jueves, 11 de abril de 2013

Dieta y deporte, claves para una vida sana


Una dieta adecuada y el ejercicio físico son las recomendaciones más repetidas por los expertos para garantizar una vida sana y evitar graves problemas para la salud como la hipertensión e incluso algunos tipos de cáncer, aunque la falta de tiempo dificulte, en muchas ocasiones, su práctica.
Cada año el 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, que este año tiene por tema central la hipertensión arterial, una patología que afecta a uno de cada tres adultos -cerca de 14 millones de personas en España- y es responsable de la mitad de las muertes por accidente cerebrovascular o cardiopatía.
La Cruz Roja recuerda que se pueden controlar las cifras de tensión arterial con una dieta equilibrada, la práctica de ejercicio físico, y evitando la obesidad y el tabaquismo, y en el mismo sentido se pronuncia la Fundación Española del Corazón, que subraya que realizar al menos 30 minutos de actividad física al día contribuye a evitar esta patología.
Estos buenos hábitos de vida no solo contribuyen a controlar la tensión, sino que desempeñan un papel fundamental en el desarrollo y tratamiento de enfermedades tan graves como el cáncer y, según afirman los expertos hasta el 50 por ciento de las muertes por cáncer se podrían evitar con hábitos de vida saludable que aseguran, además, que el ejercicio físico disminuye el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer como los de mama, colon, endometrio o próstata.
En enfermos, la práctica de deporte es recomendable durante el tiempo en el que están siendo tratados con quimioterapia, ya que el ejercicio mejora las defensas, favorece la autoestima, y les hace más resistentes de cara a los tratamientos agresivos.
 El cáncer es una mezcla de casualidad y de causalidad, genética y ambiente, para ello, es clave mantener una dieta saludable, rica en legumbres, verdura, fruta, más pescado que carne, fibra y antioxidantes, la práctica de ejercicio físico -entre 3 y 4 veces a la semana durante media hora-, evitar la obesidad, controlar el peso y dejar de fumar.
 En España no hay buenos hábitos de alimentación, quizá por el estilo de vida que llevamos se tiende más a consumir cocina rápida y precocinada y se observa un deterioro importante de los hábitos alimentarios en los últimos años, según apuntan los expertos. La población española es sedentaria y a veces se intenta compensar la falta de ejercicio con actividad deportiva extra los fines de semana que, en ocasiones, resulta excesiva, cuando es suficiente con caminar media hora al día a paso ligero.
Se observa cómo a partir de los 50, la gente empieza a comprender que debe hacerse revisiones médicas periódicas, vigilar la tensión, los niveles de lípidos, la glucosa... pero eso no sirve de nada sin hábitos de vida saludables.
También hay otros hábitos poco recomendables y muy asentados en la cultura española, como la tendencia a cenar y acostarse tarde y, por lo tanto, a dormir poco. Se tiende a tomar la pastilla, que produce dependencia y sueño desestructurado cuando lo recomendable es evitar las cenas copiosas, los excitantes y las películas violentas antes de acostarse.
 
Fuente: EFE, publiocado en Canarias 7