viernes, 30 de marzo de 2012

Consejos para eliminar el estrés de las tareas del hogar

1. ¡Muévete!
De acuerdo con muchos psicólogos, hacer ejercicio físico crea emociones muy positivas. Habrás notado que cuando estás ocioso, es mucho más fácil deprimirse. Levántate ahora mismo, date un paseo rápido, incluso dar saltos bastará. Los resultados hablan por sí solos.

2. ¡Perfuma tu casa!
¿Cómo haces esto exactamente? Deja que tu creatividad inunde tu mente. Las personas experimentamos sensaciones maravillosas cuando percibimos un buen olor. Presta atención a este consejo, perfuma tu casa y haz que huela a rosas.

3. Recibe visitas...
Recibir visitas en casa, hará que fluyan unas energías diferentes. Pasártelo bien y reirte con tus amigos en casa es muy positivo para reducir el estrés en el hogar.
Disfrutarás muchísimo en cuanto notes que se respira un ambiente desenfadado.
Pregunta a tus amigos qué creen que puede ayudarte a mejorar la decoración. Si aceptas consejos y les escuchas, puedes dar con una idea brillante que te cambie la vida en tu hogar.

4. ¡Relájate y disfruta de tu hogar!
Cuando NO estés de buen humor para limpiar, ordenar o decorar la casa, es mejor que no hagas nada. Date un paseo y relájate. Tu mal humor transmitirá energías negativas en las tareas que realices.
Pasa tiempo en la cocina. No hagas comidas rápidas o precocinadas. Ponle amor y haz comidas lentas, disfruta de tu cocina para que no te suponga una obligación diaria.

5.¡Ríete, ríete y ríete!
La risa libera sustancias químicas al cerebro, que hacen que te sientas mucho más feliz. Es muy importante que te rias mucho en casa, para que asocies vivir en casa a ser feliz.
Así que, ya sabes que simplificando tu vida, serás capaz de liberar la tensión y el estrés en casa

Fuente: enplenitud.com

martes, 27 de marzo de 2012

Cómo organizar el tiempo libre de nuestros hijos

Además de los horarios escolares, alargados en muchas ocasiones por los desplazamientos, cuando finalizan las clases los niños están apuntados a numerosas actividades extraescolares: música, deportes, actividades creativas, idiomas… En el recreo de comedor puede haber actividades programadas, al igual que durante los sábados y las vacaciones.
Estas actividades facilitan que, por un lado, las familias puedan compaginar la vida laboral con el cuidado de los hijos ya que los niños están más tiempo al cuidado de la escuela o del lugar donde realizan las actividades. Por otra parte los niños tienen una gran capacidad de aprender y se entusiasman con nuevas actividades a las que también acuden sus amigos.
Sin embargo, en muchas ocasiones, las actividades se convierten en obligaciones en las que el nivel de exigencia es incluso mayor que el de la escuela. Así, los deportes se convierten en actividades de competición donde el que no lo hace bien queda excluido. Otras actividades, como los idiomas y la informática, se realizan con la finalidad de mejorar sus salidas profesionales en el futuro, y hay que esforzarse y hacerlo bien.
Con esta agenda tan llena, los niños tienen menos tiempo de ocio. Al final del día pueden llegar a casa cansados y apenas tener tiempo para jugar con sus juguetes o con sus amigos, sin la posibilidad de organizar ellos mismos sus propias actividades, algo que puede ser tan educativo como una activada programada decidida por los padres. También necesitan tiempo para hablar con su familia y contar cosas que les han ocurrido en el colegio.
¿Qué hay que tener en cuenta al organizar las actividades estraescolares?Los niños pequeños, menores de 6 años, tienen mucha actividad jugando y no precisan demasiada organización. En el caso de que sea necesario organizar algún tipo de cuidado fuera de la escuela o en vacaciones no hay que olvidar:
-Que tengan tiempo para jugar, y que la supervisión de los cuidadores no se convierta en una planificación continua.
-Que las actividades estén orientadas a moverse, interaccionar con otros niños, aprender y no a conseguir resultados y competir.
-Que sean apropiadas para la edad, que el niño quiera ir, y que no supongan una sobrecarga en su agenda escolar.
-Que al llegar a casa tengan tiempo para descansar, lo que puede implicar no hacer nada, o “aburrirse”, que puede ser una actividad muy necesaria..
-Los más mayores pueden disfrutar al realizar otras actividades, cuya elección dependerá de los gustos, la personalidad del niño, y las posibilidades del entorno.

