lunes, 22 de noviembre de 2010

las propiedades de la soja

La soja es una legumbre como lo son los guisantes o las alubias, y aunque su origen es vegetal, destaca por su alto contenido en proteinas de elevada calidad. La parte más aprovechable de la planta es la semilla, de la que se pueden extraer derivados para bebidas, yogures, salsas, aceites, harinas, etc. Tanto la soja como sus derivados permiten incrementar el aporte proteico en la dieta sin aumentar el consumo de grasas saturadas o el colesterol, a diferencia de otros alimentos ricos en proteínas de origen animal, ya que no aporta colesterol ni apenas grasas saturadas. Así la proteina de la soja reduce de forma eficaz el colesterol total y el LDL (colesterol malo).
Los expertos en nutrición aconsejan la ingesta de 25 gramos de proteína de soja al día para reducir el riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares, siempre y cuando se incluya en una dieta baja en grasas saturadas y colesterol.
La soja destaca por ser el alimento con el mayor contenido de isoflavonas, un potente antioxidante capaz de acentuar el efecto de lasd proteínas y aumentar la presencia del colesterol HDL (colesterol bueno), que ejerce una acción de protección frente a las enfermedades cardiovasculares. Este efecto antioxidante es potenciado por el aporte de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de la soja, los cuales previenen la oxidación de las placas de ateroma y sus posibles consecuencias para la salud.
La lecitina es otro de los nutrientes más abundantes en la soja, se trata de un fosfolípido que contribuye a reducir los niveles de triglicéridos en plasma sanguíneo y a evitar la formación de placas de ateroma.
La soja también tiene otros efectos como disminuir la predisposición a la diabetes, la hipertensión arterial o la insuficiencia renal, gracias a la acción de las isoflavonas que contiene.