jueves, 13 de septiembre de 2012

Cómo fabricar productos de limpieza ecológicos

Pino González
Enfermera
Existen sustancias de limpieza no contaminates, que se utilizan con frecuencia en la cocina y con las que podemos fabricar nuestros propios productos. Son asequibles, económicas y no representan riesgos para la salud o el medio ambiente.
El jabón puro: Es el que empleamos comúnmente es nuestro aseo. Puede mezclarse con agua caliente y un poco de carbonato sódico.
El vinagre blanco. El ácido acético del vinagre blanco disuelve la suciedad, por lo que forma parte de muchas recetas para limpiar la casa. Es muy útil en la limpieza de cristales, azulejos y manchas en general. Mezclado con sal o bicarbonato de sodio es un eficaz pulidor. Hasta hace poco no se encontraba fácilmente, pero afortunadamente hoy en día lo podemos encontrar en algunas cadenas de supermercado, que también ofrecen productos de limpieza ecológicos.
El bicarbonato de sodio: es el mismo que usamos en repostería o para combatir la ácidez de estómago. Es un agente limpiador que tiene una amplia variedad de utilidades. Se encuentra fácilmente en el supermercado.
La sal de mesa: la sal de mesa tiene propiedades desinfectantes y se utiliza en la higiene doméstica como agente en polvo ligeramente abrasivo.
Los aceites esenciales, existen innumerables y los podemos encontrar en las tiendas de productos ecológicos y en los herbolarios, los del árbol del té, tomillo, cítricos, salvia o eucalipto tienen propiedades desinfectantes y pueden añadirse a cualquier detergente casero, además aportan un aroma que podemos personalizar, según nuestros gustos, al detergente que vayamos a preparar.
El zumo de limón: es un limpiador eficaz por naturaleza, es especialmente eficaz con los metales.
El bórax: lo podemos encontrar en droguerías, se utiliza contra las manchas, los olores y el moho.
El carbonato sódico. También llamado sosa no cáustica. Es un ablandador del agua, por tanto, aumenta su capacidad para penetrar la suciedad. Es posible encontrarlo en droguerías.
La harina: de uso común en cualquier hogar nos es útil para la limpieza de metales.
Y por último agua destilada o mineral para la elaboración de los productos, mejor que la del grifo si queremos evitar la acción de los compuestos clorados y de la cal del agua del grifo, tan presente en nuestras griferías.
A la hora de la elaboración es importante respetar las formulas caseras tradicionales , pues algunas mezclas pueden ser inadecudas y aunque sean naturales pueden ser causantes de irritaciones en las mucosas.
Comenzemos por la elaboración de un multiusos para todo tipo de superficies, como acero inoxidable, encimeras, maderas, plásticos, cerámicas. Este se prepara mezclando 600 ml de vinagre blanco, 300 ml de agua y 30 gotas de aciete esencial de eucalipto. Puede guardarse en un frasco pulverizador y se aplica sobre la superficie o utilizándolo para humedecer un paño.
Para la siguiente receta, el limpiacristales, mezclamos agua y vinagre a partes iguales y unas gotitas de jabón líquido. Tras colocarlo en un frasco pulverizador, se pulveriza sobre el cristal y se frota con papel de periódico. Otra forma de prepararlo es mezclando el zumo de un limón, 400 ml de agua sin cal y una cucharadita de maicena, la mezcla debe agitarse siempre antes de usarla, esta también se puede aplicar rociando la preparación.
Los suelos de madera o cerámica se pueden mantener simplemente con el paso de una mopa acrílica todos los días en seco y húmeda una vez a la semana.
Para los suelos de terracota se puede emplear una mezcla de agua y vinagre blanco a partes iguales.
Veamos ahora un quitamanchas, cuando se mancha una alfombra, se utilizan productos agresivos, especialmente más para la persona que los utiliza, para poder limpiarlos, un remedio eficaz para estas manchas son los polvos de bicarbonato, que se espolvorean sobre la mancha cuando aún está fresca para que la absorba, y luego se pasa la aspiradora. Otra forma de tratar manchas resistentes es hacer lo mismo con harina de maíz. También se puede preparar para las alfombras una mezcla de una parte de jabón líquido y cuatro de agua hirviendo. Cuando se temple, se bate hasta que e convierta en espuma y se aplica con toques de esponja retirandola después con un paño húmedo. Par las manchas de animales domésticos puede prepararse una solución con tres cucharadas de vinagre y una de jabón líquido. Se deja trabajar la mezcla durante un cuarto de hora y luego se seca con un paño.
La encimera se puede limpiar espolvoreando el bicarbonato y rociándolo con el zumo de medio limón, y luego solo habría que frotar enérgicamente con un paño húmedo.
Para los muebles de madera mezclamos dos partes de aceite de oliva y una de vinagre.
En el baño, parece difícil pensar que podamos dejarlo impecable sin recurrir a los productos habituales, pero existen alternativas que bien vale la pena probar.
La suciedad en los lavamanos, bañeras y superficies cerámicas se elimina con pasta elaborada con crémor tártaro y agua oxigenada.
Las típicas manchas de cal, se pueden eliminar dejando actuar diez minutos un poco de vinagre blanco y luego pasando un paño después.
Para la cisterna se puede echar 150 ml de vinagre blanco y cepillar las manchas antes de vaciarla. Para desinfectar el fondo, vertir 125 ml de agua con 15 gotas de aceite esencial de árbol del té y dejar que actúe un rato.
Fuente: revista integral.