lunes, 3 de enero de 2011

La influencia de los dibujos animados en la alimentación infantil

A nadie se le escapa la influencia en la alimentación que tiene la televisión; así quien no recuerda las espinacas del famoso Popeye, ese marino fortachón,que iba siempre con su pipa, sus fuertes antebrazos con unas anclas tatuadas y su ojo cerrado. Se tomaba aquellas latas de espinacas que le provocaban una fuerza que se salía de lo común. Pues bien muchas madres conseguían que sus hijos tomaran espinacas gracias a esta serie, prometiéndoles que cuando fuesen mayores serían tan fuertes como Popeye.
Y esto que es fácil de entender se ha corroborado mediante estudios científicos donde se ha demostrado que los niños que veían dibujos animados de Popeye durante dos meses, no acabaron odiando las verduras, sino todo lo contrario, ya que los niños se sienten orgullosos de comer espinacas o similares.
Otro estudio relacionado con este marino fue el plantear por qué este personaje con lo mayor que era tenía una vista envidiable. Pues bien, puede ser debido al consumo de espinacas ya que éstas son ricaas en luteína que contribuye a proteger de la degeneración macular asociada a la edad, primera causa de ceguera en mayores.
Las espinacas están compuestas en su mayoría por agua. Su contenido de hidratos de carbono y grasas es muy bajo. Aunque tampoco tiene una cantidad muy alta de proteínas, es uno de los vegetales más ricos en este nutriente. Su contenido en fibra, al igual que ocurre con la gran mayoría de las verduras, es considerable, lo que resulta beneficioso para la salud.