martes, 28 de febrero de 2012

El proceso de empezar a caminar de un bebé

Al nacer, las piernas de tu bebé no son los suficientemente fuertes como para sostener su cuerpo, sin embargo el recién nacido posee el "reflejo de la marcha". Puedes comprobarlo si lo sostienes por debajo de las axilas y lo pones con los pies apoyados sobre una superficie dura. Verás que dará unos cuantos pasos que le permiten avanzar. Este reflejo desaparecerá luego de los 2 meses y no podrá caminar más hasta más adelante, luego de un largo aprendizaje.

A los 5 meses comenzará a flexionar sus piernas de arriba hacia abajo si lo colocas sobre tus muslos, fortaleciendo de esta forma sus músculos durante los próximos 2 meses, mientras continúa desarrollando y perfeccionando otras habilidades como darse vuelta, sentarse y gatear.

A los 8 meses tu bebé tratará de incorporarse y mantenerse parado con la ayuda de algún mueble. Luego de un par de semanas comenzará a desplazarse moviéndose de un mueble a otro, como también podría ser capaz de mantenerse parado sin apoyo. Desde este momento tu bebé puede dar sus primeros pasos con la ayuda de un adulto o levantar un objeto del piso mientras está parado. Es muy importante en este período estar muy atento a los objetos que pueda alcanzar para evitar accidentes.

A los 9 ó 10 meses tu bebé aprenderá a doblar sus rodillas y a sentarse desde la posición de pie. Este es un gran logro ya que se requiere suficiente fuerza y equilibrio en las piernas para lograrlo.

Probablemente a los 11 meses tu bebé podrá agacharse, sentarse en cuclillas o tal vez caminar si lo sostienes de la mano, aunque no se atreverá a dar sus primeros pasos por sí solo hasta dentro de algunas semanas más. Los primeros pasos suelen darlos en puntas de pie y con los pies apuntando hacia afuera.

Y ya hacia los 13 meses la mayoría de los bebés comienzan a caminar solos, mientras que otros pueden demorarse más y seguirán perfeccionado el desplazarse con la ayuda de un mueble durante algunos meses. Esto dependerá de su valentía, su voluntad y de la fortaleza y el tono muscular que tenga.

Los primeros pasos serán inestables, torpes, con las piernas separadas y si no se sabe poner de cuclillas se dejará caer o se sentará para frenarse luego de dos o tres pasos. Luego de 15 días el bebé se sentirá más seguro y podrá dar sus pasos verdaderos, llenos de soltura y coordinación.

Luego de haber logrado este gran paso hacia su independencia el niño comenzará a mejorar y perfeccionar su movilidad de forma precisa. A continuación te explicamos cómo lo hará:
A los 14 meses el niño ya es capaz de pararse solito. Puede ponerse en cuclillas, volver a pararse y tal vez caminar hacia atrás.
A los 15 meses el niño ya es un buen caminante y disfruta jugar con sus juguetes mientas camina por todos lados.
A los 16 meses el niño sentirá curiosidad de subir y bajar escaleras aunque tal vez no se anime a hacerlo solito hasta dentro de algunos meses más. Recuerda de mantener las escaleras protegidas con puertas porque en su afán de investigar nuevos horizontes puede sufrir caídas peligrosas.
A los 18 meses el niño desarrolla perfectamente la marcha. Le gustará subirse y trepar sobre los muebles como también subir escaleras. También puede intentar patear una pelota o bailar al ritmo de la música
A los 25 ó 26 meses los pasos del niño son más rápidos y como los adultos utilizará todo el pie para caminar, desde el talón hasta el dedo gordo. También seguramente comenzará a saltar si perder el equilibrio.
A los 3 años todos los movimientos básicos pasarán a segundo plano y los realizará naturalmente. Tendrá la suficiente destreza para caminar, pararse, correr, saltar aunque algunas habilidades como caminar en puntas de pie puede requerirle más esfuerzo y concentración.

