lunes, 5 de noviembre de 2012

Los casos de hipertensión y diabetes se incrementan vertiginosamente

Sergio Martínez
Médico
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado las 'Estadísticas sanitarias mundiales', un informe que pone de relieve el creciente problema de la carga de las enfermedades no transmisibles y, concretamente, el aumento de los casos de hipertensión y diabetes en el mundo.

El informe, que incluye por primera vez información de 194 países sobre estas enfermedades, muestra que en uno de cada tres adultos en todo el mundo ha aumentado la presión sanguínea, mientras que uno de cada 10 adultos tiene diabetes.

"Este informe es una prueba más del aumento dramático de estas enfermedades, en particular en los países de bajos y medianos ingresos".

"En algunos países africanos, la mitad de la población adulta tiene presión arterial alta".

En África la mayoría de estas personas permanecen sin diagnosticar, aunque muchos de estos casos podrían ser tratados con medicamentos de bajo coste, lo cual reduce significativamente el riesgo de muerte y discapacidad por enfermedades del corazón y derrame cerebral. De hecho, en países de altos ingresos, el diagnóstico generalizado y el tratamiento con medicamentos de bajo coste han reducido significativamente la presión arterial media en todas las poblaciones.

La tensión arterial es un trastorno de alto riesgo que causa alrededor del 51% de las muertes por accidentes cerebrovasculares y el 45% de las coronarias.

También se incluye por primera vez los datos sobre personas con niveles elevados de glucosa en sangre. Si bien la prevalencia media mundial es de alrededor del 10%, hasta un tercio de la población en algunos países insulares del Pacífico sufren esta condición. Si no se trata, la diabetes puede conducir a enfermedades cardiovasculares, ceguera e insuficiencia renal.

Del mismo modo, "en todas las regiones del mundo, la obesidad se duplicó entre 1980 y 2008". Cada año, mueren en el mundo 2,8 millones de personas debido al sobrepeso o la obesidad, ya que tienen mayor riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres.

Los niveles de obesidad más altos se encuentran en América con tasas que rozan el 26% de la población adulta (sobrepeso el 62%). Por el contrario, en el sureste asiático sólo el 3% de la población es obesa.