miércoles, 15 de diciembre de 2010

Cuidado con la venta de medicamentos falsos en internet

Internet se ha convertido en la principal vía de venta de medicamentos falsificados en los países desarrollados, entre ellos España. En este nuevo negocio, millonario e ilegal, no se escatiman esfuerzos en el marketing online de sus productos. Alrededor de 15.000 millones de mensajes al día -una cuarta parte del tráfico mundial de emails- son mensajes spam promocionando medicamentos falsos y se estima que entre 4.500 y 15.000 sitios web ofrecen uno de los medicamentos más demandados, los fármacos frente a la disfunción eréctil.
Para conocer cómo llegan estos productos al consumidor español y qué reclamos utilizan, hoy se ha presentado el informe Traffic Online, donde se analizan los sitios web en los que se venden medicamentos, de los cuales, un 65% de los casos son falsificaciones, según datos de la Alianza Europea para el Acceso a Medicamentos Seguros (EAASM).
La principal conclusión del informe, realizado por Lilly, es que tras una correcta apariencia, existe una enorme dificultad para saber qué se está comprando, así como la imposibilidad de identificar la empresa que vende o el país desde el que operan. De hecho, la mayor parte de las presentaciones ofertadas por estos sitios ni siquiera existen en formatos legalmente autorizados y fabricados por la compañía original.
Para la realización del estudio se han analizado los 250 primeros resultados de una búsqueda realizada en google.es sobre las búsquedas “comprar” más los nombres de los medicamentos para la disfunción eréctil. El 15% resultó ser sitios de comercio electrónico, con poca credibilidad en el campo de la salud, un 16% se autodefinían como farmacias online y el 70% restante no se incluye en ninguna de estas categorías. En el estudio se observa cómo se utilizan técnicas de ocultación para que nadie sepa quién es la persona o la entidad que distribuye estos medicamentos falsificados. Estas páginas son difíciles de rastrear porque pueden ser activadas y desactivadas con sólo darle a un botón.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define los medicamentos falsificados como aquellos que ofrecen información falsa de manera deliberada y fraudulenta sobre su identidad o su origen. Las imitaciones llegan a ser tan perfectas que sólo un análisis en un laboratorio químico puede determinar su autenticidad. Dichos análisis revelan que los medicamentos falsificados pueden contener el principio activo pero en cantidades o pureza inadecuada, sustituirlo por otro más barato o menos activo, mezclarlo con sustancias tóxicas o no contenerlo en absoluto.
Asimismo, también se venden presentaciones que ni siquiera se están comercializando dentro de la industria farmacéutica.
La OMS señala que el volumen de ventas que actualmente puede alcanzar los medicamentos falsificados a nivel mundial es el 10% del mercado de fármacos. Para finales de 2010 se estima que este tráfico supondrá una cantidad de 75.000 millones de dólares, un incremento del 92% respecto al 2005.
El tráfico ilegal de medicamentos por internet se puede combatir en España a través de la colaboración de los colegios profesionales con la Agencia Española del Medicamento, y con las autoridades competentes como el Ministerio de Sanidad, para que toda la cadena dé las garantías suficientes al ciudadano. Para contribuir a combatir este tráfico, la Fundación Lilly ha puesto en marcha una campaña de concienciación social bajo el eslogan Comprar fármacos online es jugar a la ruleta rusa, disponible en la web notelajueguesonline.com.