Fuente: Babysitio

viernes, 24 de febrero de 2012

La apendicitis

La apendicitis (inflamación del apéndice) requiere atención médica inmediata, por lo que es importante aprender a reconocer sus síntomas y saberlos distinguir de los de un dolor de estomago común y corriente a fin de poder solicitar atención medica de inmediato.
Los síntomas de la apendicitis comienzan con febrícula y dolor alrededor del ombligo, y pueden ir acompañados de vómitos, diarrea o estreñimiento. El dolor suele empeorar y desplazarse hacia la parte inferior derecha del abdomen.
Llame al pediatra inmediatamente si sospecha que su hijo tiene apendicitis. Cuanto antes se detecta una apendicitis, más fácil resulta su tratamiento.
El apéndice es un órgano del tamaño de un dedo que está adosado al intestino grueso en la parte inferior derecha del abdomen. El interior del apéndice es una especie de callejón sin salida que generalmente conecta con el intestino grueso. Cuando la salida al intestino grueso se obstruye, el apéndice se hincha y es fácil que se infecte con las bacterias contenidas en las heces.
Si el apéndice infectado no se extirpa, puede reventar y diseminar las bacterias y la infección por todo el abdomen, lo que puede generar graves problemas de salud.
La apendicitis afecta mucho más a menudo a niños de edades comprendidas entre los 11 y los 20 años, y es muy poco frecuente en lactantes y niños pequeños. La mayoría de los casos de apendicitis ocurren entre octubre y mayo. Los antecedentes familiares de apendicitis pueden incrementar el riesgo de padecerla.

martes, 21 de febrero de 2012

Agresividad al volante

Son muchas las personas que actúan con violencia cuando conducen, mostrándose agresivas e intolerantes con el resto de los conductores. Ante cualquier infracción o despiste de otro conductor hay quien responde agresivamente, tocando el claxon como señal de protesta o realizando gestos de desprecio.
Los conductores agresivos no son sólo aquellos que disfrutan con el riesgo de una conducción temeraria, presumiendo de la velocidad que alcanzan con su coche o de su destreza para tomar una curva peligrosa. También incluimos dentro de este grupo a personas que ante cualquier contratiempo, como tardar un poco en salir del semáforo o ante una caravana, rápidamente se desesperan y tocan el claxon.
Existe otro grupo de personas muy competitivas que tienen que demostrarse así mismo y a los demás, que son los más rápidos en la carretera, son los "listillos" que van haciendo eslalon cuando el tráfico es denso o que se pegan al conductor que tienen delante, dando ráfagas y presionándole para que se aparte y les permitan adelantar.
En definitiva, los conductores agresivos, son personas inmaduras con un carácter impulsivo y con falta de autocontrol. Se dejan llevar por las circunstancias y por su estado de ánimo. Las circunstancias adversas en la carretera o cuando emocionalmente están enfadadas o estresadas les afecta a la conducción y descargan su furia con la velocidad y con insultos hacia los demás conductores.

Para evitar transformarnos en personas agresivas cuando conducimos debemos de tener en cuenta lo siguiente:
- Tener autocontrol. Reflexionar sobre la importancia de tener control de nosotros mismos cuando conducimos, de lo contrario podemos ser la causa de la desgracia de otras personas provocando un accidente.
- Actuar con calma. No podemos dejarnos llevar por la impotencia y la rabia que nos produce el comportamiento desafortunado de otro conductor. Hemos de pensar que lo hace sin mala intención y, si es evidente que es con intención de molestarnos, debemos limitarnos a pensar que es un maleducado y no exaltarnos ni dejarnos llevar hasta el punto de que nos afecte en nuestra forma de conducir. No podemos "picarnos" en la carretera.
- Pensar en lo ridículo y vergonzoso de insultar, hacer gestos con intención de molestar o decir palabrotas por el simple hecho de subirnos a un coche. No podemos transformarnos en otras personas y estar más atentos a lo que hacen los demás conductores que a la carretera.
- Si eres una persona que disfruta alcanzando velocidades excesivamente rápidas, sin importarte las normas de circulación ni el peligro que eso supone para ti y para los demás conductores o peatones, tienes un problema de conducta grave que deberías consultar.
Hay que destacar también a los conductores dubitativos o excesivamente precavidos, que aunque no son agresivos en su conducción, son peligrosos por su lentitud y por lo indecisos o dubitativos que son para realizar cualquier maniobra. Además, estas personas tan prudentes ponen nerviosos a los demás conductores que tratarán de adelantarlos por todos los medios.

Fuente: PulevaSalud

viernes, 17 de febrero de 2012

Remedios contra el envejecimiento

Consejos recomendados por el
Dr. Sergio Martínez Cuéllar
1.- Legumbres: Tienen fibra y fitoesteroles que ayudan a retrasar el envejecimiento, a regular el colesterol y a mejorar el tránsito intestinal. Se recomiendan dos o tres raciones a la semana cocinadas con verduras o carnes poco grasas.

2.- Chocolate: Gracias a su contenido en magnesio, hierro y potasio se considera un producto antiestres, además ayuda a mantener a raya la tensión arterial.

