martes, 6 de marzo de 2012

Hemorroides

Las hemorroides son dilataciones de las venas de los plexos venosos de la mucosa anorrectal. Esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia en adultos y personas mayores. Las hemorroides constituyen masas o grupos de tejido dentro del canal anorrectal que contienen vasos sanguíneos y tejido de soporte formado por músculo y fibras elásticas. Las hemorroides son debidas, entre otros, a estreñimiento crónico y a malos hábitos alimenticios.
Todas las personas poseen en su intestino almohadillas hemorroidales. Sólo cuando las almohadillas hemorroidales sufren un agrandamiento causan problemas y se consideran patológicas.
En las personas mayores otra causa de hemorroides es la pérdida de tensión de los músculos que ayudan a impulsar la sangre por las venas. En algunos casos se puede prevenir su aparición mediante la ingestión de fibras y la toma de abundantes líquidos, evitando el sedentarismo y practicando ejercicio físico.
En el lenguaje popular, esta enfermedad se conoce con el nombre de "almorranas".
Los principales factores que inducen la aparición de hemorroides, además del estreñimiento, son:
Embarazo y parto
Sedentarismo
Consumo excesivo de alcohol, especias y picantes
Ingesta de determinados medicamentos
Excesiva permanencia de pie propia de algunas profesiones
Predisposición constitucional, a veces hereditaria
Constipación pertinaz
Diarrea, colitis y enfermedades del recto y sigma
Hipertrofia de próstata
La mayoría de estas causas se asocian a un ligero estreñimiento que puede variar en función de los pacientes, ocasionando diferentes problemas, entre ellos las mencionadas hemorroides.
El tratamiento de las hemorroides comprende un grupo variado de medidas:
Medidas higiénico-dietéticas: no efectuar esfuerzos intensos para defecar, evitar lesiones de la región anal, evitar las bebidas alcohólicas y el café, realizar actividad física en cantidad adecuada.
Los supositorios y las pomadas con un anestésico local o corticoide pueden calmar una crisis inflamatoria aguda.
El tratamiento adecuado puede resolver el problema, pero en ocasiones es preciso operarse. El médico debe ser quien informe de la opción que más le conviene al paciente.
Según el Centro Proctológico que dirige el doctor Germán Vázquez, el protocolo de actuación ante las hemorroides consiste en aplicar diferentes tratamientos según el grado de las mismas. Así, las técnicas utilizadas en función del grado de la hemorroide son, para las hemorroides de grado I, crioterapia y escleroterapia, para las hemorroides de grado II y III, ligadura y crioterapia, y para las hemorroides de grado III y IV, láser de CO2 y técnica Longo.

Veamos cada uno de estos tratamientos:
Crioterapia: La criocoagulación o crioterapia hemorroidal es una técnica descrita en 1969 por Lewis en Estados Unidos. Se basa en la eliminación por frío del tejido hemorroidal. Se utiliza el protóxido de nitrógeno a baja presión y a unas temperaturas que llegan a alcanzar los 80ºC bajo cero. Debido al efecto analgésico del frío, la técnica no precisa anestesia ni preparación

Escleroterapia: Es el método médico más popular desde hace más de setenta años. Al inyectar una sustancia debajo de la mucosa digestiva se pretende conseguir una fibrosis (endurecimiento) que cierre los vasos y fije la mucosa anal al esfínter interno, impidiendo el prolapso (salida) de la hemorroide. Esta técnica no requiere ningún tipo de anestesia, se realiza ambulatoriamente y tampoco requiere preparación con enemas

Ligadura: Consiste en la estrangulación del plexo hemorroidal, con lo que, al disminuir el flujo sanguíneo se produce la necrosis (muerte) del tejido quedando una úlcera residual, que una vez cicatrizada da lugar a una fibrosis que fija la mucosa, impidiendo su desplazamiento. Este procedimiento consiste en introducir un anillo elástico (goma) en la base del paquete hemorroidal, por encima de la línea pectínea (zona en la cual la mucosa está recubierta por un epitelio que es poco o nada sensible)

Láser CO2: El láser actúa muy selectivamente sobre la lesión, dañando mínimamente los tejidos adyacentes. Por ello produce muy pocos efectos secundarios en cuanto a destrucción del tejido sano en su entorno e inflamación, por lo que mejora la efectividad del tratamiento quirúrgico

Técnica Longo: Tratamiento quirúrgico de las hemorroides mediante la reducción del prolapso mucoso anal utilizando una grapadora circular. Es una técnica original concebida en 1993 por el cirujano italiano Antonio Longo, perteneciente al departamento de Cirugía de la Universidad de Palermo

 
Fuente: salud.es

Para más información hay una página interesante a la que pueden acceder: http://www.tratamientohemorroides.org/