jueves, 4 de octubre de 2012

La vitamina C

Pino González
Enfermera
Denominada por algunos la reina de las vitaminas, esta vitamina tiene unas características especiales que le confieren un puesto importante, se halla incluida dentro del grupo de las vitaminas hidrosolubles, pero difiere en algunos aspectos del resto de las del complejo B.

Fue el médico escocés llamado James Lind en 1753, quien descubrió las propiedades de la vitamina C., aunque los síntomas del escorbuto, enfermedad producida por su carencia, ya eran conocidos por Aristóteles en el siglo V. antes de Cristo. A pesar de ello no fue hasta 1789 cuando se le dio crédito a las investigaciones de Lind y la armada británica empezó a tomar parte en la prevención de dicha enfermedad entre sus navegantes.

Siguiendo las recomendaciones de Lind los navegantes empezaron a llevar cargamentos de lima para los largos viajes.

La vitamina C no es formada por el organismo, es hidrosoluble, la eliminamos con la orina y el organismo no la puede almacenar, por ello es tan importante su aporte frecuente.

Es recomendable en niños con propensión a las otitis, asegurarle alimentos ricos en vitamina C (presente en frutas y vegetales) repartidos a lo largo del día y no sólo una vez al día, ya que se va eliminando por orina, y es preferible mantener unos niveles adecuados en el organismo durante toda la jornada.

Hemos de hablar de su capacidad para depurar el organismo y su acción antioxidante, ésta acción se produce al neutralizar tóxicos a nivel hepático, la eliminación de los mismos por el riñón y la capacidad para impedir la aparición o neutralizar los radicales libres. Así mismo protege de la toxicidad de los insecticidas.

También protege de los efectos negativos del tabaco y el alcohol, así como de las radiaciones ionizantes.

Esta vitamina está presente sobre todo en los cítricos, pero la podemos encontrar en casi todos los vegetales frescos, especialmente en el brócoli y la guayaba.

Quizá piensen que es una supervitamina, pero también tiene sus pequeñas debilidades.

La que está presente en las verduras se puede mantener si los tiempos de cocción no son muy elevados y prolongados, como ocurre con la cocina al vapor o el hervido, en cambio en las frituras, la olla a presión y los horneados se corre más riesgo de reducir el contenido de vit C de los vegetales, porque con estos métodos de cocción se alcanzan altas temperaturas. Curiosamente uno de los vegetales que más conserva la vitaminca c durante la cocción es el brócoli.

En los zumos de fruta natural, lo mejor es tomarlos recién exprimidos ya que el contenido en vitamina C va disminuyendo a medida que pasa el tiempo y está en contacto con el aire.