martes, 4 de diciembre de 2012

Sufrir con buen humor

Los psiquiatras dicen que los jóvenes tienen que aprender a sufrir con buen humor, a poner buena cara al mal tiempo desde pequeños y a endurecerse para hacer callo, con el fin de aguantar las dificultades de la vida.
Los psiquiatras dicen que nadie está preparado para nada hasta que no se entrena y el entrenamiento es más fácil cuanto más joven se es.
Por ello, creen que es importante que los padres enseñen a sus hijos, desde pequeños, a soportar las contrariedades, las frustraciones, los problemas, los obstáculos, los dolores y las enfermedades con un ánimo positivo, sin enfados ni tristezas ni lamentos ni quejas. Tienen que desarrollar en sus hijos una mayor capacidad de sufrimiento sin ira, sin irritabilidad y sin violencia, lo que significa, psicológicamente, desarrollar la tolerancia a la frustración.
Precisan además que, en la actualidad, la crisis económica y social atrae mucho la atención de los padres y puede distraerles del gran problema de la formación de los jóvenes. Además creen que la mayor crisis no es la económica, sino la de formación de los futuros ciudadanos de este país, la formación de su personalidad, que es la raíz de su conducta, de su comportamiento social, laboral y familia.
Para los expertos los jóvenes, en la sociedad actual, aprenden a ser adictos, por ejemplo, a las nuevas tecnologías, a los éxitos, a las sensaciones, a los vídeojuegos y al alcohol y esa adición les resta libertad para autodeterminarse en el futuro y serán personas manipulables por el ambiente. 
Fuente: Canarias 7