3.- Vino Tinto: Su alto contenido en antioxidantes, sobre todo flavonoides, han demostrado beneficios cardiovasculares, contribuyen a reducir el colesterol malo y elevar el bueno. Hay que tomarlo siempre con moderación (no mas de dos copas al dia).
4.- Nueces: Cuatro o cinco nueces cada mañana. Son una magnífica fuentes de omega 3, vitamina E y selenio. Tienen amplios beneficios en el sistema cardiovascular, y además su poder saciante ayuda a regular el apetito.

5.- Cebollas y ajos: Sus amplios beneficios en todos los terrenos de nuestro sistema los hacen indispensables en nuestra dieta diaria, pero se recomiendan tomarlos crudos.

6.- Arándanos: Tienen un potente antioxidante llarado ácido elágico que inhibe determinados agentes cancerígenos y ademas esta fruta tiene polifenoles que protege a los ojos de la degeneración macular asociada a la edad.
7.- Aceite de oliva: Su gran poder antioxidante lo proporciona el ácido oléico que hace que las membranas celulares sean más resitentes a la agresión de los radicales libres.
8.- Pescado: El salmón, la sardina, la caballa, ricos en omega 3 que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares, los problemas de articulaciones y los trastornos como el Alzheimer y el Parkinson.
9.- Granada: En zumo o al natural, contiene una gran concentración de flavonoides antioxidantes y ácido fólico.
10.- Gambas: Ricas en omega 3. contribuyen a prevenir el cáncer de colon, próstata y endometrio. Se pueden consumir una vez en semana.
Fuente: mujerhoy.com

martes, 14 de febrero de 2012

Cuidado con las actividades deportivas de competición en los niños

por Juliana Martin
Enfermera
Hospital Dr Negrin. Las Palmas
El deporte es una forma estupenda de que los niños se lo pasen bien, se mantengan en forma, mejoren sus habilidades y hagan amistades. Pero no todo es diversion y juego en la pista o el campo de juego. La presión por el éxito puede ser excesiva y también puede provocar mucha frustración y muchas lágrimas.

En algunos casos es el mismo niño quien se impone esa presión deportiva. Algunos niños son perfeccionistas por naturaleza y son demasiado exigentes consigo mismos cuando las cosas se tuercen. Pero lo más frecuente es que la presión deportiva sea de carácter externo: los niños intentan satisfacer las exigencias de un padre, un entrenador u otra figura de autoridad y acaban teniendo la sensación de que ganar es la única forma de conseguir la aprobación del adulto a quien respetan.

En cualquier caso, el modo en que los niños aprenden a afrontar la presión deportiva —y el modo en que los adultos les enseñan a hacerlo— no solo repercute sobre su rendimiento y diversión en el deporte sino que puede tener un impacto duradero sobre cómo afrontar desafíos similares a lo largo de la vida.

El estrés es un arma de doble filo. Por un lado, prepara al cuerpo para afrontar los retos con concentración, fuerza, resistencia y un nivel de alerta acrecentado. Por otro lado, un exceso de estrés puede agotar la energía y el empuje del niño, provocando una sensación de agotamiento y de estar "quemado" con el deporte.

Los acontecimientos que provocan estrés se denominan factores estresantes, y pueden ser positivos (como intentar impresionar a un compañero fuera del campo de juego) o negativos (como intentar participar en un partido tras la muerte repentina de un ser querido).El estrés positivo proviene del hecho de participar en algo que es divertido y desafiante. Este tipo de estrés nos llena de energía, nos anima y nos mantiene alerta, aportándonos una chispa saludable en las tareas que tenemos que afrontar.
El estrés negativo llega cuando tenemos que afrontar una cantidad excesiva de exigencias no deseadas. Si su hijo se ha peleado con un buen amigo, ha perdido el autocar escolar y se ha olvidado los deberes en casa, es probable que le resulte bastante difícil llegar al partido de tenis de la tarde con una actitud y predisposición adecuadas

Lo más probable es que los padres sepan detectar la diferencia entre si su hijo tiene un estrés positivo o negativo simplemente fijándose en las interacciones del niño durante el partido. Por ejemplo, ¿está su hijo concentrado y preparado para actuar o los nervios le impiden dar lo mejor de sí mismo? ¿Cómo encaja los errores? ¿Tiene un espíritu deportivo o se le descontrolan fácilmente las emociones? Por descontado, algunos de estos comportamientos están relacionados con la personalidad del niño. Como ocurre con los adultos, hay niños que saben conservar la calma cuando están bajo presión y otros a quienes les resulta más difícil hacerlo.


No obstante, algo que puede ser un poco más difícil de detectar es el papel que usted y otros adultos de confianza desempeñan en el modo en que su hijo aborda las situaciones estresantes. Por ejemplo, los padres que enfatizan demasiado los logros deportivos de sus hijos corren el riesgo de añadirles todavía más estrés.

