viernes, 20 de julio de 2012

Propiedades del aceite de onagra

De origen americano, la planta de la onagra aparece en Europa a partir del siglo XVIII, en un primer momento en las zonas portuarias en las que se descargaban montones de tierra y paulatinamente se fue expandiendo su cultivo por el resto del continente. De su función meramente ornamental pasó a ser conocida como la proveedora del aceite de onagra uno de las más ricos y beneficiosos que ha descubierto la Fitoterapia.
Una de las virtudes más importantes del aceite de onagra es la contribución a la producción de las prostaglandinas. Éstas son familias de sustancias químicas semejantes a las hormonas y derivan de los ácidos grasos, como el ácido linoleico y el ácido gamma-linolenico. Se conocen, aproximadamente, 15 tipos de ellas. Poseen una actividad biológica fundamental en el organismo. El aceite de onagra tiene la virtud de generar dos tipos de ella las PGE1 y las PGE2.
Las PGE1 se constituyen a partir del ácido gamma-linolénico, presente en el aceite de onagra (o a partir de su precursor, el ácido linoleico) y participa en los procesos fisiológicos como el dolor, la fiebre y la inflamación.
Las PGE2 se forman a partir del ácido araquidónico, y tienen el efecto opuesto a las PGE1. En una inflamación, favorecerán el edema, la vasodilatación y aumentarán la ósmosis de los capilares, acentuarán el dolor y la fiebre. Es por eso que es tan importante la prostagalandina PGE1 ya que regula la acción de la PGE2.

Concretamente la ingesta del aceite de onagra le permite al organismo tener las sustancias (prostaglandinas) para activar las siguientes funciones biológicas en el organismo:
· Regular la producción de grasa en la piel y la segregación de las glándulas lacrimales y salivales.
· Impedir la aparición de coágulos, dilatar los vasos sanguíneos y regular los efectos hormonales en el período menstrual
· Tiene una acción semejante a la insulina y también potencia sus efectos.
· Previene inflamaciones, regula la liberación y acción de los neurotransmisores.
-Si el sistema inmune es atacado por virus, pierde eficacia para convertir al ácido linoléico en gamma-linoléico y no puede producir prostaglandinas. El hecho que el aceite de onagra ya sea rico en ácido gamma-linoléico hace que dicho sistema pueda igualmente defender al organismo.

Fuente: aceitedeonagra.net