En resumen, es conveniente que las actividades sean apropiadas para cada edad, que el niño disfrute en ellas, que no le impidan tener tiempo de descanso y de juego sin organizar, y que no se conviertan en una obligación más del día a día.

Fuente: Asociación Española de Pediatría

viernes, 23 de marzo de 2012

No dejar a los niños ir sin desayunar al colegio

El desayuno es la comida más importante del día y debería cubrir un 25% de las necesidades calóricas diarias. Después de las horas de sueño, y por tanto de ayuno, el cuerpo necesita la energía del desayuno para empezar las actividades del día. Si no consigue esta energía deberá recurrir a las reservas y funcionará “a medio gas” durante la mañana. Esto se traduce en falta de concentración y bajo rendimiento físico e intelectual. Además, algunos estudios sobre este tema han relacionado este ayuno matutino con la obesidad.
Y, sin embargo, sabemos que entre un 6-8% de los niños y adolescentes españoles no desayunan habitualmente. Muchos más, en especial los adolescentes, desayunan poco o mal.

¿En qué consiste un buen desayuno?

Un buen desayuno admite muchos tipos de alimentos. Sin embargo, para conseguir un desayuno de alta calidad nutritiva debería incluir:
     -UN LÁCTEO: vaso de leche o yogur o queso fresco…
     -UN CEREAL: pan, galletas, cereales en copos, bizcocho…
     -UNA FRUTA: cualquier tipo de fruta natural entera o su zumo.
     -Un poco de grasa de acompañamiento para el pan: mejor aceite de oliva, aunque también puede ser mantequilla o margarina.
     -Otros acompañamientos: dulces (mermeladas…) o no dulces (embutido con poca grasa)

¿Por qué algunos niños no desayunan?

Existen muchas razones por las que niños y adolescentes no desayunan o no lo hacen correctamente, pero las que con más frecuencia nos explican son las siguientes:
-Porque muchos no tienen sensación de hambre nada más levantarse de la cama.
-Por falta de tiempo para desayunar: las prisas matutinas. Esto es especialmente frecuente en los adolescentes, siempre cortos de sueño. El ritmo de sueño propio de esta edad hace que la hora de ir a dormir se alargue y, por la mañana, no haya forma de levantarles de la cama.
-Para adelgazar, sobre todo las chicas.
-Porque prefieren almorzar durante el recreo, con sus amigos.

¿Qué podemos hacer para que desayunen bien?

Desayunar es un hábito, una rutina que debemos incorporar a nuestro día a día. Y, como todos los hábitos, se aprende. Al repetirse de igual forma cada día acaba por aceptarse como algo que, simplemente “es así” y “se hace”.
El papel de padres y cuidadores como modelos en relación con los buenos hábitos alimentarios es importante. Ellos también deberían hacer un buen desayuno y, en lo posible, compartir mesa con los niños/adolescentes.
Hay que intentar que los niños y adolescentes no vayan cortos de sueño y se levanten con tiempo suficiente. No se necesita mucho tiempo para desayunar. Probablemente 10 o 15 minutos pueden ser suficientes y, para que todo resulte más fácil, podríamos incluso dejar algunas cosas preparadas desde la víspera.
Podemos empezar poco a poco, para que no se marchen a la escuela sin desayunar nada. Si les cuesta hacer el desayuno completo pueden tomar, al principio, lo que les resulte más aceptable: puede ser un vaso de leche con cereales o galletas; o un batido de yogur y fruta; o pan con aceite y embutido; o una pieza de fruta; o incluso algún resto apetitoso de la cena del día anterior. Luego, sin prisas, iremos añadiendo cosas nuevas, animándoles a que las incluyan para hacer un buen desayuno.
Los que creen que saltarse el desayuno les ayuda a adelgazar deben saber que no es así. Existen múltiples estudios que nos dicen que saltarse el desayuno engorda. O, dicho de otra manera, que hacer un buen desayuno nos ayuda a mantenernos delgados porque las calorías del desayuno se queman rápidamente con la actividad de la mañana.

