viernes, 27 de enero de 2012

Los niños deben acudir al dentista antes de los cinco años

El Colegio de Dentista de Las Palmas enumera las razones que aconsejan llevar a los niños a la consulta de un especialista a los 5 años.


1.- Influye en el crecimiento de la mandíbula de forma adecuada.
2.- Armoniza el ancho de las arcadas dentales.
3.- Mejora el patrón de los dientes permanentes.
4.- Conlleva menor riesgo de traumatismo en los incisivos superiores protuídos.
5.- Corrige hábitos orales.
6.- Mejora la estética y la autoestima en un momento en el que su impacto emocional es muy importante para el desarrollo psicológico y la integración social del niño.
7.- Simplifica y/o acorta el tiempo de tratamiento en la fase de ortodoncia correctiva.
8.- Reduce la posibilidad de dientes permanentes impactados.
9.- Mantiene o gana espacio para los dientes permanentes que van a erupcionar.
10.- Puede llegar a reducir o eliminar problemas respiratorios o del habla.
11.- Favorece la higiene. Los dientes rectos son más fáciles de mantener limpios y menos susceptibles a las caries y a enfermedades de las encías.
12.- Los beneficios del tratamiento ortodóncico temprano están constatados y son más palpables todavía cuando existe un problema óseo de importancia. Gracias a ellos es posible evitar la extracción de piezas, y, en algunos casos, eludir la cirugía a la vez que se logra el mantenimiento de la integridad de la arcada bucal.

Los padres juegan un papel importante en la preparación del niño para que la primera visita al dentista sea una experiencia agradable y no una pesadilla. Cualquier forma de ansiedad manifestada por uno de los padres, será percibida por el niño.


Consejos para hacer la primera visita agradable:

1.Hablar al niño de la visita al dentista, limitando los detalles. Responder a cualquier pregunta con respuestas simples. Dejar al dentista responder a las preguntas más complejas. Estos profesionales son especialistas en describirles los instrumentos a los niños de un modo menos amenazador y en un lenguaje más comprensible.
2.Nunca decirle al niño que algo le causará dolor o le hará daño.
3.Nunca contarle al niño una experiencia desagradable que el padre haya tenido en el dentista.
4.No prometer una recompensa después de la visita al dentista.
5.Poner énfasis en la importancia de la higiene dental de los niños, y explicar que el dentista es una persona amistosa que se asegura que los métodos de higiene son buenos.

Hay que recordar que es normal que un niño esté más o menos temeroso ante la visita, ya sea porque se tiene que separar del pariente, o por miedo a lo desconocido. Un dentista que trata con niños, sabe cómo reaccionar con los niños más temerosos y sabrá hacer que el niño se sienta bien.

Fuente: Canarias 7 y Guia-Padres.com