Por descontado, es bueno que su hijo vea que usted se interesa por sus actividades, pero hay una línea muy fina entre animar mucho a un niño y apretarle demasiado. Los padres excesivamente entusiastas o ambiciosos con los logros deportivos de sus hijos tienden a reaccionar de forma desaforada ante los errores, los partidos que pierden y los entrenamientos que se saltan sus hijos, lo que a menudo hace que los niños tiendan a hacer lo mismo. Y, cuando un niño se hunde ante sus errores, desaprovecha una importante oportunidad para aprender a resolver problemas y a desarrollar la resistencia.

De forma similar, analice su comportamiento fuera del campo. Las palabras tienen un poder increíble, de modo que utilícelas con mucho cuidado, sobre todo cuando usted no coincida con el criterio del entrenador o del árbitro. Elogie el esfuerzo de su hijo y de otros jugadores con comentarios específicos, incluso cuando pierdan, y ofrézcales críticas constructivas una vez se hayan calmado los ánimos. Asegúrese de que su hijo sabe que usted entiende que un partido, en el fondo, no es más que un partido.

El hecho de practicar deporte puede transmitir muchas lecciones vitales de gran importancia: valorar el trabajo de equipo, superar retos, controlar las emociones y enorgullecerse de los logros, pero solo si usted no se inmiscuye y permite que su hijo las aprenda por sí mismo. De hecho, si usted es capaz de mantenerse al margen, demostrará a su hijo que confía en que él puede abordar las situaciones por sí mismo.

Fuente: KidsHealth.org

viernes, 10 de febrero de 2012

Problemas de visión en los niños

Tener unos ojos y una vista saludables son una parte fundamental del desarrollo de un niño. Los ojos de su hijo deben someterse a revisiones periódicas, ya que muchos problemas de vista y enfermedades oculares se pueden detectar y tratar muy temprano en la vida de un niño.
Uno de cada cuatro escolares tiene problemas visuales comunes como el ojo vago, la miopía, hipermetropía y estrabismo, debidos al esfuerzo al que someten sus ojos a lo largo del día.
 Los médicos oftalmólogos alertan de los peligros que conlleva el sobreesfuerzo visual que realizan los niños en la actualidad. Con el inicio del curso, los ojos de los escolares están a pleno rendimiento, ya que a las horas lectivas se suman determinadas actividades extraescolares, como los deberes, y, posteriormente, los menores tienen como actividades de ocio la consola, el ordenador, la televisión o la lectura.

El llamado 'ojo vago' o ambliopía es la patología más frecuente de baja agudeza visual en niños y jóvenes, y es 10 veces más frecuente que cualquier traumatismo o enfermedad ocular. Se trata de una disminución de la agudeza visual sin que existan alteraciones orgánicas o patológicas que la justifiquen. La mayoría de las ambliopías pueden ser tratadas con éxito durante la primera infancia, es decir hasta los 9 ó 10 años de vida. Para ello, ha de detectarse en las etapas precoces de la vida, ya que es cuando se está desarrollando el sistema sensorial y el motor visual. Si no se tratan en esta época, posteriormente ya no habrá ningún tipo de tratamiento que sea efectivo.

Los oftalmólogos apuntan que en muchas ocasiones los niños no se quejan de los problemas de visión, por lo que resulta complicado detectarlos y recomiendan llevar a cabo revisiones visuales y evaluar también la capacidad de comprensión, al menos una vez al año y, preferiblemente, en el inicio del curso escolar.

Fruncir el ceño, guiñar los ojos o girar la cabeza y el cuello para mirar de lejos o de cerca, son signos que pueden desvelar que el niño tiene problemas de visión. Además, los expertos aconsejan fijarse si al niño se le irritan los ojos cuando escribe o lee, le escuecen y se frota los párpados con frecuencia, si se queja habitualmente de dolores de cabeza o tropieza con facilidad, consecuencia de la deficiencia en la sensación de profundidad.

Por último, decir que los hijos de padres con problemas visuales son los pacientes con mayor riesgo, por ello en este caso se debe prestar una mayor atención aestos problemas de salud.

Fuente: Jano

martes, 7 de febrero de 2012

Bob Esponja no apto para niños menores de 4 años

Investigadores de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, aseguran que la serie de dibujos animados 'Bob Esponja' podría provocar problemas de aprendizaje y déficit de atención en niños menores de cuatro años, según los resultados de un estudio que publica en su último número la revista Pediatrics.