Fuente: Asociación Española de Pediatría

martes, 20 de marzo de 2012

Propiedades del jamón serrano

El jamón curado es uno de los productos más emblemáticos de la gastronomía española. En alusión al hábitat natural donde se llevaba a cabo la curación, a todos los jamones curados se les asignaba el nombre de "serrano". Sin embargo, no todos son iguales, ya que según la raza del cerdo y su alimentación durante la crianza se clasifican en dos grandes tipos: los jamones serranos y los ibéricos. En todos los casos, el jamón es un alimento rico en proteínas, con bastante grasa, si bien destaca por una composición saludable por su elevada proporción de ácidos grasos insaturados. Es saludable y nutritivo, pero por su condición de alimento salado y su proporción nada desdeñable de grasa (más de la mitad se elimina si se quita el tocino) debe consumirse con moderación por quienes controlan su peso o su hipertensión.
Lejos de lo que se suele creer habitualmente, el jamón serrano es uno de los 'fiambres' más sanos que existen, y a diferencia de la carne de la que procede, el cerdo, tiene menos calorías y menos grasa. Carece de hidratos de carbono, pero dispone de un alto valor proteico, además de calcio, magnesio, zinc, hierro, fósforo y vitaminas del grupo B.
El jamón curado aporta entre 300 y 400 Kilocalorías por cada 100 gramos con grasa y hasta 100 Kilocalorías menos por 100 gramos sin grasa, aunque es menos energético que muchos derivados cárnicos, como el chorizo o el salchichón (350-450 Kilocalorías/100 gramos). Su contenido proteico es muy importante (30%) y su aporte de grasa varía según se coma con tocino (22 gramos de grasa/100 gramos) o sin tocino (8,5 g de grasa/100 g).
La grasa del jamón curado tiene una gran proporción de ácidos grasos insaturados (más del 50%), en mayor medida el ácido oleico, de efecto beneficioso en el nivel de colesterol plasmático. Aunque en el jamón curado, la relación entre grasas saturadas e insaturadas es saludable, más que en la carne de ternera o cordero, su elevado contenido en sal pone límite a su consumo, en particular si se tiene hipertensión arterial.

viernes, 16 de marzo de 2012

Propiedades del brócoli

Los meses de otoño e invierno son idóneos para iniciarse en la cocina con nuevas recetas de brócoli, para degustar distintos platos de esta verdura en los menús semanales de temporada. Un mayor consumo de verduras crucíferas como el brócoli puede reducir el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer por su riqueza en glucosinolatos, unos compuestos con un alto potencial antioxidante. A algunos consumidores, sin embargo, no les gusta el brócoli y no lo comen, pero buscan los beneficios de esta verdura en complementos dietéticos que contienen el antioxidante. Un estudio reciente ha comprobado que la biodisponibilidad de las sustancias antioxidantes del brócoli es mayor si se come la verdura fresca en lugar del complemento.

Esta familia de verduras se diferencia del resto por su alto contenido de glucosinolatos. Estos compuestos se metabolizan en el organismo en isotiocianatos, que son antioxidantes. El sulforafano es el antioxidante más potente del brócoli y que ha demostrado acción anticancerígena, de ahí el interés de los nutricionistas por promocionar un mayor consumo natural del brócoli, más durante la temporada invernal

Cuatrocientos gramos de verduras, hortalizas y frutas es el consumo recomendado mínimo diario por la Organización Mundial de la Salud para obtener el máximo beneficio sanitario de estos grupos de alimentos. La sinergia de los distintos componentes minerales, vitamínicos, de fibra y antioxidantes evidencia que las verduras sean alimentos escogidos para la prevención de enfermedades crónicas (obesidad, cardiovasculares, diabetes, e incluso, diversos tipos de cáncer) y otros trastornos comunes de salud como el estreñimiento.

