miércoles, 7 de septiembre de 2011

Los médicos de familia piden al gobierno que dejen de subvencionar medicamentos que "no aporten ningún beneficio"

Los médicos de Medicina de Familia instan al Gobierno a que deje de financiar medicamentos de baja utilidad terapéutica, ya que cada año son aprobados o incluidos en la financiación del sistema sanitario nuevos fármacos que no aportan ninguna ventaja respecto a los tratamientos existentes. Según ellos, estos medicamentos sin valor añadido sólo sirven para agigantar la factura farmacéutica, por lo que solicitan al Gobierno estatal que establezca criterios de subvención claros, basados en la relevancia, efectividad, seguridad, eficiencia y coste real de investigación y producción.
Un nuevo principio activo con nula o escasa aportación terapéutica no debería ser nunca financiado, manifiestan, y remarcan que es "paradójico y decepcionante que se recorten o congelen los salarios de los empleados del sistema público de salud con la excusa de reducir la factura farmacéutica, mientras que las agencias de medicamentos que regulan el mercado logran colocar fármacos que no aportan nada y cuyos precios son superiores a los disponibles.
En este sentido, apuntan que durante el periodo 2000-2011 el Comité de Evaluación de Nuevos Medicamentos analizó 144 medicamentos, de los cuales el 78% no suponía un avance terapéutico, mientras que del 12% restante no se disponía de información suficiente para realizar un pronunciamiento.
Los médicos exigen, por tanto, una revisión de la financiación pública de los medicamentos a fin de priorizar los criterios científicos y estiman que los precios de referencia de los fármacos deben ser pactados entre la industria y la Administración según el valor terapéutico añadido que aporten al paciente.
Además, argumentan que no deberían financiarse con fondos públicos medicamentos que no sean recomendados por estudios comparativos e independientes. En este sentido, los médicos han animado al Gobierno español a promover la investigación clínica sobre la efectividad de intervenciones terapéuticas no farmacológicas para tratar enfermedades crónicas y agudas, y piden potenciar la formación médica continuada para promover un uso más racional de los medicamentos. En este caso, abogan por que se incentive a los profesionales médicos por la calidad de prescripción con aumentos salariales, con días libres o con ayudas formativas.

Fuente: Jano