miércoles, 18 de mayo de 2011

Cuidado a los aficionados con los partidos de mucha rivalidad

Con motivo de los encuentros de futbol de gran rivalidad, como un Madrid Barca o un Tenerife Las Palmas, o una final de la Copa de Europa, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) alerta de que ver un partido de fútbol de máxima tensión aumenta considerablemente las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, una angina de pecho o una crisis hipertensiva.
Estas afirmaciones están avaladas por diversos estudios. El más reciente ha sido realizado por médicos alemanes y publicado en The New England Journal of Medicine. En la investigación, llevada a cabo durante la celebración del Mundial de fútbol de Alemania 2006, se observó que, durante los días en los que la selección alemana jugaba un partido, las emergencias por incidencias cardiacas fueron 2,66 veces superiores a las registradas en los días en los que no había partido o no jugaba la selección local. Además, el mayor número de incidencias se produjo durante las dos horas después del inicio del partido.
Los más afectados fueron los hombres, que presentaron un número de problemas cardiacos 3,6 veces superior al de otros días; mientras que el aumento entre las mujeres fue de 1,8 veces. Por lo que respecta a las personas que ya sufrían una enfermedad cardiovascular previa, la tasa de incidencia fue 4,03 veces mayor durante los partidos de la selección alemana.
Otro estudio realizado por investigadores de las universidades de Birmingham y Bristol durante el Mundial de 1998, reveló que el número de infartos de miocardio aumentó un 25% en el partido que Argentina eliminó a Inglaterra en la tanda de penaltis.
El estrés emocional es uno de los factores que favorece el desarrollo de episodios cardiacos. En los estudios también se ha descubierto que el resultado final del partido no es tan importante. En cambio, la intensidad, la emoción, la expectativa generada durante el desarrollo del partido y un posible final dramático, como un penalti o un gol en el último minuto son factores desencadenantes de ataques cardiacos.
El perfil de la persona que puede ser más susceptible de sufrir este tipo de incidentes cardiacos es el de un hombre mayor de 50 años, diabético, fumador, hipertenso, con colesterol elevado, sea obeso o que lleve una vida sedentaria. Además, con dificultad para controlar sus emociones, apasionado, o tenga poca tolerancia a la frustración.
Para disfrutar de este espectáculo deportivo sin correr riesgos, los expertos recomiendan ver el partido acompañado por familiares, por si surgiera alguna emergencia y fuera necesario llamar a los servicios de urgencia; evitar ambientes tensos como los bares, estirar las piernas con frecuencia y pasear durante el descanso; evitar comidas copiosas antes del partido, y no fumar ni beber alcohol, aunque sí mucho líquido. En el caso de las personas que tienen algún factor de riesgo cardiovascular y están en tratamiento, se recomienda que mantengan la toma de sus medicamentos y que realicen chequeos médicos de forma periódica.
Además, los expertos recuerdan que es importante que las medidas de prevención se tengan en cuenta tanto para las personas que verán el partido desde casa, como para aquellas que acudirán al campo.
A continuación se da un Decálogo para un fútbol saludable
-Mentalízate y no te tomes el partido demasiado “a pecho”. La preparación psicológica es importante para no dejarse llevar en exceso por las emociones.
-Intenta pasear o realizar algo de ejercicio antes del partido. Te ayudará a descargar adrenalina antes del acontecimiento.
-Procura no fumar (o por lo menos no fumar más de lo que fumas habitualmente). El tabaco aumenta las probabilidades de que se forme un coágulo en el interior de tus arterias coronarias.
-No tomes bebidas con alto contenido en alcohol. Pueden elevar descontroladamente tu presión arterial.
-Evita comer copiosamente antes del encuentro, ya que esto sobrecarga de forma importante el trabajo del corazón.
-Si tienes alguna enfermedad de corazón no dejes de tomar la medicación. Si lo haces, tu corazón puede estar menos protegido justo cuando más lo necesita.
-Si durante el partido sientes “que te va a dar algo”, no dudes en dejar de verlo durante unos minutos y darte un paseo. Respira hondo y realiza ejercicios de relajación.
-Si notas dolor en el pecho, en la mandíbula, en los brazos o en la parte alta del estómago, no esperes a que finalice el encuentro y solicita ayuda médica.
-Si tu equipo gana, no te dejes llevar por la euforia excesiva, ya que te puede llevar a realizar esfuerzos extraordinarios.
-Y si pierde, no te dejes llevar por la tristeza. Pensar en positivo, siempre será bueno para tu salud.

Fuente: Jano