Contrario a la teoría, la práctica pone de manifiesto que la población española come menos verduras y hortalizas de lo aconsejado, un hábito que se aleja del patrón de dieta mediterránea, como valor preventivo seguro. A muchos consumidores no les gustan las verduras, o no saben sacarles partido en la cocina, por lo que les resulta más cómodo tomar un complemento dietético que les aporte los antioxidantes del alimento

No obstante, se reproducen las investigaciones que ponen en entredicho la eficacia de ciertos complementos dietéticos y su capacidad para proveer beneficios. La forma química en la que se encuentran los compuestos bioactivos en la naturaleza y la acción sinérgica del resto de componentes de las plantas explica que sean más y mejor absorbibles los antioxidantes y las vitaminas naturales, de los vegetales, frente a los de laboratorio. Con esta cuestión se encontraron los investigadores de la Universidad del Estado de Oregon y la Universidad del Estado de Ohio, al comprobar que la biodisponibilidad del sulforafano y del isotiocianato se reducía "de forma drástica" al tomar el complemento en lugar de la verdura fresca. Los expertos señalan diversas causas de esta diferencia sustancial.

Puede deberse a la falta de actividad de la enzima mirosinasa en los suplementos de brócoli, enzima que convierte los glucosinolatos en isotiocianatos biodisponibles. Las únicas fuentes para esta enzima son la propia planta o nuestra flora intestinal. El alimento o la bebida con la que se acompañe el complemento también puede ser causa de una menor absorción.

El brócoli es una verdura que, tras el cocinado, ha de quedar "al dente" para aprovechar en mayor medida sus componentes nutricionales. Son comunes las recetas de brócoli como primer plato o principal, dispuesto en ramilletes, cocidos o asados, si bien la verdura troceada en láminas se convierte en otra forma apetecible de probar el brócoli salteado con otras hortalizas. Es el caso de la receta de verduras y tallos de brécol para acompañar, de guarnición, o como ingrediente de una sopa.

La receta más sencilla y simple de brócoli es el salteado con ajos, un plato al que se le puede dar un punto de sabor y color si se le añade pimentón. La mezcla de hortalizas y verduras de hoja verde, como la propuesta de brócoli sobre puré de judías verdes, por su combinación nutritiva (hierro, magnesio y vitamina K), es muy recomendable en caso de anemia ferropénica, contracturas musculares y para cuidar la salud ósea. La originalidad y facilidad de las recetas permite introducir el brócoli en los menús durante toda la temporada de otoño e invierno.

En las noches más frías, un estofado de brécol con champiñones resulta reconfortante, al igual que la sopa de brécol o la receta de brécol asado, acompañado de salsa de almendras. Si ha sobrado estofado, se puede mezclar con un rehogado de cebolla y servir de ingrediente para cocinar un energético quiche de brócoli con cebolla y champiñones o una original pizza. Si se le da un hervor corto, lo justo para ablandar los tejidos fibrosos pero que mantenga su tersura, el brécol da un contrapunto de sabor a las ensaladas, como la de espárragos o la de pimientos.

Aunque menos conocido en muchas regiones en comparación con alimentos similares, como la coliflor o la berza, el brócoli es adecuado para todo tipo de preparaciones a base de cereales, como el arroz, unos lacitos de pasta, una lasaña o con un guiso de legumbres, como la propuesta de alubias blancas con brécol. Esta variada lista de recetas brinda la posibilidad de iniciarse en el consumo de brócoli, una verdura excepcional, de manera sencilla, asequible y rápida. Sin excusas.

Fuente: EROSKI CONSUMER

martes, 13 de marzo de 2012

Más consejos para ganar peso

Sí, sí, ha escuchado bien. No todas las dietas que se siguen tienen como objetivo perder peso. Mientras que muchas personas están preocupadas por perder esos kilos que les sobran, otras pretenden justo lo contrario: engordar. El fin es el mismo en ambos casos: conseguir una figura con la que sentirse mejor y recuperar la salud. Más allá del motivo concreto, el esfuerzo que debe hacer una persona que desea ganar unos kilos es tan importante como el de quien necesita perderlo. En el aspecto dietético, ingerir más calorías de las que se gastan es la principal vía para conseguirlo, pero a algunas personas les resulta muy difícil, casi imposible, engordar por encima de un peso determinado, a pesar de comer de todo lo que quieren y tanto como quieren. Estas personas alcanzan el peso que el organismo entiende como "propio" del individuo, aunque no se corresponda con el estimado por la persona. Otras personas como las que padecen trastornos alimenticios (por ejemplo anorexia) no consiguen engordar porque no quieren, pese a que una "dieta para aumentar peso" se convierte para ellas en parte esencial de la terapia. Algo esencial también en el caso de los enfermos en cuidados paliativos, con cáncer en determinadas fases de la enfermedad, inmunodeprimidos, etc. Y es que una buena alimentación y la preparación de platos que estimulen el apetito ayudan a afrontar con mayor garantía de éxito la recuperación de la desnutrición e, incluso, la curación de la enfermedad.

