jueves, 27 de diciembre de 2012

El empacho, el resfriado y la resaca, dolencias más habituales en Navidad

El empacho, el resfriado y la resaca son las dolencias más habituales durante la Navidad, debido a la alteración de los hábitos alimentarios propia de estas fiestas.
Estas modificaciones en la alimentación, tanto en lo que concierne a la comida como a la bebida, y que provocan digestiones pesadas, acidez estomacal y diarreas, genera un buen número de consultas médicas. Ante ello, se debe elegir bien no sólo los alimentos que tomamos, sino también, y muy importante, las cantidades.
En este sentido, es fundamental comer despacio, masticar bien, no abusar de las carnes y los productos muy grasos y sustituirlos, en la medida de lo posible, por verduras o alimentos ricos en fibras.
En cuanto al alcohol y la resaca que produce, sus síntomas más habituales son dolor de cabeza, deshidratación, mareos, acidez de estómago y náuseas. Para evitarlos, recomienda no consumir alcohol o hacerlo en cantidades moderadas, aunque si ya se padece, lo mejor es reponer líquidos.
Además, se recomienda que se haga ejercicio para evitar que los excesos pasen factura y, ante cualquier problema leve, acudir al médico para que éste aconseje el medicamento o el producto de autocuidado más adecuado.
Al hilo de ello, existen medicamentos no sujetos a prescripción médica, entre los que se encuentran los antiácidos y protectores gástricos para el alivio de los problemas estomacales, antidiarreicos, sueros de rehidratación oral y analgésicos para el dolor de cabeza. Para el resfriado, son eficientes los analgésicos, los antigripales, los mucolíticos y los antitusivos que. tratan síntomas como el dolor, la fiebre, la tos o el exceso de mucosidad.
Fuente: Jano