lunes, 7 de marzo de 2011

Muchos pediatras recomiendan preparados naturales

Dos de cada tres pediatras recomienda preparados farmacéuticos con plantas medicinales. Este interés de los médicos por los productos naturales, como el própolis y la equinácea, coincide con un aumento de la demanda de este tipo de preparados por parte de los padres.
Los padres reclaman cada vez más los tratamientos naturales para sus hijos porque ven que con los medicamentos convencionales vuelven a recaer. Por eso quieren soluciones eficaces con los menores efectos secundarios posibles. Y los tratamientos a base de plantas y derivados de la colmena tienen un campo bastante amplio.
El auge de los preparados naturales entre profesionales de la salud y pacientes es especialmente relevante en afecciones respiratorias, debido a su frecuencia.Así por ejemplo dos de cada tres españoles considera que los productos elaborados por las abejas, como el própolis, ayudan a combatir el resfriado. El propólis tiene unos principios activos interesantes que le confieren propiedades antivirales, los flavonoides; y es un excelente antiviral, por lo que es mejor utilizarlo ante virus como los de la gripe o el resfriado que un antibiótico. Hay que tener en cuenta que los antibióticos solo son eficaces cuando la infección es bacteriana, lo que representa un porcentaje muy pequeño de las infecciones. Por eso, la mayor parte de las veces que se usa un antibiótico, no se hace correctamente.
Las bajas temperaturas aumentan las gripes y resfriados y nuestro organismo está acostumbrado a unas temperaturas más cálidas y más suaves y cuando vienen estos episodios tremendos de frío, las infecciones, sobre todo, las víricas, son casi la norma.
Entre los pediatras que recomiendan preparados de plantas medicinales de forma habitual, así tres de cada cuatro destacan la eficacia preventiva de la equinácea para su uso en gripes y resfriados. Además, muchos de  los pediatras la recomiendan en niños por no provocar efectos secundarios y  por su eficacia en el tratamiento de afecciones respiratorias.

Fuente: Jano