lunes, 13 de diciembre de 2010

Guía de Buenas Prácticas Ambientales

La Consejería de Sanidad edita la 'Guía de Buenas Práctica Ambientales' donde se aportan pautas de ahorro energético a favor del medio ambiente.
La guía está dirigida a los profesionales de los centros de salud y se aportan normas básicas para propiciar el ahorro de luz, agua, en consumibles, así como del reparto de los residuos.
Recientemente, la Gerencia de Atención Primaria de Tenerife y seis centros de salud de Tenerife obtuvieron la certificación de la norma ISO 14001 de Gestión Ambiental por lo que deben llevar a cabo un control del impacto de sus actividades en el medio ambiente, así como promover buenas prácticas medioambientales entre sus profesionales.
Por virtud del Sistema de Gestión Ambiental ISO 14001 se emprendieron mejoras medioambientales conforme a la Norma con el objetivo de garantizar a la sociedad y a los profesionales sanitarios el compromiso ambiental de la Gerencia en coherencia con las políticas del Servicio Canario de la Salud (SCS).
Como vehículo para poner en práctica tales mejoras, la Gerencia de Atención Primaria de Tenerife ha editado la Guía de Buenas Prácticas Ambientales que se dirige a los profesionales de los centros de salud, con el que se pretende hacer llegar recomendaciones básicas sobre la Gestión Ambiental en sus centros de trabajo, e implantar acciones que conlleven una reducción del impacto ambiental provocado por la actividad diaria.
Las Buenas Prácticas que se exponen en este manual son muy útiles y sencillas de aplicar, con inmediatos resultados en relación con la mejora del entorno laboral. Así, se plantean recomendaciones sobre el consumo de agua, de luz, sobre el uso del material de informática y de oficina, y en general sobre los residuos sanitarios.
En dicha guía se recomienda utilizar vasos que no sean de plástico en la medida de lo posible; desechar los envases de plástico, el vidrio y el papel en los contenedores adecuados. También se aconseja que todos los documentos internos se impriman reutilizando papel o bien a doble cara; usar el papel escrito por una cara como borrador.
Respecto al ahorro del agua, en la guía se recoge que si alguien detectara un funcionamiento incorrecto, fugas o goteos, lo comunique al responsable de calidad y medio ambiente para que adopte las medidas pertinentes, evitando así gastos innecesarios.
Se solicita al personal que no deje correr el agua inútilmente cuando se lave las manos; se explica que el inodoro no es una papelera, instando a no ensuciar las aguas residuales, a no contaminar el mar y a disminuir el consumo de agua en general.
En el apartado de calefacción y aire acondicionado, en la guía se recomienda utilizar estos dispositivos sólo cuando sea necesario, instando al personal a aprovechar, en lo posible, la regulación natural de la temperatura. Así, como apagar o minimizar los sistemas de calefacción o aire acondicionado en las salas no ocupadas.
Para el caso que fuera necesario utilizar el aire acondicionado, se apunta que ajustar en verano la temperatura entre 24-25ºC y cerrar ventanas, ya que por cada grado que se disminuye la temperatura se está consumiendo un 8% más de energía. Asimismo, se pide al personal que se asegure de que las puertas y ventanas están cerradas mientras funcionan los equipos de climatización, para impedir pérdidas y derroche. Y apagar el aire acondicionado 30 minutos antes de terminar la jornada laboral.
En general, se recomienda siempre apagar las luces cuando no sea necesario, así como aprovechar la iluminación natural, organizando los puestos de trabajo de manera que reciban luz natural, manteniendo limpias las ventanas y abriendo las persianas, cortinas u otros elementos similares, etc.
Otra de las medidas que se aconsejan es el de apagar el ordenador, impresoras y demás aparatos eléctricos una vez concluya la jornada de trabajo, o a que se apague el ordenador si va a estar inactivo durante un tiempo prolongado.
La Guía de Buenas Práctica Ambientales insta a evitar en general documentos innecesarios, aconsejando trabajar a revisar los textos directamente en el ordenador y para imprimir usar la opción de doble cara.
Además, se informa de que si se agita el cartucho de tóner cuando la impresora avisa de que está baja se podrían llegar a realizar hasta 100 copias más.
También se explica que es preferible escanear la documentación en lugar de fotocopiar; y utilizar el correo electrónico como mecanismo de comunicación interna y externa siempre que sea posible; enviando por fax sólo los documentos necesarios.