jueves, 7 de abril de 2011

Vida saludable, vida prolongada

Okinawa es una pequeña isla del archipiélago japonés, muy conocida por la longevidad de sus habitantes. La esperanza de vida es de 82 años, tanto en los hombres como en las mujeres y el número de centenarios es de 54 por cada 100000 habitantes, lo que significa que el 15 por ciento de todos los centenarios del mundo viven es esta isla. Pero lo más importante es que envejecen en plena forma y se les atribuye todo ello a los efectos de la dieta que sigue esa población en su salud.
Uno de sus principios es no comer hasta la saciedad, sino que hay que quedarse con algo de hambre. Por otro lado, las verduras representan el 70 por ciento de la alimentación, mientras que el resto la compone el pescado. Además, se consume soja en todas las comidas, cinco tipos de verduras por día, arroz, té y especias. En cambio, las frutas son un producto de lujo y apenas se consumen.
Comen más pescado que carne, con lo que además de aprovechar las virtudes del pescado, esta dieta busca limitar los aportes elevados de hierro, los cuales aumentan el riesgo de oxidación.
También es una población que hacen bastante ejercicio físico, caminan mucho y trabajan hasta que son muy mayores.
Los habitantes de la isla se toma el tiempo para descansar, y una vez a la semana van a la playa sólo para agradecerle a la vida el seguir viviendo. Asi los expertos recomiendan saber parar, porque nuestra sociedad nos sobreestimula, así es impotante saber parar aunque solo sea para respirar profundamente y sentir nuestro cuerpo.
Además son unas personas muy sociables, están rodeados de gente, se implican en la vida del pueblo.
Por tanto, si pudieramos hacer una vida como ellos, seguramente que viviriamos más.