viernes, 12 de noviembre de 2010

Cucarachas amigas de las personas

Hoy vamos a hablar de esos bichos, calificados por muchas personas como bichos asquerosos y repugnantes, que son las cucarachas. Hay personas que tienen tal pavor a esos inofensivos animalitos que son capaces de subirse a una silla para evitar estar a su misma altura. Bueno bromas aparte ustedes saben cómo se llama  en medicina la aversión y el miedo, es decir la fobia a las cucarachas, pues bien recibe el nombre de blatofobia. Y saben ¿por qué mueren todas panza arriba?,  pues porque cuando una cucaracha muere por causas naturales, el rigor mortis hace que sus patas se contraigan, por lo que lo más común es que unas se contraigan antes y en mayor medida que las otras, esto desequilibra el centro de gravedad del insecto, por lo que vuelca hacia ese lado. Además si la muerte viene provocada por algún insectida también acaban boca arriba; en este caso porque la composición del producto ataca el sistema nervioso del insecto provocándole espasmos que causan su volteo, ya que le provoca la perdida de la coordinación, por lo que la cucaracha es incapaz de darse la vuelta y así le sobreviene la muerte.
Pero todo no es malo y a partir de ahora a lo mejor no nos van a causar tanta repugnancia. ¿ Sabían ustedes que se cree que estos animalitos pueden ayudar a la medicina a curar enfermedades infecciosas?.
Para algunos investigadores, las cucarachas podrían ser más un beneficio para la salud que un peligro para ella, al descubrir las potentes propiedades antibióticas en el cerebro de las cucarachas y langostas. Se han  identificado hasta nueve moléculas diferentes en los tejidos de los insectos que eran tóxicas para las bacterias; estas sustancias podrían conducir al desarrollo de nuevos tratamientos para infecciones bacterianas resistentes a múltiples fármacos.
De esta forma, los investigadores descubrieron que los tejidos del cerebro y el sistema nervioso de los insectos podía eliminar a más del 90% del Staphylococcus aureus resistente a la meticilina y a la Escherichia coli, sin dañar a las células humanas. Los científicos esperan que estas moléculas puedan finalmente convertirse en tratamientos para las infecciones que cada vez son más resistentes a los fármacos actuales, los cuales tienen graves efectos secundarios.
A los investigadores no les sorprende que los insectos segreguen sus propios antimicrobianos ya que los insectos a menudo viven en ambientes insalubres y faltos de higiene en los que se encuentran con muchos tipos diferentes de bacterias, por lo que es lógico que hayan desarrollado vías para protegerse contra estos microorganismos.
Pues nada ahora antes de matar a una cucachara habrá que pensarselo dos veces, a lo mejor esta noticia ayuda a quitar el temor que padecen muchas personas hcia estos inofensivos animalitos.