martes, 2 de octubre de 2012

Avances en salud pública

Sergio Martínez
Médico
El mundo ha hecho progresos significativos sobre todo en la reducción del número de defunciones infantiles. Así, las cifras muestran cómo se ha pasado de los 10 millones de niños menores de cinco años que murieron en el año 2000, a los 7,6 millones de muertes anuales en 2010.

Los principales responsables de esas muertes fueron la neumonía, la prematuridad, las enfermedades diarreicas, el paludismo, el sarampión y el VIH/sida, aunque llama la atención la disminución en el número de muertes por enfermedades diarreicas y el sarampión, en este último han descendido un 74% en los últimos 10 años.

Los datos de los años 2000 a 2010 muestran cómo los avances en salud pública han ayudado a salvar vidas de niños en la última década. Aunque destaca que hasta un 20% de las muertes de niños menores de cinco años producidas por neumonía o enfermedades diarreicas se hubieran podido prevenir mediante la vacunación.

Del mismo modo se observa la disminución del número de muertes maternas, pasando de más de 540.000 muertes en 1990 a menos de 290.000 en el año 2010. No obstante, la OMS advierte de que un tercio de estas muertes maternas se producen en sólo dos países -la India, con el 20% del total mundial, y Nigeria, con un 14%-.

"La reducción de las muertes maternas pasa por ofrecer acceso a una atención de buena calidad en materia de salud reproductiva". En este sentido, se puede observar que en 2008 el 63% de las mujeres del mundo entre 15 y 49 años que estaban casadas o vivían en pareja utilizan alguna forma de anticonceptivo. Sin embargo, aún existen regiones africanas donde esas tasas no llegan al 25%.

Por otra parte, alrededor de la mitad de la población mundial está expuesta al paludismo. Se calcula que en 2010 hubo unos 216 millones de casos de la enfermedad, que desembocó en la muerte de unas 655.000 personas, de las que el 86% eran niños menores de cinco años.

Por lo que respecta a los servicios básicos de saneamiento, se señala que el ritmo al que se avanza actualmente es demasiado lento como para que se pueda cumplir la meta correspondiente de los Objetivos del Milenio, ya sea a escala mundial o de las regiones de la OMS, con la salvedad de la Región del Pacífico Occidental. En 2010, 2500 millones de personas, de las que el 72% vivía en zonas rurales, carecían de instalaciones de saneamiento mejoradas, y en las zonas urbanas la cifra va en aumento debido al rápido crecimiento de su población.