La primera condición para ganar peso es aumentar grasa (hasta un límite saludable) y masa muscular. La base de este propósito es seguir una dieta equilibrada que aporte más calorías de las que gasta el organismo. Quien esté sano y delgado puede pensar que tiene vía libre para comer lo que ?menos conviene? en la cantidad que se le antoje y con la frecuencia que desee. Pero no todo vale para engordar sin comprometer la salud. No es conveniente desayunar a diario productos de bollería y repostería, tomar pasteles de postre, untar el pan con mantequilla o acompañar las comidas con natas, mayonesas o salsas similares. La recomendación de un consumo esporádico de este tipo de productos por ser demasiado grasientos y/o azucarados sirve para toda la población, sin matices. No hay duda de que con esta práctica se consigue aumentar de peso, pero no es la vía más adecuada ni saludable para hacerlo.

El objetivo para engordar de una forma sana, sin comprometer la salud ni el funcionamiento correcto de los distintos órganos (corazón, sistema circulatorio, hígado...) es elegir alimentos que destaquen en lo nutricional por ser concentrados en energía pero con una composición en nutrientes de calidad: proteínas de alto valor biológico, hidratos de carbono complejos en más proporción que simples, y preferencia por las grasas insaturadas sobre las saturadas, sin hueco para las grasas trans (ácidos grasos parcialmente hidrogenados).

El resultado es una dieta que combine alimentos y recetas apetitosas, del gusto de quien precisa comer más, con la característica nutricional de ser energéticas, proteicas y reconstituyentes. En este marco dietético, el aporte extra de calorías se realizará a través de la ingesta de cereales y derivados (arroz, cuscús, pasta, pan, con preferencia por las versiones integrales), legumbres, frutos secos, semillas de sésamo, aceite de oliva y alimentos grasos como las aceitunas o el aguacate. El huevo (sobre todo la clara), los pescados y las carnes magras garantizan el aporte proteico de calidad junto con la combinación acertada de leguminosas y cereales, y sin que falten los lácteos.

Una condición que debe acompañar a la dieta es la práctica de ejercicio físico regular, una combinación que optimiza el aumento de la masa muscular. Los ejercicios localizados de brazo, abdominales, piernas o glúteos tienen como finalidad aumentar la masa muscular del cuerpo. El músculo que se va formando pesa, y así se refleja en la báscula. Otra ventaja de la práctica de ejercicio sobre el aumento de peso es que estimula el apetito y mejora el estado de ánimo.

Fuente: EROSKI CONSUMER

viernes, 9 de marzo de 2012

Consejos para los que quieren ganar peso

La clave no es abusar de comidas copiosas, sino ofrecer raciones moderadas de alimentos que tengan una composición nutricional excepcional. Se gana peso si se comen más calorías de las que se gastan y para ello es preciso potenciar el apetito con recetas suculentas, enriquecer los platos con combinaciones acertadas de alimentos y prescindir de aquellos que sean superfluos, es decir los que sacian pero no "alimentan". Resulta acertado además preparar platos combinados para no tener la sensación de comer demasiado, en particular para quienes están inapetentes y necesitan engordar. Aquí les dejamos con unos consejos:

Comer con los ojos. El aroma, el color y la buena presencia de una comida levantan un mayor interés por comerla. Se ha comprobado que la cantidad de alimentos que toma una persona puede variar hasta un 300% de una ocasión a otra, en el caso de un mismo producto, si se varían sus características sensoriales (olor, color, sabor, textura). Por ello, ante el reto de preparar la comida para alguien que necesita engordar, se ha de mimar todavía más la elaboración y el aspecto final de cada plato. Un simple arroz con pescado puede ser muy original si se escoge entre una larga lista de recetas de arroces (con gambas, guisantes y maíz; rape, gambas y mejillones; cremoso con salmón fresco, etc.).

