martes, 29 de octubre de 2013

Cómo actuar ante un paro cardíaco a través de un móvil

doctor Miguel Ángel Díaz Castellanos
Un símbolo de un corazón con las siglas RCP (Resucitación Cardio Pulmonar) es la portada de una aplicación para móviles creada por doctores granadinos que da las pautas sobre los pasos a seguir en tiempo real en caso de que una persona se encuentre a una víctima de parada cardiorrespiratoria. Según uno de sus inventores, Miguel Ángel Díaz Castellanos, especialista en Medicina Intensiva y director de la Unidad de Gestión Clínica de Cuidados Críticos y Urgencias del Hospital Santa Ana de Motril, su principal misión es la de "salvar vidas".

"La App se ha implementado como una guía de actuación que sirve tanto de apoyo para quien no tiene conocimientos como de recordatorio para los que han hecho ya un curso de RCP, por lo que resulta de utilidad para el público en general", señala el facultativo.

Esta aplicación, una vez instalada en el móvil, puede guiar a cualquier persona de forma simple, eficaz y en tiempo real en situaciones de emergencias médicas graves, en especial en la parada cardiorrespiratoria. Este asistente no es sólo una aplicación más de enseñanza de resucitación, sino que supone una guía de actuación y un recordatorio para aquellos que ya tienen conocimientos, con instrucciones de voz o dibujos sencillos y da el ritmo exacto de las maniobras a llevar a cabo en esos momentos críticos.

El asistente conduce paso a paso ante cada una de estas situaciones posibles mediante mensajes visuales y auditivos, facilita la llamada a los servicios de emergencias médicas tan solo pulsando un botón y proporciona la localización GPS, en caso de que no se conozca la ubicación exacta para indicarlo a los servicios sanitarios.

"Esta aplicación, que está disponible para Android por Play Store y para IPhone o IPad App Store, garantiza, por tanto, una actuación rápida y eficaz en estas situaciones en las que saber que hacer y hacerlo rápido es vital", señala Díaz Castellanos.

Las secuencias y maniobras de actuación siguen las últimas recomendaciones emitidas por las principales sociedades científicas internacionales en la materia (ILCOR 2010) y es la única aplicación de este tipo avalada por el Plan Nacional de RCP de la SEMICYUC.

Cuenta además con un módulo de configuración, y se puede adaptar al nivel que posea la persona de conocimientos previos y entrenamiento. Así, se puede configurar en modo de 'sólo masaje cardíaco' si no se conocen las técnicas previamente, o modo 'masaje y boca a boca' si se ha hecho un curso previamente o se han practicado estas técnicas, es decir, en función de sus preferencias y conocimientos. También incluye un módulo de aprendizaje detallado, con texto e imágenes animadas, con los principios básicos y la maniobras de resucitación cardiopulmonar.

El paro cardíaco súbito, muerte súbita ó parada cardiorrespiratoria (PCR), es la mayor causa de muerte en todo el mundo. En España se producen más de 24.500, al año, lo que equivale a una media de un paro cardíaco cada 20 minutos y ocasiona 4 veces más muertes que los accidentes de tráfico.

El 60% de ellos se produce en presencia de testigos y un porcentaje muy alto ocurre en el hogar, donde el testigo mas frecuente es un familiar directo. Las maniobras de Resucitacion Cardiopulmonar (RCP) y, si es posible la desfibrilación temprana, son por tanto claves, de manera que en lugares donde se han aplicado de forma rápida (como, curiosamente, en los casinos de USA) se ha conseguido salvar hasta el 50% de las vidas, según Castellanos.

Y es que la efectividad del tratamiento disminuye drásticamente con el paso del tiempo. Concretamente, por cada minuto de retraso en la desfibrilación, la supervivencia se reduce del 7 al 10% si no se efectúa resucitación cardiopulmonar básica (RCP), de forma que después de 10 minutos las posibilidades de sobrevivir son mínimas. Esta efectividad desciende más lentamente (3-4% cada minuto) si los testigos realizan la RCP básica, hasta el momento de efectuar la desfibrilación, por lo que supone una manera de "ganar tiempo" hasta que lleguen los equipos de Emergencias. La RCP, por tanto, realizada por los que presencian el paro cardíaco dobla o triplica la supervivencia de la víctima.

Se calcula que podrían salvarse mas de 100.000 vidas anuales en Europa si todo el mundo conociera las técnicas de RCP. Sin embargo, esta última se realiza en menos del 40% de los casos, por lo general sólo en el 20% y, a veces en menos del 10% de ellos, por los que presencian la parada cardiorrespiratoria. La mayoría alega no haber iniciado las maniobras porque tiene miedo de dañar a la víctima, pero también se conoce que un número importante son reacios a realizar ventilaciones boca a boca, por temer que la víctima tenga una enfermedad contagiosa.

En España una mínima parte de la población conoce estas técnicas de resucitación, aunque el pasado 16 de octubre, Día Internacional de la Parada Cardíaca, se celebraron una serie de acciones formativas en todas las provincias. Durante esa jornada, bajarse la aplicación Asistente de RCP era gratuita, aunque el resto del año tiene un coste simbólico de alrededor de un euro.