jueves, 28 de febrero de 2013

Lo que cuesta padecer celiaquía


La celiaquía es una enfermedad que daña el revestimiento del intestino delgado e impide la absorción de partes de los alimentos que son importantes para permanecer saludables. El daño se debe a una reacción por ingerir gluten, el cual se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno y posiblemente la avena.
Se desconoce la causa exacta de la celiaquía. El revestimiento de los intestinos contiene áreas llamadas vellosidades que ayudan a absorber los nutrientes. Cuando las personas con celiaquía consumen alimentos o usan productos que contienen gluten, su sistema inmunitario reacciona causando daño a estas vellosidades.
Este daño afecta la capacidad para absorber los nutrientes en forma apropiada, por lo que una persona resulta desnutrida sin importar cuánto alimento consuma.
Esta enfermedad se puede desarrollar en cualquier momento de la vida desde la lactancia hasta la adultez avanzada.Las personas con familiares que padezcan celiaquía están en mayor riesgo de padecer la enfermedad. Este trastorno es más común en las personas de raza blanca y de origen europeo. Asimismo, las mujeres resultan afectadas con mayor frecuencia que los hombres.
Por este problema con los alimentos los celíacos no sólo sufren de su problema físico, sino que tiene una importante repercusión económica ya que  gastan 1.600 euros más al año en hacer la compra con el fin de poder seguir una dieta sin gluten, el cual es el único tratamiento para esta enfermedad, según ha informado la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE).
En el estudio "Informe de precios sobre productos sin gluten 2013" elaborado por FACE, la asociación señala que los celíacos han visto incrementada su cesta de la compra en un 344 por cien en uno sólo año, lo que ha supuesto un encarecimiento de 100 euros.
A pesar de los avances que se han realizado en el sector alimentario de los productos "Sin Gluten", la organización ha manifestado que las diferencias de precios entre los productos con gluten y sin gluten son "muy importantes".
Los alimentos que más reflejan estas diferencias son los cereales, entre los que destacan el pan, las galletas y la harina, ya que en algunos casos llegan a ser hasta 4 euros más caros cuando son aptos para celíacos.
Aunque en 2012 se redujo del IVA para el pan y harinas panificables, FAPE considera que la diferencia de precios sigue siendo "llamativa", por lo que ha pedido a los Organismos oficiales que pongan en marcha ayudas que permitan al colectivo celíaco llevar una dieta sin gluten.
El informe se ha basado en una dieta de 2.000 a 2.300 calorías diarias, que es la ingesta recomendada por los expertos en nutrición para adultos y niños, y no ha tenido en cuenta productos como legumbres, hortalizas, grasas y pescados, entre otros, ya que no existe problema en su ingesta para el colectivo celíaco.

Fuente: EFE

jueves, 21 de febrero de 2013

Herramientas para una seguridad alimentaria


Estamos viviendo estos días una alarma social acerca de unas hamburguesas que en vez de ser de cerdo son de carne de caballo al haber detectado ésta en hamburguesas listas para su venta en hosteleria. Y no porque la carne de caballo sea perjudicial para la salud, sino porque nos estamos comiendo otra cosa que no es lo que dice la etiqueta. Pero cómo pueden llegar a detectar estos casos una vez están en el mercado, pues bien existen una serie de herramientas en seguridad alimentaria que funcionan continuamente.
Los alimentos que se comercializan llevan una completa información del lugar donde se han elaborado, es el caso de que el producto proceda de países terceros, Algunas preparaciones pueden incluir especias de distintos países y, por tanto, los responsables de una posible intoxicación alimentaria no es uno sino varios. Este análisis no predice un aumento del número de casos de intoxicación alimentaria, sino que en el caso de que se produzcan, los retrasos en identificar las fuentes pueden ser mayores. Para conseguirlo, es importante supervisar, entender y controlar más los alimentos y sus movimientos desde un punto de vista multidisciplinar.
La trazabilidad de los alimentos es una herramienta que debe servir para ejercer un mayor control de los productos. Durante el proceso de producción, todo alimento sigue un largo y complejo recorrido. A través del sistema de trazabilidad, es posible seguir el rastro de todos y cada uno de estos pasos, con un triple objetivo: que los productores aumenten la seguridad, que el consumidor obtenga toda la información necesaria y que la gestión de cualquier posible riesgo sea más rápida y fácil.
La trazabilidad forma parte del conjunto de controles que se aplican para aumentar la seguridad de los productos a lo largo de toda la cadena alimentaria. Según la Guía para la aplicación del sistema de trazabilidad en la empresa agroalimentaria, editada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), se deben tener en cuenta aspectos como las materias primas utilizadas; la manera en la que se ha manipulado, producido, transformado y presentado el producto; su procedencia y destino; y los controles a los que se ha sometido.
En el caso de la carne de vacuno, la trazabilidad deber incluir información sobre los animales de los que procede el producto (país de nacimiento, el de cría y el del sacrificio); el tipo de carne y el sistema de envasado, entre otros. La trazabilidad en este caso empieza en las granjas de cría, incluye mataderos, salas de despiece, elaboración de productos derivados, distribución y almacenamiento. En el caso de los animales, los productores deben "marcar" cada etiqueta con los detalles de origen y sacrificio del animal en un código. El objetivo es tener bien definidos todos y cada uno de los roles para que, en el momento de detectar un riesgo, pueda "remontarse" a su fuente, aislarlo y evitar que los productos lleguen a los consumidores.

jueves, 14 de febrero de 2013

Mejor el ejercicio moderado y continuado


Aquellos que aún tengan un trabajo, y sobre todo si éste es de oficina, sabrán lo complicado que es compaginar el mantenerse en forma con estar sentado en la silla ocho horas o más. Sin embargo, la ciencia no hace más que demostrar los beneficios de la actividad física. Un estudio vuelve a recordar que, si lo que se quiere es tener una vida realmente sana, no hay nada como buscarse al menos una o dos horas al día y hacer ejercicio aunque sea de forma moderada.
A esta conclusión han llegado los expertos que reivindican que es más saludable, antes que las 'machacadas' de una hora de gimnasio o ejercicio intenso, un ejercicio moderado durante más tiempo al día "ya que así se consigue un mayor beneficio en la prevención de enfermedades como la diabetes o la obesidad".