Pequeños bocados de energía. Los alimentos que se ingieran entre horas deben ser consistentes en lo nutricional en pequeño volumen: un puñado de frutos secos (pipas, cacahuetes, almendras, nueces, avellanas, pistachos o piñones) al natural o garrapiñados con miel, barritas de muesli, pan de pasas, fruta asada con dátiles y avellanas... Si se opta por productos de repostería comerciales, debe primar la calidad en la elección de aquellos que no añadan ácidos grasos parcialmente hidrogenados (grasas trans).

Abrir el apetito. Los encurtidos (cebolletas, aceitunas, pepinillos), los vegetales fermentados o pickles (chucrut o col fermentada, nabo, zanahoria, ramilletes de coliflor o rábano) o bebidas como la tónica, son aperitivos apropiados porque sirven para ?abrir el apetito?. Su ingesta favorece la secreción de jugos gástricos y prepara al estómago para la digestión de la comida posterior. Otros alimentos que se toman antes de comer (patatas fritas, galletas saladas, croquetas y similares...) tienen la cualidad contraria, ya que se emplea tanta grasa y almidón en su elaboración que quitan apetito para la comida siguiente.

Aumentar calorías y proteínas. Al enriquecer los platos se tendrá la prudencia y el sentido común de no recurrir siempre a grasas como la mantequilla, la nata, la mayonesa o salsas similares. El resultado es un aporte extra rápido de calorías por pequeña porción, pero también de grasa saturada, colesterol y sal, que altera el estado nutricional del individuo. Las grasas elegidas serán el aceite de oliva (también los de semillas), los frutos secos, las semillas de sésamo o el aguacate. Con el fin de endulzar los platos se aconseja cocinar sin recurrir como norma general al azúcar o al almíbar por su condición de edulcorantes que aportan ?calorías vacías?. El uso de las frutas desecadas que concentran los azúcares naturales de la fruta, la miel, los siropes de cereales y de frutas, son alternativas dulces saludables. Si se pretende añadir más proteínas por porción, el huevo, los pescados y las carnes magras, serán los alimentos a alternar con el tofu y los lácteos. Todos ellos sirven de complemento para añadir a purés, cremas, ensaladas, arroces (sopa de arroz, verduras y hebras de pollo) y platos de pasta (ensalada de pasta integral con tofu ahumado) o legumbres (garbanzos con alubia verde y huevo cocido). En cuestión de combinaciones vegetales, la más apropiada para obtener un registro de proteínas de la máxima calidad es mezclar cereales y frutos secos: como primer plato (arroz con espárragos y nueces, cuscús con frutos secos), de postre (arroz con frutas secas y nueces), de desayuno o como aperitivo energético (arroz con leche de soja y avellanas). Igual de acertada como fuente proteica es la mezcla de legumbres y cereales en un mismo plato.

Evitar los alimentos saciantes y poco energéticos. Se pretende no saciar el apetito de forma inmediata sin haber ingerido apenas calorías. Por ello, se aconseja prescindir de los alimentos desnatados, light o bajos en calorías. Los alimentos naturales ricos en fibra y bajos en calorías como las ensaladas, los caldos, las cremas de verduras, las sopas, no se escogerán como entrante o plato principal, sino que formarán parte de la dieta con el fin de que quien necesita engordar no se sacie antes de comer los platos más energéticos. Por la misma razón, el té y las infusiones se tomarán de postre o después del desayuno, el almuerzo o la merienda correspondiente, y no antes.