La investigación pretendía analizar el efecto inmediato de la televisión en la capacidad de aprendizaje de los niños a fin de comprobar si hay series más 'dañinas' que otras.

Para ello, seleccionaron a un grupo de 60 niños menores de cuatro años que fueron incluidos al azar en tres grupos. A un grupo se le proyectó 'Bob Esponja', a otro 'Caillou' -otra serie de dibujos animados cuyo ritmo es algo más lento-, mientras que a los niños del tercer grupo les dieron lápices para dibujar.

Acto seguido, todos los niños se sometieron a diferentes pruebas para evaluar su destreza mental. Los niños que habían visto 'Bob Esponja' presentaban una conducta más acelerada y obtuvieron peores resultados en las pruebas que los que habían estado dibujando. Éstos, por su parte, no mostraban diferencias con quienes habían visto 'Caillou'.

La autora del estudio, Angeline Lillard, aseguró a la BBC que la investigación muestra cómo algunos programas de televisión pueden causar mayores daños que otros y generar déficit de atención y problemas de aprendizaje en los niños. Aun así, reconoce que, además de 'Bob Esponja', hay otros programas que generarían problemas similares en los niños. "Lo que ven no tiene tanta importancia, el problema es cuánto tiempo pasan delante del televisor", explica.

De hecho, las conclusiones destacan que es responsabilidad de los padres evitar que sus hijos vean programas de televisión de un ritmo rápido, ya que favorecen el deterioro inmediato de la función ejecutiva de los niños.

Por su parte, en un editorial adjunto al estudio, el especialista en Desarrollo Infantil del Children's Hospital de Seattle (EE.UU), Dimitri Christakis, recuerda que los niños que ven una serie como 'Bob Esponja' están "expuestos a una media de 22 minutos de acción, un tiempo que puede resultar dañino para los más pequeños".

Los productores de 'Bob Esponja' han desautorizado el estudio, ya que, como precisa el portavoz del canal de televisión Nickelodeon, la serie se dirige a niños de 6 a 11 años de edad, y no a los niños de cuatro años con los que se llevó a cabo la investigación.
Asimismo, han criticado la muestra de niños que incluye el estudio ya que entiende que es pequeña, en su mayoría de raza blanca y de clase media o alta. Para ellos, el estudio es de una metodología dudosa y no ofrece un resultado válido en el que los padres puedan confiar.

Fuente: Jano

viernes, 3 de febrero de 2012

Las nueces pueden reducir la incidencia de cáncer de mama

El riesgo de padecer cáncer de mama se reduce significativamente cuando se incluye en la dieta regular un pequeña cantidad de nueces. Así lo ha demostrado un estudio realizado en ratones en Estados Unidos.
En concreto, la investigación compara los efectos de una dieta típica con una dieta suplementada con nueces durante todo el periodo de vida de los roedores; primero, a través de la madre (desde la concepción hasta el destete), y luego de forma directa. La cantidad de nueces incluida en la dieta equivale en las personas a 56 gramos.


Esta investigación afirma que, durante el periodo estudiado, el grupo cuya dieta incluyó nueces (ricas en ácidos grasos omega-3, antioxidantes y fitoesteroles) desarrolló cáncer de mama en menos de la mitad de la tasa del grupo con la dieta típica. Además, tanto el número de tumores como el tamaño de éstos fueron significativamente más pequeños. Esta reducción es muy importante porque los ratones estaban genéticamente programados para desarrollar cáncer en altas tasas, además de reducir el riesgo de cáncer incluso en aquellos ratones con mutaciones genéticas ya existentes.

Mediante el análisis genético, este estudio ha demostrado que la dieta con nueces cambia la actividad de múltiples genes relevantes para el cáncer de mama en ratones y seres humanos. Otras pruebas muestran que el aumento de ácidos grasos omega 3 no es la única causa del efecto anticáncer y atestiguan que el crecimiento del tumor disminuye cuando se incrementa la presencia de vitamina E en la dieta.

En España se diagnostican unos 16.000 nuevos casos de cáncer de mama cada año. Se estima que una de cada 8 españolas podría sufrir esta enfermedad a lo largo de su vida. Unas 5.700 mujeres en este país mueren cada año por este cáncer, lo que representa el 16,7% de todas las defunciones por cáncer de mujeres en España y el 3,3% de la mortalidad entre mujeres.

Las nueces son los frutos secos con más antioxidantes y de mejor calidad, contiene casi el doble de antioxidantes que la misma cantidad del resto de frutos secos. Pero, por desgracia, la gente no come muchas nueces. Por tanto, desde aquí recomendamos que se deberían tomar más nueces como parte de una dieta sana.