viernes, 16 de diciembre de 2011

Propiedades del pescado llamado Gallo

por: Juliana Martín
Enfermera
El gallo es un pescado blanco de muy bajo contenido graso, por lo que si se cocina sin en la manera adecuada resulta idóneo en dietas hipocalóricas. Hay que tener en cuenta que muchas veces este pescado se fríe o se empana, por lo que el contenido calórico será mayor que si se cocina a la plancha o al horno.

A pesar de que las proteínas que aporta son de elevado valor biológico, su contenido en este nutriente es inferior al de la mayoría de pescados. Contiene diferentes vitaminas y minerales. En relación con las vitaminas, en la composición del gallo destaca la presencia de la B6 y B9. El contenido de B6 en el gallo es similar a la de la mayor parte de los pescados. Esta vitamina interviene en la formación de anticuerpos y hemoglobina, en la síntesis de material genético, en la formación de la vitamina B3 y en el correcto funcionamiento de las neuronas. Además participa en la obtención de energía a partir de hidratos de carbono, grasas y proteínas. La cantidad de vitamina B9 en el gallo es similar al contenido medio que posee el resto de pescados. Las principales funciones de esta vitamina son la producción y maduración de los glóbulos rojos y blancos, y la síntesis de material genético.

En cuanto a la presencia de minerales en el gallo, cabe destacar el contenido de fósforo, potasio, magnesio y yodo, si bien sus cantidades no son muy elevadas si se comparan con las que se registran en otras especies. El fósforo, mineral presente en huesos y dientes, al igual que el potasio, colabora en el balance de agua dentro y fuera de las células y en la actividad nerviosa y muscular, pero además paticipa en la utilización de la energía. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El yodo es un mineral con importantes funciones y es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que regula el metabolismo, así como el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro.

Del análisis químico del gallo no podemos olvidar la presencia de otro mineral, el sodio. En relación con el resto de pescados frescos, el gallo posee un contenido en sodio elevado. Sin embargo, si se compara con otros alimentos ricos en este mineral como los quesos o las propias conservas de pescado, se observa que la cantidad de sodio presente en el gallo no es relevante.

El gallo es uno de los pescados más fáciles de incluir en la alimentación de los niños por su textura y sabor suaves, quitando con sumo cuidado sus espinas. En caso de que los más pequeños lo rechacen, el gallo puede prepararse rebozado para que resulte más sabroso o acompañarse de unos frutos secos, una crema de guisantes que dé color al plato, o hacer unas croquetas para que los niños comprueben que algunos de sus alimentos preferidos también se elaboran con pescado.

El gallo se puede emplear como ingrediente de paellas, un plato que los pequeños no rechazan. Otra idea es prepararlo de un modo que sorprenda a los niños, como, por ejemplo, gratinado al horno, o relleno tanto de verduras como de jamón o de queso. Existen otras recetas como el gallo a la florentina, un plato en el que el pescado se escalda en un caldo de verduras y se cubre con una salsa bechamel ligera, que resulta una delicia, tanto para los mayores como para los más pequeños de la casa.
Fuente: Eroski Consumer