jueves, 6 de septiembre de 2012

Los químicos presentes en nuestro hogar


Pino González
Enfermera

Aunque ya podemos encontrar con cierta facilidad productos ecológicos en los supermercados, su uso no está todavía muy extendido. Además según algunos autores no nos deberíamos dejar convencer por etiquetas sin comprobar, como “no es toxico”, “ biodegradable” , o incluso “orgánico”, ya que la legislación no es clara en el uso estas palabras en los detergentes; en cambio, es más fiable leer los componentes químicos y comprobar por nosotros mismos los compuestos que ha añadido el fabricante, como por ejemplo las etiquetas que ponen“no contiene cloro” o no contiene NPE o surfactantes.
En general ¿que sustancias químicas podemos encontrar en los productos de limpieza e higiene personal y que sería mejor si no estuvieran presentes?
Pues están aquellas que utilizan las los términos PEG al comienzo de la palabra o los que terminan en –Xinol y - Eth, que se hallan en ingredientes que conviene evitar porque aumentan la permeabilidad de la piel y pueden descomponerse en dioxinas cancerígenas.
El diazolidinyl urea e imidazoloninyl urea son compuestos que pueden descomponerse y liberar formaldehído, a éste compuesto se le tiene bajo sospecha de causar cáncer.
El plomo es un metal pesado muy tóxico que puede contaminar ingredientes como el hydrated silica, que se emplea en la pasta de dientes.
Los glicoléteres que podemos detectarlos porque contienen la palabra “glycol”, pueden alterar los sistemas nervioso y endocrino y están relacionados con una reducción de la cantidad y calidad de los espermatozoides.
Las nanopartículas de diversas sustancias son cada vez más utilizadas en cremas solares y productos novedosos para el tratamiento facial. Su pequeño tamaño puede hacer que lleguen a cualquier parte del organismo.
Los parabenes son conservantes muy presentes en productos de higiene personal, es difícil encontrar una pasta de dientes que no los contenga, estos se hallan bajo sospecha de ayudar en el desarrollo del cáncer de mama. Afortunadamente ya hay cada vez más productos de comerciales que los han retirado de sus formulas.
El uso del triclosán utilizado como agente bactericida o antimicrobiano en multitud de productos, contribuye a que las bacterias se vuelvan más resistentes a los fármacos y tratamientos contra la tuberculosis o la neumonía pierden eficacia a causa de este.
Y también las fragancias sintéticas que vienen bajo el nombre de “liquid parafin” o “petroleum”, hacen referencia a destilados del petróleo. Los términos “ fragance” y “parfum” se refieren a aromas asociados a alergias, alteraciones hormonales y neuronales.
Existe una etiqueta con forma de flor que es la etiqueta oficial ecológica de la Unión Europea, los detergentes que la portan cumplen la normativa existente y presentan menos productos tóxicos.
Sin embargo algunas marcas como pueden ser Ecover o Almacabio, no muestran dicha etiqueta ya que consideran que la normativa que se los permite no es lo suficientemente exigente y prefieren no mostrarla.
Los detergentes más ecológicos, se degradan , evitan cualquier efecto tóxico en medios acuáticos, intentan garantizar la mayor calidad para la salud y evitan recurrir a las materias primas derivadas de la industria del petróleo.

Fuente: Revista Integral.