martes, 31 de diciembre de 2013

Mis más sinceros deseos de felicidad


A todos mis amigos y amigas seguidores de este blog les deseo de todo corazón un año venidero cargado de Vida y de Salud. Es buen momento para hacer propósitos saludables para este año que comienza, sin mirar atrás, sabiendo que todo lo que hagamos por nuestra salud hoy será un seguro de vida para el futuro de nosotros, de los que nos rodean y del mundo en general.
Espero que sigan siendo fieles al blog y que lo compartan y lo difundan lo más que puedan, porque pienso realmente que es una herramienta saludable y totalmente solidaria con los demás.

Un fuerte abrazo

martes, 24 de diciembre de 2013

Hábitos a inculcar en los niños

  1. 1- Horario regular: desde que nacen, los niños necesitan rutinas. Cuando son muy bebés las rutinas del sueño, del baño y de las comidas les ayudan a situarse en el tiempo y en el espacio, creando un ambiente seguro y previsible para el pequeño.
  2. 2- Dieta mediterránea:comer pescado, utilizar en la cocina el aceite de oliva y llenar nuestra mesa de productos de la huerta, son valores nutricionales que educan el paladar y cultivan la salud en familia.
  3. 3- No al sedentarismo: hacer ejercicio físico y actividades al aire libre en familia, así como evitar quedarse los fines de semana viendo la televisión o jugando a la consola, mejoran la salud y previenen enfermedades a largo plazo. Si los niños se mueven y practican algún deporte semanal, estamos estableciendo uno de los pilares básicos de la salud de su futura vida adulta.
  4. 4- Lavarse los dientes: nada más nacer los primeros dientes, podemos limpiarlos con los cepillos adecuados según cada edad. Cuando sean más mayorcitos podrán hacerlo solos y utilizar un dentífrico especial a partir de los dos años o cuando sean capaces de escupir.  Es un hábito imprescindible para evitar las caries y mantener una boca sana.
  5. 5- Lavarse las manos antes de comer:las manos son una de las vías de transmisión de enfermedades más importante, por lo que se debe enseñar al niño, desde pequeño, a lavárselas antes de comer y siempre que volvamos de la calle, escuela o parque.
  6. 6- Leer cada día:es necesario fomentar el hábito de la lectura a diario y desde bebés. Los primeros cuentos de imágenes fortalecen el vínculo padre/madre-hijo y estimulan su lenguaje. Habituarles al cuento antes de dormir, potencia el gusto por la lectura del niño y,  cuando ya son capaces de leer solos, un ratito cada día favorece su rendimiento académico y su enriquecimiento personal
  7. 7- Limitar las pantallas:la televisión, la consola, el PC… no deben utilizarse durante más de media hora o una hora al día. El niño debe leer, jugar, pintar, salir al parque o practicar algún deporte. No es bueno para su correcto desarrollo intelectual y físico permanecer horas y horas delante de una pantalla.
  8. 8- Jugar:los niños nunca más volverán a ser niños. Su actividad más enriquecedora es el juego y no se les debe privar de ello. Mediante el juego aprenden, experimentan y se relacionan con otros niños o con el adulto. No podemos imponer una “agenda” estricta a un niño, ya que necesita tiempo libre para jugar y dejar volar la imaginación.
  9. 9- Desayuno completo:debería ser la comida más importante del día o, al menos, de las más importantes. Un desayuno completodebería estar formado por lácteos (leche, yogur o queso fresco o poco curado), cereales (en copos, pan, galletas… evitando la bollería industrial),  fruta o zumo natural, y una grasa (la mejor, el aceite de oliva o, en su defecto, un poco de mantequilla). Es fundamental de cara a obtener la energía necesaria para hacer frente a las actividades del día, tanto físicas como mentales
  10. 10- A dormir pronto y las horas necesarias: los niños deben ir a dormir según su edad y han de dormir las horas necesarias para despertarse frescos, contentos y descansados. No pueden realizar horarios de adulto y se deben instaurar rutinas de sueño lo antes posible, adaptándose a la idiosincrasia de cada niño, claro.
  11. 11- Ser ordenado y cuidadoso con las cosas: los valores son importantes en la vida adulta y en la infantil, se pueden cultivar. Valorar lo que tienen, cuidarlo y ser ordenados en casa, les permitirá disfrutar más de las cosas y dar el valor que se merece a cada pequeño detalle.
  12. 12- El respeto a los demás:vivimos en sociedad y hemos de enseñar al niño a ser sociable y adaptado a la sociedad en la que vive: escuela, ciudad, país… Para ello, es fundamental que se respete a él mismo y a los demás, valorando al resto de personas por lo que son y dándole herramientas para cultivar una buena convivencia en sociedad.
  13. 13- El respeto por el medio ambiente:hemos de enseñar a nuestros hijos a ser sostenibles, a reciclar, a no consumir lo que no necesitamos y respetar bosques y animales. El futuro de nuestro planeta dependerá de que estas buenas costumbres se perpetúen durante años.
  14. 14- El uso del pañuelo y taparse la boca al toserno sólo forma parte de las buenas maneras sino que se puede evitar una de las más fáciles maneras de contagio de enfermedades infecciosas de las vías respiratorias
  15. 15- Expresar lo que siente, gestionar las emociones y trabajar la tolerancia a la frustración:desde muy pequeños podemos trabajar con nuestros hijos la inteligencia emocional. Saber decir las cosas a los demás sin herirlos, ser consciente de lo que siente y de nuestros límites, saber que nos podemos equivocar, poner nombre a los estados emocionales y saber gestionar el estrés son fundamentales para saber capear las emociones en el día a día
  16. 16- Fomentar el sentido de humor: procurar un buen ambiente en casa, la capacidad de reírse de uno mismo y quitar hierro a cosas que no  la tienen, es una pequeña medida para ser un poco más feliz a pesar de los contratiempos.
  17. 17- Beber agua: desde bien pequeños la bebida del día a día ha de ser el agua. Los zumos, los refrescos y los batidos deben ser de consumo ocasional. El consumo excesivo de bebidas dulces se relaciona con las caries y el sobrepeso en el niño .
  18. 18- Seguridad vial:las conductas como peatón y al volante salvan vidas. Debemos cumplir siempre con las normas de seguridad cuando el niño está dentro del vehículo (cinturón de seguridad, sillita adecuada) como cuando es peatón (cruzar en verde y por el paso de peatones). Es una inversión de futuro.
  19. 19- Comer cuando toca: debemos desayunar, comer algo a media mañana, almorzar, merendar y cenar. Con esta rutina debemos evitar el picoteo entre horas, que va saciando, y hace que el niño llegue sin apetito a las horas que toca comer y evitamos malos hábitos en la alimentación que favorecen la obesidad.
  20. 20- El baño: mantener una buena higiene diaria favorece un correcto estado de salud. Además, cuando son pequeños, la rutina del baño favorece su relajación y el descanso nocturno.

