viernes, 17 de diciembre de 2010

Para la psoriasis sol y mar

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr Negrín cuenta con una Unidad Funcional para el tratamiento de la enfermedad que realiza el seguimiento de unos 2.000 pacientes anuales a los que forma en cuidados
Actualmente, con las nuevas terapias biológicas y sistémicas, se logra un blanqueamiento de la piel en la inmensa mayoría de los casos
La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias recuerda que según los especialistas, el verano es una época propicia para los afectados por la psoriasis, no sólo por las más que comprobadas propiedades curativas de los rayos ultravioleta solares, sino también por ser un periodo de poco estrés que se asocia a la aparición de menos brotes de psoriasis.
La radiación ultravioleta contribuye a mejorar las lesiones provocadas por la psoriasis en el 90% de los pacientes que padecen esta enfermedad, ya que los rayos ultravioleta tienen acción antiinflamatoria, aunque es importante recordar tomar el sol de forma moderada y progresiva, evitando las horas centrales del día. Está constatado además que el aire de la costa y el agua salada del mar repercuten de una forma más beneficiosa en la piel en los pacientes con psoriasis, si se compara con el calor seco y las piscinas. Es bueno pues tomar baños en el mar, debido a que los iones y sales que contiene el agua de mar presentan propiedades positivas para la piel, y dejar al aire las heridas.
En este sentido, el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr Negrín cuenta con una Unidad Funcional de Psoriasis en la que se realiza el seguimiento de unos 2.000 pacientes anuales a través de terapias sistémicas y biológicas, así como su educación sanitaria y formación en cuidados.
La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel causada por una combinación de factores genéticos, inmunológicos y medioambientales, que provoca lesiones que pueden afectar a zonas más o menos extensas y graves, con gran variabilidad de unos pacientes a otros.
Esta patología adopta a menudo la forma de placas rojas inflamadas con escamas plateadas en diversas zonas de la anatomía. Se localiza principalmente en codos, rodillas y cuero cabelludo, pero puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. El grado de gravedad puede variar notablemente y debe ser medido tanto por su impacto orgánico y corporal como por su índice de afectación a la calidad de vida.
Los especialistas del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr Negrín aseguran que el tratamiento de esta patología va encaminado a mejorar la calidad de vida del paciente, disminuyendo al máximo las manifestaciones de la enfermedad y consiguiéndose periodos de remisión lo más amplios posibles. Actualmente, con las nuevas terapias, se consigue el blanqueamiento mantenido de la piel en la inmensa mayoría de los casos.
El personal de la Unidad de Psoriasis, dependiente del Servicio de Dermatología, mantiene un contacto directo y protocolizado con el paciente y establece dos tipos de tratamientos: uno, el sistémico clásico, con el que se consigue una acción global inmunosupresora y, otro, biológico, que es de nueva indicación, con el que se logra una acción específica en busca de las moléculas que intervienen en la enfermedad. El tratamiento se completa con la administración de fármacos nuevos de mayor eficacia terapéutica y que no precisan ser tomados diariamente.
Con la implantación de esta Unidad Funcional de Psoriasis se ha conseguido una mejor adherencia terapéutica y fidelidad de los pacientes y que éstos se sientan apoyados y comprendidos. Asimismo, los nuevos fármacos presentan ciertas ventajas como evitar los efectos secundarios de los anteriores tratamientos y una mayor fidelidad del paciente al obtener más ventajas, como mayor facilidad en su administración y los mejores resultados.