martes, 17 de enero de 2012

Los recuerdos negativos predisponen a las enfermedades

Los recuerdos fatalistas o la actitud pesimista ante la realidad empobrece las relaciones con las personas de nuestro entorno y deterioran nuestra salud, según investigaciones recientes.

La dimensión más influyente en la salud es la percepción del pasado, de modo que una visión negativa de este se relaciona altamente con peores indicadores de salud. Las personas que apuntan esta tendencia manifiestan dificultades para realizar esfuerzos y una mayor predisposición a enfermar; asimismo, perciben el dolor corporal de una forma más intensa y presentan tendencia a estados depresivos, ansiosos y alteraciones conductuales en general.

El perfil de actitud equilibrado, es decir ni negativo ni  predominantemente orientado al futuro es el ideal, puesto que resulta de una actitud saludable en las tres zonas temporales. Hablamos de personas que aprenden positivamente de las experiencias pasadas y se orientan al cumplimiento de metas en el futuro, pero no descuidan la posibilidad de vivir emociones y experiencias agradables y placenteras.

Por otro lado, las personas orientadas al futuro, es decir, que renuncian a todo por un determinado objetivo, no adolecen de una mala salud física y mental, pero sus índices de salud no son tan  buenos como los del grupo con una actitud equilibrada.

Algunas ideas importantes que pueden ayudar a desarrollar una buena actitud son


1.- Apariencia física: Cuando te ves bien, te sientes bien. Eso ayuda a alejar el pesimismo.

2.-Acostarse temprano: Dormir bien es algo que influirá grandemente en tu nuevo día y en la actitud que tengas.

3.- Levantarse temprano: Si te levantas temprano tendrás más tiempo durante el día para cumplir con tus obligaciones, te ayudará a tener un mejor ánimo y una mejor actitud.

4.- Piensa en los demás y comparte con ellos: Presta un servicio a alguien; Podrás darte cuenta que tus problemas no son tan graves como los que tienen otras personas.

5.- Deja de pensar en el pasado: Muchos cosas con el tiempo nunca se concretaron. Vive el presente; de lo contrario, tu ánimo y tu actitud no serán de lo mejor.

6.- No busques la perfección en las cosas: La buena actitud actúa cuando comienzas a comprender que hay cosas que no cambiarán, aunque te afanes cada día de tu vida por lograrlo.

7.- Sé tu mismo: Piensa en las cosas positivas que tienes. Recuerda las palabras de aprecio de quienes te rodean; lo que ellos te dicen es cierto, porque tú eres único.

Estos siete pasos nos ayudarán a tener una actitud positiva. Si trabajamos en ellos, nos ayudarán a levantar nuestra cabeza y nuestra moral; para lograr elevarnos mas allá de donde nunca pensamos que llegaríamos teniendo una actitud positiva.


Fuente: Jano