Fuente: EROSKI CONSUMER

martes, 6 de marzo de 2012

Hemorroides

Las hemorroides son dilataciones de las venas de los plexos venosos de la mucosa anorrectal. Esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia en adultos y personas mayores. Las hemorroides constituyen masas o grupos de tejido dentro del canal anorrectal que contienen vasos sanguíneos y tejido de soporte formado por músculo y fibras elásticas. Las hemorroides son debidas, entre otros, a estreñimiento crónico y a malos hábitos alimenticios.
Todas las personas poseen en su intestino almohadillas hemorroidales. Sólo cuando las almohadillas hemorroidales sufren un agrandamiento causan problemas y se consideran patológicas.
En las personas mayores otra causa de hemorroides es la pérdida de tensión de los músculos que ayudan a impulsar la sangre por las venas. En algunos casos se puede prevenir su aparición mediante la ingestión de fibras y la toma de abundantes líquidos, evitando el sedentarismo y practicando ejercicio físico.
En el lenguaje popular, esta enfermedad se conoce con el nombre de "almorranas".
Los principales factores que inducen la aparición de hemorroides, además del estreñimiento, son:
Embarazo y parto
Sedentarismo
Consumo excesivo de alcohol, especias y picantes
Ingesta de determinados medicamentos
Excesiva permanencia de pie propia de algunas profesiones
Predisposición constitucional, a veces hereditaria
Constipación pertinaz
Diarrea, colitis y enfermedades del recto y sigma
Hipertrofia de próstata
La mayoría de estas causas se asocian a un ligero estreñimiento que puede variar en función de los pacientes, ocasionando diferentes problemas, entre ellos las mencionadas hemorroides.
El tratamiento de las hemorroides comprende un grupo variado de medidas:
Medidas higiénico-dietéticas: no efectuar esfuerzos intensos para defecar, evitar lesiones de la región anal, evitar las bebidas alcohólicas y el café, realizar actividad física en cantidad adecuada.
Los supositorios y las pomadas con un anestésico local o corticoide pueden calmar una crisis inflamatoria aguda.
El tratamiento adecuado puede resolver el problema, pero en ocasiones es preciso operarse. El médico debe ser quien informe de la opción que más le conviene al paciente.
Según el Centro Proctológico que dirige el doctor Germán Vázquez, el protocolo de actuación ante las hemorroides consiste en aplicar diferentes tratamientos según el grado de las mismas. Así, las técnicas utilizadas en función del grado de la hemorroide son, para las hemorroides de grado I, crioterapia y escleroterapia, para las hemorroides de grado II y III, ligadura y crioterapia, y para las hemorroides de grado III y IV, láser de CO2 y técnica Longo.

Veamos cada uno de estos tratamientos:
Crioterapia: La criocoagulación o crioterapia hemorroidal es una técnica descrita en 1969 por Lewis en Estados Unidos. Se basa en la eliminación por frío del tejido hemorroidal. Se utiliza el protóxido de nitrógeno a baja presión y a unas temperaturas que llegan a alcanzar los 80ºC bajo cero. Debido al efecto analgésico del frío, la técnica no precisa anestesia ni preparación

Escleroterapia: Es el método médico más popular desde hace más de setenta años. Al inyectar una sustancia debajo de la mucosa digestiva se pretende conseguir una fibrosis (endurecimiento) que cierre los vasos y fije la mucosa anal al esfínter interno, impidiendo el prolapso (salida) de la hemorroide. Esta técnica no requiere ningún tipo de anestesia, se realiza ambulatoriamente y tampoco requiere preparación con enemas

Ligadura: Consiste en la estrangulación del plexo hemorroidal, con lo que, al disminuir el flujo sanguíneo se produce la necrosis (muerte) del tejido quedando una úlcera residual, que una vez cicatrizada da lugar a una fibrosis que fija la mucosa, impidiendo su desplazamiento. Este procedimiento consiste en introducir un anillo elástico (goma) en la base del paquete hemorroidal, por encima de la línea pectínea (zona en la cual la mucosa está recubierta por un epitelio que es poco o nada sensible)

Láser CO2: El láser actúa muy selectivamente sobre la lesión, dañando mínimamente los tejidos adyacentes. Por ello produce muy pocos efectos secundarios en cuanto a destrucción del tejido sano en su entorno e inflamación, por lo que mejora la efectividad del tratamiento quirúrgico

Técnica Longo: Tratamiento quirúrgico de las hemorroides mediante la reducción del prolapso mucoso anal utilizando una grapadora circular. Es una técnica original concebida en 1993 por el cirujano italiano Antonio Longo, perteneciente al departamento de Cirugía de la Universidad de Palermo

 
Fuente: salud.es

Para más información hay una página interesante a la que pueden acceder: http://www.tratamientohemorroides.org/

viernes, 2 de marzo de 2012

Consejos para padres primerizos

Si acaba de recibir la noticia de que su pareja está embarazada, lo más probable es que esté experimentando un torbellino de emociones. Quizás todo sea felicidad y excitación. Pero la realidad es que para muchos padres primerizos también existen otro grupo de sentimientos a los que hay que enfrentarse.