martes, 17 de diciembre de 2013

La gripe, cómo prevenirla

La gripe es una de las enfermedades que más trastornos de salud provoca durante el otoño y el invierno en nuestro entorno.
A continuación se exponen algunas ideas y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en relación con esta enfermedad. 
Esta organización define la gripe como una infección vírica aguda que se transmite fácilmente de una persona a otra. Los virus de la gripe circulan por todo el mundo y pueden afectar a cualquier persona de cualquier edad.
La gripe es un problema grave de salud pública que puede ser causa de enfermedad grave y muerte en poblaciones de alto riesgo y la vacunación es la forma más eficaz de prevenir la infección.
Hay tres tipos de gripe estacional: A, B y C. Los virus gripales de tipo A se clasifican en subtipos, entre los muchos subtipos de virus gripales A, en la actualidad están circulando en el ser humano virus de los subtipos A (H1N1) y A (H3N2).
Los virus de la gripe circulan por todo el mundo. Los casos de gripe C son mucho menos frecuentes que los de gripe A o B, por ello en las vacunas contra la gripe estacional sólo se incluyen virus de los tipos A y B.
La gripe estacional se caracteriza por el inicio súbito de fiebre alta, tos (generalmente seca), dolores musculares, articulares, de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal.
La fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en la mayoría de los casos en el plazo de una semana, sin necesidad de atención médica. No obstante, en personas con alto riesgo la gripe puede causar enfermedad grave, e incluso la muerte.
El tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad (el llamado periodo de incubación) es de aproximadamente 2 días.
Las epidemias anuales de gripe pueden afectar gravemente a todos los grupos de edad, pero quienes que corren mayor riesgo de sufrir complicaciones son los menores de 2 años, los mayores de 65 y las personas de todas las edades con determinadas afecciones, tales como inmunodepresión o enfermedades crónicas cardiacas, pulmonares, renales, hepáticas, sanguíneas o metabólicas (por ejemplo, la diabetes).
La gripe estacional se propaga fácilmente y puede extenderse con rapidez en escuelas, residencias asistidas o lugares de trabajo y ciudades. Las gotículas infectadas que expulsa el paciente al toser pueden ser inspiradas por otras personas que quedan así expuestas al virus.
El virus también puede propagarse a través de las manos infectadas. Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.
Algunos países disponen de antivíricos que son eficaces para prevenir y tratar la gripe. Algunos virus de la gripe se vuelven resistentes a los antivíricos, lo cual limita la eficacia del tratamiento.
Las epidemias de gripe se repiten anualmente, durante el otoño y el invierno en las regiones templadas.
La enfermedad es causa de hospitalización y muerte, sobre todo en los grupos de alto riesgo (niños pequeños, ancianos y enfermos crónicos). Estas epidemias anuales causan unos 3 a 5 millones de casos de enfermedad grave y unas 250.000 a 500.000 muertes cada año.
En los países industrializados la mayoría de las muertes asociadas a la gripe corresponden a mayores de 65 años. En algunos países tropicales los virus de la gripe circulan durante todo el año, presentando uno o dos periodos de máxima actividad durante las estaciones lluviosas.
La forma más eficaz de prevenir la enfermedad y sus consecuencias graves es la vacunación. Hace más de 60 años que se vienen utilizando vacunas seguras y eficaces. En los adultos sanos la vacunación antigripal puede prevenir un 70% a 90% de los casos de enfermedad gripal específica, mientras que en los ancianos reduce los casos graves y las complicaciones en un 60%, y las muertes en un 80%.
La vacunación es especialmente importante en las personas que corren mayor riesgo de sufrir complicaciones de la gripe y en aquéllas que viven con pacientes de alto riesgo o que cuidan de ellos.
La OMS recomienda la vacunación anual (por orden de prioridad) en:
  • Quienes viven en residencias asistidas (ancianos o discapacitados).
  • Ancianos.
  • Personas con enfermedades crónicas.
  • Otros grupos: embarazadas, profesionales sanitarios, trabajadores con funciones sociales esenciales y niños de 6 meses a 2 años.
La vacunación antigripal es más eficaz cuando hay una buena concordancia entre los virus vacunales y los virus circulantes. Los virus de la gripe sufren cambios constantes, y la Red Mundial de Vigilancia de la Gripe, una alianza de Centros Nacionales de Gripe de todo el mundo, vigila los virus gripales circulantes en el ser humano.
La OMS recomienda cada año una vacuna cuya composición va dirigida hacia las tres cepas más representativas que estén circulando entonces.

