miércoles, 29 de enero de 2014

Obesidad abdominal y riesgo para la salud

Medir con regularidad la circunferencia de la cintura de los niños y adolescentes mejoraría la detección de los menores que están expuestos a riesgos cardiometabólicos, es decir aquellos que tienen más predisposición a padecer arteriosclerosis o diabetes tipo 2.
Hay personas, tanto adultas como jóvenes, que a pesar de tener un peso completamente normal tienen obesidad abdominal, y a la inversa, personas con sobrepeso que tienen la grasa repartida por todo el cuerpo y, por lo tanto, un menor riesgo cardiometabólico.
La grasa abdominal es importante a la hora de padecer enfermedades cardiovasculares o metabólicas en edades muy tempranas y se ha observado que, con las medidas tradicionales, hay un porcentaje de niños y adolescentes que no son detectados y que tienen este riesgo cardiometabólico.

Hoy en día, tener barriga, llamada obesidad abdominal, es el síntoma más visible de un síndrome metabólico, llamado como Síndrome de Civilización, pues también incluye una serie de patologías como el estrés, la depresión o la ansiedad, propias de una dinámica sedentaria y que, por muchos años, el ser humano no había desarrollado ya que, se alimentaba mejor y procuraba realizar ejercicio con sus traslados cotidianos y dinámica de vida mucho más activa.

La obesidad abdominal, puede acumularse rápidamente, por lo que es más difícil de perder que la subcutánea, ya que rodea los órganos internos y sirve como reserva de energía. Sin embargo, es posible eliminarla, consiguiendo una pérdida de medio kilo por semana, si se hace una dieta apropiada y se combina con ejercicios adecuados. Por ejemplo, muchos hombres se equivocan en pensar que haciendo abdominales, reducirán la grasa acumulada en la zona de la barriga, más bien sería un ejercicio contraproducente y hasta peligroso en casos extremos.
Por lo que, en la primera etapa de reducción de obesidad abdominal, hay que realizar ejercicio mixto, aeróbico y anaeróbico, moderado ya que subiendo escaleras, nadando o haciendo una caminata ligera, al menos 30 minutos en la mayoría de los días de la semana, se puede potencializar la creación de masa muscular y, así, facilitar la quema de grasa.
Estos ejercicios se pueden complementar con una dieta anti-inflamatoria, con el fin de eliminar la obesidad abdominal y ayuda a controlar el sobrepeso durante toda la vida, previniendo enfermedades degenerativas ya que, alivia el trabajo del páncreas, el intestino y el hígado graso. Dicha dieta, que para muchos es una variación de la dieta mediterránea, consiste en: comer frutas y verduras,; minimizar el consumo de grasas saturadas; ingerir ácidos grasos Omega-3, presentes en alimentos como el pescado o las nueces, vigilar la ingesta de carbohidratos refinados como la pasta y el arroz blanco; así como, consumir abundantemente cereales integrales; frecuentar las fuentes de proteínas magras como el pollo, el pavo, los pescados y mariscos; asimismo, moderar el consumo de carne roja y alimentos lácteos ricos en grasa y evitar los alimentos refinados y/o procesados. Todo ello, acompañadazo de una salud mental estable, supervisada por un experto o realizando actividades como Yoga meditación, puede eliminar las consecuencias de la obesidad abdominal.
Más informacion en: Mi Compromiso Tu salud

martes, 14 de enero de 2014

Asegurar un futuro saludable a nuestros hijos con el deporte

Los niños y adolescentes que realizan deporte de forma rutinaria y tienen una buena condición física son menos propensos a padecer enfermedades del corazón cuando son adultos. Esta afirmación que no es nueva, ha sido corroborada por un equipo de investigadores de la Universidad de Umea (Suecia), cuyo estudio ha sido publicado en el “European Heart Journal”.
Pero esta investigación va mucho más allá, ya que ha mostrado también que aquellos adolescentes que tienen sobrepeso y obesidad, aún siendo activos físicamente, presentan un riesgo mayor a padecer un ataque al corazón que los que son delgados y sedentarios.
Por tanto, la importancia de esta investigación es que es más importante no tener sobrepeso u obesidad que estar en forma y que, al mismo tiempo, es todavía mejor estar en forma y tener un peso normal. Los expertos calculan que cada vez que aumenta un 15% la capacidad aeróbica, los adolescentes tienen un 18% menos de posibilidades de tener un infarto de miocardio pasados los 30 años. 
Por este estudio y por todos los que han sido publicados al respecto no nos queda otra opción que, en primer lugar, nuestros hijos no sean obesos y que si además tienen una buena condición física porque hacen deporte regularmente, mejor que mejor. Esta es una lucha de mucha actualidad donde la sociedad nos empuja a la practica de actividades sedentarias, sobre todo impulsada por la necesidad imperiosa de ligar estas actividades a las nuevas tecnologías.
Por tanto, he aquí algunas recomendaciones para nuestros adolescentes en cuanto a la actividad deportiva:
-La primera y fundamental que el niño tiene que jugar, jugar mucho
-No conviene que se centren en un sólo deporte sino que practiquen y conozcan otros
-Evitar las competiciones sobre todo a cortas edades donde aún no entienden muy bien ciertas actitudes de los adultos ante la derrota o el triunfo.
-Por supuesto, que es fundamental que un niño que practique deporte de competición debe tener el visto bueno del médico.
-Los deportes deben ser colectivos ya que incentiva valores como el compartir, el trabajo en grupo, etc
-Evitar los deportes que lleven a la fatiga extrema al niño y joven
-El deporte que practica es el que a él le gusta no el que gusta a sus padres.
-Por último, no practicar deporte en ambientes hostiles de elevada temperatura, procurando una buena hidratación con ropa adecuada

martes, 7 de enero de 2014

La hipertensión pulmonar




Hoy les traigo una Campaña de la Asociación Nacional de Hipertensión Pulmonar, "Tus palabras azules", la cual es una iniciativa que pretende dar visibilidad a esta enfermedad. Su lema es que cuantas más palabras azules aportes, la enfermedad será más visible ante la sociedad y esta conciencia pública impulsará la investigación en medicamentos que mejoren las condiciones de vida de los afectados y su cura . El nombre de esta iniciativa está inspirado en uno de los síntomas de la enfermedad, la cianosis, que es una coloración azulada de piel y labios. Con esta iniciativa, "nuestras palabras azules", se invita al optimismo, al ánimo, de las personas que padecen de esta enfermedad y de sus familiares. Este blog también se suma a esta iniciativa, ofreciéndoles todo lo que esté en nuestras manos para la difusión y la concienciación de esta enfermedad.