miércoles, 26 de junio de 2013

Beneficios de la vitamina D contra el cáncer

El cáncer de vejiga es el cuarto más frecuente entre los hombres, después del de próstata, pulmón y colorrectal. Cada año se registran más de diez mil nuevos casos, de los que el 30% son especialmente agresivos y pueden poner en riesgo la vida del paciente.
Pero ante esta noticia negativa hay que dar una positiva, Biólogos moleculares y epidemiólogos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas han llegado a la conclusión que tener niveles altos de vitamina D en sangre protege frente al cáncer de vejiga. Estos han demostrado mediante análisis moleculares que la vitamina D actúa potenciando la expresión de una proteína [denominada FGFR3] que frena la agresividad de este tipo de neoplasia, ya que inhibe la diferenciación en células malignas y la proliferación del tumor.
Pero las propiedades anticancerosas de esta vitamina no son nuevas, ya se sabía de la facultad protectora de la vitamina D frente a otros tumores, como el de colon o el de mama. Y había estudios de pequeños grupos de población que apuntaban en la misma dirección respecto al de vejiga. Pero ninguno había arrojado resultados tan concluyentes ni había descrito con tanto detalle cómo esta molécula previene contra el cáncer, donde los niveles altos de vitamina D disminuyen, sobre todo, el riesgo de desarrollar tumores de vejiga invasivos, los que tienen mayor probabilidad de metastatizar.

El principal responsable de la producción de vitamina D en el cuerpo son los rayos de sol, aunque este compuesto también está presente en alimentos como los frutos secos o el pescado. Por eso, lo normal sería que en un país con tantas horas de sol como las que disfruta España, la población debería tener elevadas tasas de vitamina D. Y, sin embargo, en Estados Unidos o en los países del norte de Europa, los niveles son más elevados.
Varios motivos explican esta aparente paradoja. Por un lado, las personas con tonos de piel más claros son más eficientes sintetizando la vitamina D, por lo que les basta  estar menos tiempo al sol para generar la molécula. Ello explica las tasas más elevadas en los países nórdicos. Por otro, lado en países como Estados Unidos, es frecuente añadir a algunos alimentos (como la leche) suplementos vitamínicos, lo que eleva los niveles de estas sustancias en la población.

Los expertos plantean que un incremento de ingesta de vitamina D, ya sea a través de la dieta o de suplementos, o a través de un incremento controlado de la exposición solar, puede ser beneficioso en términos de prevención del cáncer de vejiga. Nuevos estudio del mismo equipo del CNIO están analizando si, además de efectos preventivos, la vitamina también puede ser útil como tratamiento en pacientes que ya han desarrollado el tumor.
Fuente: El País

miércoles, 19 de junio de 2013

Los beneficios de contar cuentos a los niños

Contarle cuentos a los pequeños es un hábito que quedo en el pasado, allá con nuestros padres y abuelos; una clásica escena que se quedo atrapada en el televisor.
Hoy los padres estamos tan saturados de tareas que no nos queda tiempo para nuestros hijos, y mucho menos para leerles un cuento antes de dormir.

El leerle un cuento nuestros hijos todas las noches es más que una simple actividad para arrullarlos, puede beneficiarles de manera importante tanto a ellos como a nosotros, por ejemplo ¿sabías que al leerle estimulas su lenguaje e imaginación?, ¿consigues relajarte y relajarlo creando unos lazos más fuertes entre ambos? 
Y éstos tan sólo son algunos de los beneficios que tiene esta actividad, te puedo mencionar más:

