jueves, 17 de noviembre de 2011

Consejos para evitar problemas gastrointestinales durante el embarazo


Por: Juliana Martin
Enfermera
Hospital Dr. Negrin (Las Palmas de G.C.)
 Existen múltiples incomodidades relacionadas con los cambios físicos y hormonales que se presentan durante la gestación. Dentro de las más frecuentes se encuentran las molestias gastrointestinales.

La presencia de la hormona progesterona es la responsable de disminuir el tránsito gastrointestinal y el tono del esfínter del esófago, lo que predispone a tener el estómago lleno por más tiempo y a que se ‘devuelva’ la comida por el esófago, produciendo el dolor por reflujo o gastritis.
Estos problemas se presentan entre el 30 y el 80 por ciento de las embarazadas y para aliviarlos es recomendable fraccionar la dieta (en vez de comer 3 veces al día en gran cantidad, se debe comer 5 o 6 en pequeñas cantidades), disminuir el consumo de grasas, café, té, pimienta y alcohol. No comer en la noche y acostarse, como mínimo, dos horas después de la última comida. Levantar la cabecera de la cama puede ayudar.
Entre el 50 y el 90 por ciento de las gestantes presentan náuseas en algún momento del embarazo; entre el 25 y el 55 por ciento, vómito. Estos inconvenientes son más frecuentes durante el primer trimestre, entre la semana 10 y 15 de gestación y, usualmente, mejoran después de la 20.
El estreñimiento es un problema que se puede presentar durante todo el embarazo y también es común entre las madres, debido a la disminución del tránsito intestinal. Las mejores medidas para el manejo de la molestia son el aumento del consumo de líquidos y una dieta con fibra.
A continuación unos consejos prácticos para evitar problemas gastrointestinales en el embarazo:
•Tomar comidas ligeras, frecuentes y poco copiosas.
•Beber mucho e ingerir fibra para evitar el estreñimiento.
•Tomar alimentos secos: pan tostado, galletas... antes de levantarse para evitar náuseas.
•Comer lentamente, masticar despacio.
•No picar entre horas.
•Cocinar con técnicas culinarias sencillas.
•Evitar alimentos grasos y de difícil digestión.
•No tomar cafeína.
•Antojos: Durante el embarazo se pueden experimentar cambios en la apetencias, preferencias y aversiones, que suelen deberse a cambios hormonales. No tienen mayor importancia si no alteran el patrón normal de alimentación y no restringe la ingesta de gran variedad de alimentos.
•Acidez: Evitar grandes volúmenes de comida y hacer más tomas. Comer despacio y no tumbarse después de las comidas.
•Estreñimiento: Beber mucho y tomar mucha fibra son los mejores consejos dietéticos; también es conveniente pasear.

Más información en: http://www.alimentacionyvida.org/