viernes, 2 de marzo de 2012

Consejos para padres primerizos

Si acaba de recibir la noticia de que su pareja está embarazada, lo más probable es que esté experimentando un torbellino de emociones. Quizás todo sea felicidad y excitación. Pero la realidad es que para muchos padres primerizos también existen otro grupo de sentimientos a los que hay que enfrentarse.

Si se siente sorprendido en extremo, con sentimientos de pánico, confusión y temor, o si siente que no está preparado para la paternidad, no es el único. Como la mayoría de los cambios importantes en la vida, esta noticia va a necesitar un ajuste considerable. Y si el embarazo no fue planeado - la mitad de los embarazos no lo son—puede que sienta este tipo de emociones de una forma todavía más intensa.

Usted no tiene porqué sentirse culpable o ansioso por sentir este cúmulo de emociones, ya que es completamente normal. A pesar de que usted no puede prevenir estos sentimientos, existen medidas que usted puede tomar para sentirse más cómodo con la idea del embarazo, la paternidad y los preparativos que pueden aligerar ambas experiencias.

La paternidad puede ser particularmente desafiante al comienzo del embarazo. Quizás cada vez que piense en ello, su mente recreará la peor situación imaginable. A continuación le damos algunos detalles sobre temas que probablemente le estén preocupando y algunas ideas para mantener estos pensamientos en perspectiva

Ninguna persona nace con el conocimiento sobre cómo cuidar un bebé- ni siquiera su pareja embarazada- está es la razón por la que existen clases de parto. Dependiendo de las opciones disponibles en su área, usted puede asistir a este tipo de clases a partir de la doceava semana del embarazo. También existen clases que se concentran específicamente en el día del parto, que pueden tomarse tan tarde como en el octavo mes de embarazo. En algunas comunidades, existen clases diseñadas solamente para padres primerizos.

En muchas de estas clases aprenderá como cambiar pañales, cargar al bebé, alimentarlo y hacerlo eructar, ponerlo a dormir, instalar una silla para niños(as) en su automóvil y preparar su casa a prueba de accidentes para su bebé. También aprenderá dónde estacionar su carro cuando llegue al hospital, cómo hacer frente al parto, y cómo cuidar de su bebé y de su pareja cuando lleguen a casa del hospital.

Conjuntamente con estas lecciones, probablemente usted conocerá otros hombres que estarán atravesando por la misma experiencia y sentimientos. Esto puede ser de gran ayuda. Las enfermeras y las educadoras de los partos han visto padres con todo tipo de estados emocionales, así que usted no tiene por qué sentirse avergonzado o dubitativo respecto a pedirles ayuda cuando la necesite.

Recuerde que usted no va a tener que hacer frente a cada faceta de la paternidad de una sola vez. Durante los primeros años, gran parte de la paternidad involucrará habilidades que usted podrá aprender y mejorar a través de la práctica. Usted podrá aprender muchas de estás técnicas durante las clases de parto.

Esta experiencia es similar a otras situaciones que usted ha enfrentado en su vida. Cuando contrajo matrimonio, usted no aprendió automáticamente cómo ser un buen marido. Usted aprendió a través del camino con su pareja, de la mejor forma para los dos.

Usted tendrá mucho tiempo antes de tener que establecer horas de regreso, enseñar a su hijo(a) a conducir, impartir consejos sobre ética, relaciones de pareja y profesionales. Todas estas oportunidades para enseñar a su hijo(a) aparecerán individualmente y cuando así ocurran, le parecerán una progresión natural. Si usted necesita consejos, existen gran variedad de recursos en la comunidad, incluyendo clases sobre cómo ser padre.

Puede que le ayude hablar y compartir tiempo con otros padres que usted conozca y hablar sobre cualquier asunto a los que esté haciendo frente. Si usted siente que tiene temas sin resolver con su propio padre, es una buena idea hablar con una persona- quizás un consejero o un miembro de la familia- sobre ello antes de que nazca el bebé, para que no intercedan en su relación con su hijo(a)

Fuente: KidsHealth