  • El escuchar cuentos hace a los niños más reflexivos, ya que en éstos siempre encontraremos un mensaje que los lleve a comprender la forma en que deben actuar y comportarse, a saber distinguir entre lo bueno y lo malo.
  • Le ayuda a combatir sus propios temores. En muchos de los cuentos el niño se puede identificar con las emociones de los protagonistas, y el conocer el desenlace y lo que le va ocurriendo a lo largo de la historia, supone tener argumentos para afrontar sus propios miedos, con una sensación de mayor control.
  • El cuento es una de las bases para el desarrollo intelectual del niño, al contarle una historia podemos lograr que entienda las cosas con más rapidez, que su cerebro trabaje con mayor certeza.
  • Se estimula su memoria y sus ganas de expresarse.
  • Desarrolla y amplían las capacidades de percepción y comprensión del niño.
  • Amplían su sensibilidad.
  • En niño se siente feliz porque su padres estan con él, dedicándole un tiempo para atenderlo y mimarlo.
  • Fomenta la lectura y el amor por los libros en nuestros hijos, ya que el interés que les despiertan las historias mágicas y llenas de aventura plasmadas en esas páginas, aumentan sus ganas de conocer más relatos, por eso es fácil que acaben amando la lectura.
  • El niño aprende más palabras, su vocabulario es más amplio y este aspecto le ayudará muchísimo posteriormente, porque podrá leer mucho mejor y por consiguiente tener un mejor desempeño escolar.
  • Los niños a quienes sus padres frecuentemente les leen cuentos, saben escuchar y poner a tención, elementos muy necesarias para un buen aprendizaje.
  • Es una medida muy efectiva para tranquilizar a los niños sobre todo cuando los vemos muy inquietos y/o ansiosos.
  • ayuda a sus hijos a conciliar el sueño y les prepara para que descansen como es debido.
  • A través del cuento podemos llegar a relacionarnos tanto con nuestros hijos, que podemos ganarnos su confianza para que así como nos cuentan sobre las cosas cotidianas que les suceden también sobre situaciones difíciles que estén viviendo, pudiéndolos orientar y apoyar.
  • Aunque no lo crean padres de familia, a través de lectura de cuentos nuestros hijos pueden aprender sobre historia, la vida humana y animal; letras, colores, números, palabras en otro idioma, etc. sin que les resulte aburrido.

miércoles, 12 de junio de 2013

Recomendaciones sobre el uso de los protectores solares

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha encontrado cuatro marcas de cremas solares que tienen un factor de protección real inferior al anunciado y ha detectado, además, grandes diferencias de precios en estos productos.
Este es el resultado de un estudio de esta organización sobre las principales marcas con factor de protección solar (SPF) 30, en las que ha analizado también la resistencia al agua, la fotoestabilidad, sus propiedades cosméticas y su etiquetado y ha comparado los precios.
La conclusión más importante, según la OCU, es que hay que ser generoso en la aplicación de las cremas. Lo ideal es ponerse 35 ml (5 cucharaditas) cada dos horas, lo que significa que para una protección eficaz se necesitará un bote de 200 ml a la semana.
La prueba del SPF se realizó "in vivo", sobre la piel de un grupo de voluntarios, según el informe, que se publica en su revista OCU Salud del mes de junio.
Las cremas galardonadas son Babaria Leche Solar Aloe Vera, por ser la mejor en protección solar UVB y UVA, dentro y fuera del agua; Nivea Sun (protege y broncea leche solar), por su buena relación calidad precio y sus excelentes propiedades cosméticas; y Cien (leche solar classic), de Lidl, la más barata de las analizadas (4,99 euros).
Según el análisis, las cremas que tienen un factor de protección menor del anunciado son dos de Garnier (Delial Golden Protect y Delial leche protectora hidratante), una de La Roche Posay (Anthelios smooth lotion) y otra de Biotherm (Lait solaire).
De hecho, estas dos últimas son de protección media, un hecho "doblemente grave", según la organización, porque reduce la seguridad del usuario, que está más expuesto al sol de lo que cree y porque el precio de una crema de menor protección suele ser más barato.
En cuanto a la resistencia, todas las marcas mantienen al menos la mitad de la crema aplicada cuarenta minutos después de estar en el agua.
También todas ellas garantizan la estabilidad de los filtros solares a los rayos ultravioletas y destacan por su buena textura y la facilidad a la hora de extenderlas por la piel.
La OCU advierte que no hace falta gastarse un dineral para comprar una buena crema protectora. Así, las tres mejores se venden en supermercados e hipermercados por menos de 60 euros el litro.
Las que se venden en farmacias y perfumerías son hasta tres veces más caras: 180 euros el litro las que más cuesta.
El estudio denuncia que muchas de las alegaciones que se utilizan en el etiquetado son gratuitas y no aportan nada al consumidor.
Por ejemplo: "hipoalergénica" no garantiza que no pueda producir alergias, ya que al mismo tiempo lleva fragancias, "dermatológicamente testada" (no hay norma estándar que lo regule), o "libre de parabenes" (no significa que no contenga otros disruptores endocrinos).
Además, según el estudio, cuánto más cara es la marca, más probable es que describa "pomposamente" sus propiedades en francés o inglés. De hecho, la de Lancome (Génifique Soleil) no transcribe las recomendaciones básicas de uso en español, lo que resulta contrario a la recomendación europea.
 
Fuente: EFE (Publicado en Canarias 7)