Para ellos el resultado más llamativo de los estudios realizados hasta ahora es que una hora de ejercicio físico intenso y diario no puede compensar los efectos negativos de si se pasa el resto del día sentado.
Hasta la fecha estaba comprobado que en aquellas personas afectadas ya por un episodio de infarto u otro problema cardiovascular era necesario y mejor la práctica de ejercicio moderado. Ahora, estos resultados demuestran que también da mejores resultados en personas sanas, además de jóvenes.
Aunque los especialistas no escatiman la importancia de estar una hora practicando el deporte, considera más saludable buscar tiempo para andar, mínimo, una hora al día. Lo más importante es incidir en la necesidad de que sea un ejercicio constante, no sólo de fines de semana. Mucha gente que trabaja en oficinas se queja del poco tiempo para hacer esto, pero se aconseja, por ejemplo, que se bajen dos paradas antes de su trabajo y el último tramo lo hagan a pie. Además, el ejercicio también estimula la producción de endorfinas por lo que tiene un efecto antidepresivo y si somos capaces de estar un mes andando esta hora o algo más, luego será el propio cuerpo el que nos lo pida y nos sentiremos mejor.
Respecto a los más jóvenes, hay que recordar que en los países industrializados es cada vez más habitual que se cambie el balón de juegos por el ordenador, los niños a partir de ocho años empiezan a sufrir problemas de obesidad, y esto tendrá su efecto negativo cuando vayan siendo más adultos. Se han hecho estudios donde los videojuegos, el ordenador y la televisión cada vez ocupan más el tiempo libre de los jóvenes, algo en lo que tienen mucho que decir los padres y educadores: si a los niños entre ocho a 12 años se les acostumbra a tener una vida activa, es mucho más fácil que ese hábito perdure cuando sea mayor.

Fuente: el mundo.es salud

jueves, 7 de febrero de 2013

El Shiitake

Dr. Sergio Martínez Cuéllar
Shiitake es un nombre japonés derivado de take, hongo y shii una clase de árbol de castaño donde se encontró que crecía comúnmente este hongo en Japón. El shiitake es el más popular y el más cultivado de todos los hongos exóticos en el mundo.
El Shiitake es una buena fuente de proteína, potasio e incluyendo el tallo, es una buena fuente de zinc que es un importante mineral para el funcionamiento del sistema inmunológico. También es una fuente rica de carbohidratos complejos llamados polisacáridos y contiene más de uno que se sabe estimula al sistema de inmunológico.
El Shiitake contiene todos los aminoácidos esenciales que requerimos en nuestra dieta. Sus niveles de contenido de aminoácidos esenciales es casi tan alto como el de la leche. Los aminoácidos forman casi el 14 % del peso del hongo del Shiitake seco. Es bajo en contenido de calorías. Es más alto en vitamina D que la mayoría de los alimentos.
En la medicina oriental, el shiitake es un alimento que activa la sangre. El hongo se usa para muchos problemas de salud. Está indicado en los tratamientos de resfriados, varicela, bronquitis, dolor de estómago, cefalea, debilidad y hasta en envenenamiento por hongos. Hay estudios que han demostrado su efecto para mejorar la belleza de la piel. Los nutricionistas han determinado que es rico en actividad antienvejecimiento.
Desde 1966 se han hecho varios estudios en la Universidad de Michigan donde se descubrió que el Shiitake puede producir un nivel altamente importante de protección contra la influenza tipo A. El Shiitake disminuye hasta el 46 % las lesiones en los pulmones según los resultados de los estudios.
El Shiitake acelera el procesamiento del colesterol en el hígado  y ha demostrado un efecto protector muy importante para el hígado. El Shiitake inhibe la agregación plaquetaria. Parte del efecto reductor del colesterol del shiitake es atribuible a la fibra. El contenido total de fibra del hongo seco es de cerca del 37 % al 46 %. De hecho, son aún mejor fuente de fibra dietética que las verduras, las cuales tienen en promedio un 27 % de fibra dietética total.
Ya se le atribuyó al Shiitake benificio en el tratamiento de varias formas de malignidad. En la actualidad, un estudio novedoso realizado en 1969 para el tratamiento de Sarcoma, se logró una alta tasa de inhibición del tumor, de entre el 72 al 92 %.
Otro efecto demostrado del Shiitake es que acelera la formación de hueso en animales con huesos dañados.
Se ha utilizado el Shiitake en una diversidad de enfermedades, incluyendo la tuberculosis pulmonar.
Hay muchos casos documentados en los que se ha verificado que el Shiitake reduce enormemente los efectos colaterales de la quimio y la radioterapia en los pacientes con cáncer.
El Shiitake se unió a la guerra contra el SIDA en 1983 cuando el lentinan (un polisacárido del hongo) demostró ser exitoso en el tratamiento de un paciente con SIDA en Japón, sus lecturas de HIV-positivo desaparecieron gradualmente hasta que todo regresó a lo normal. Este caso fue presentado en 1985 durante la Tercer Conferencia Internacional en Inmunofarmacología en Florencia, Italia.
El Shiitake también es útil contra parásitos, los virus del herpes simplex y zoster.