Si se siente sorprendido en extremo, con sentimientos de pánico, confusión y temor, o si siente que no está preparado para la paternidad, no es el único. Como la mayoría de los cambios importantes en la vida, esta noticia va a necesitar un ajuste considerable. Y si el embarazo no fue planeado - la mitad de los embarazos no lo son—puede que sienta este tipo de emociones de una forma todavía más intensa.

Usted no tiene porqué sentirse culpable o ansioso por sentir este cúmulo de emociones, ya que es completamente normal. A pesar de que usted no puede prevenir estos sentimientos, existen medidas que usted puede tomar para sentirse más cómodo con la idea del embarazo, la paternidad y los preparativos que pueden aligerar ambas experiencias.

La paternidad puede ser particularmente desafiante al comienzo del embarazo. Quizás cada vez que piense en ello, su mente recreará la peor situación imaginable. A continuación le damos algunos detalles sobre temas que probablemente le estén preocupando y algunas ideas para mantener estos pensamientos en perspectiva

Ninguna persona nace con el conocimiento sobre cómo cuidar un bebé- ni siquiera su pareja embarazada- está es la razón por la que existen clases de parto. Dependiendo de las opciones disponibles en su área, usted puede asistir a este tipo de clases a partir de la doceava semana del embarazo. También existen clases que se concentran específicamente en el día del parto, que pueden tomarse tan tarde como en el octavo mes de embarazo. En algunas comunidades, existen clases diseñadas solamente para padres primerizos.

En muchas de estas clases aprenderá como cambiar pañales, cargar al bebé, alimentarlo y hacerlo eructar, ponerlo a dormir, instalar una silla para niños(as) en su automóvil y preparar su casa a prueba de accidentes para su bebé. También aprenderá dónde estacionar su carro cuando llegue al hospital, cómo hacer frente al parto, y cómo cuidar de su bebé y de su pareja cuando lleguen a casa del hospital.

Conjuntamente con estas lecciones, probablemente usted conocerá otros hombres que estarán atravesando por la misma experiencia y sentimientos. Esto puede ser de gran ayuda. Las enfermeras y las educadoras de los partos han visto padres con todo tipo de estados emocionales, así que usted no tiene por qué sentirse avergonzado o dubitativo respecto a pedirles ayuda cuando la necesite.

Recuerde que usted no va a tener que hacer frente a cada faceta de la paternidad de una sola vez. Durante los primeros años, gran parte de la paternidad involucrará habilidades que usted podrá aprender y mejorar a través de la práctica. Usted podrá aprender muchas de estás técnicas durante las clases de parto.

Esta experiencia es similar a otras situaciones que usted ha enfrentado en su vida. Cuando contrajo matrimonio, usted no aprendió automáticamente cómo ser un buen marido. Usted aprendió a través del camino con su pareja, de la mejor forma para los dos.

Usted tendrá mucho tiempo antes de tener que establecer horas de regreso, enseñar a su hijo(a) a conducir, impartir consejos sobre ética, relaciones de pareja y profesionales. Todas estas oportunidades para enseñar a su hijo(a) aparecerán individualmente y cuando así ocurran, le parecerán una progresión natural. Si usted necesita consejos, existen gran variedad de recursos en la comunidad, incluyendo clases sobre cómo ser padre.

Puede que le ayude hablar y compartir tiempo con otros padres que usted conozca y hablar sobre cualquier asunto a los que esté haciendo frente. Si usted siente que tiene temas sin resolver con su propio padre, es una buena idea hablar con una persona- quizás un consejero o un miembro de la familia- sobre ello antes de que nazca el bebé, para que no intercedan en su relación con su hijo(a)

Fuente: KidsHealth