jueves, 6 de octubre de 2011

La homeopatía, el arte de curar con lo similar

Colaboración especial de Signo Editores
 para Medicina, Vida y Salud
La homeopatía es una modalidad terapéutica de la medicina natural que emplea sustancias curativas en cantidades minúsculas. Aunque estas pequeñas dosis no actúan directamente contra las diferentes causas de las patologías y trastornos, resultan útiles para fortalecer el organismo y ayudarlo a superar la enfermedad.

La homeopatía está basada en el principio de que «el mal cura el mal». Así, se administran al paciente pequeñas dosis de una sustancia natural que en una persona sana produciría síntomas similares a los que caracterizan la enfermedad que se está tratando. Por lo tanto, no se suprimen los síntomas, como en la medicina ortodoxa, sino que se refuerzan, en la creencia de que esta circunstancia estimulará el proceso autocurativo del cuerpo.

El remedio que se prescribe depende del resultado de un examen preliminar orientado a establecer el estado físico y mental del paciente, porque el antídoto se receta para tratar a la persona y no sólo el mal en cuestión. Hasta el momento, la homeopatía no ha podido explicarse científicamente, y sus principios básicos no han variado desde que se introdujo esta fórmula curativa, hace unos 200 años.

La idea de tratar el mal con el propio mal para ayudar al cuerpo a sanar, de acuerdo con las leyes naturales de la curación, tiene un origen muy antiguo. El médico griego Hipócrates (nacido alrededor del año 460 a.C.) estaba muy familiarizado con esta hipótesis. Paracelso, médico suizo del Renacimiento, aportó un principio precursor de la moderna práctica de la homeopatía, cuando estableció que, si se suministra en pequeñas cantidades, «lo que enferma a una persona también puede curarla». Su fama se debe al hecho de haber sanado a los enfermos de la ciudad de Sterzing durante la peste de 1534, mediante la administración oral de una píldora elaborada con pan a la que añadió una cantidad muy pequeña de las excreciones del paciente extraídas con el extremo de una aguja. En todo caso, la homeopatía tal como la conocemos hoy debe su origen a los trabajos de un médico alemán del siglo XVIII: Samuel Hahnemann (1755-1843).

Información extraída de la colección de Medicina Natural de Signo Editores