de consumo de alcohol tradicional mediterráneo se relaciona con una disminución de la mortalidad. Este patrón de consumo de alcohol mediterráneo, que era el más común entre la población española ha sido desplazado por el consumo en atracón durante el fin de semana, cada vez más frecuente sobre todo entre los jóvenes y que sí que no es nada saludable.

Fuente: Jano.es