Consulta con tu médico de familia si es conveniente que tú o tus familiares os vacunéis frente a la gripe, pues ahora es el momento de planteárselo.

Fuente: Salud.es

Nuestro blog en la prensa

Estimados amigos:

Muchisimas gracias por todas las felicitaciones recibidas tras salir en la prensa (periódico La Provincia en su versión escrita) nuestro blog, Medicina Vida y Salud. Es un reconocimiento a todos ustedes, seguidores del mismo, que hacen que el mismo siga vivo, muy vivo (más de seiscientas mil visitas). Un abrazo

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Jugar con la comida es bueno para los bebés

Al contrario de lo que piensa la mayoría de los padres que pierden la paciencia mientras ven a su bebé comer, es beneficioso dejar que los pequeños manoseen y se embadurnen con la comida antes de llevársela a la boca. Según un estudio publicado por la Universidad de Iowa (EE.UU.), los bebés que juegan con alimentos inconsistentes adquieren un mayor gusto por la exploración y aprenden más rápido sus primeras palabras, especialmente cuando lo hacen sentados en una trona.

Investigaciones previas habían demostrado que los bebés aprenden con más facilidad cuando juegan con objetos sólidos, ya que su forma inmutable facilita a su identificación. En este estudio, por el contrario, los autores buscaron analizar la manera en que los bebés de 16 meses de edad reconocen los objetos en estado líquido y cómo logran diferenciar la leche del pegamento, por ejemplo.

Para ello, expusieron a un grupo de bebés a este tipo de alimentos y les animaron a jugar con ellos, para en una segunda etapa comprobar si eran capaces de identificarlos y nombrarlos a través del sonido que les había sido asignado. Los resultados mostraron que los niños que interactuaron más con los alimentos eran más hábiles a la hora de identificarlos por su textura y nombrarlosLos niños que se sentaron en trona obtuvieron además un mayor éxito que los que se sentaron en otros lugares, ya que allí los niños se sienten más predispuestos a experimentar.

En vista de los resultados, los científicos recomiendan a los padres fomentar la exploración del bebé en cualquiera de sus entornos conocidos, incluido el momento de sentarse a la mesa, ya que alimentos como el puré, el pudín, el zumo y la sopa aportan información clave para estimular su desarrollo cognitivo.

Fuente : Muy Interesante

martes, 3 de diciembre de 2013

Nunca es tarde para empezar a hacer deporte y beneficiarse de ello

Según un estudio reciente publicado en el "British Journal of Sports Medicine", iniciar ejercicios físicos pasados los 60 años ayuda a evitar enfermedades y el desarrollo de demencia.
Este trabajo estudió a 3.500 personas que estaban retiradas o por jubilarse durante un periodo de ocho años, para conocer la influencia de el ejercicio físico en su salud, comprobando que las personas que realizaban una actividad física de manera regular tenían tres veces más posibilidades de mantener una vida más saludable frente a los que llevaban una vida sedentaria.
El ejercicio, hacía que se reduciera el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes, apoplejías, depresión y alzheimer. Además, los que hacían ejercicios tenían menos problemas para realizar las actividades diarias, como lavar la ropa o vestirse.
Está claro y más que demostrado que hacer ejercicio de forma habitual desde la infancia es lo ideal, pero con este estudio está claro que ya los mayores no pueden poner como excusa no haberlo hecho antes, ya que hay beneficios incluso si se empieza después, pasados los 60 años, como bien lo han demostrado estos investigadores del University College London.
Por tanto desde aquí seguimos recomendando el ejercicio físico moderado, desde la infancia y, por supuesto, que hay que seguir haciéndolo cuando uno es anciano, siempre teniendo en cuenta que hacer actividad física no significa ir al gimnasio o a correr, sino que también incluye el  salir a caminar, bailar, nadar, dedicarse a labores como la jardinería, etc etc.