viernes, 17 de septiembre de 2010

Una visión diferente de la enfermedad

Hoy estamos de fiesta porque al fin mi buen amigo el Dr. Sergio Martínez Cuéllar, nos va a deleitar con una reflexión sobre la enfermedad, ese nuevo concepto, que les recomiendo que lean. Sergio además de ser médico homeópata y compañero de trabajo como médico intensivista en el Hospital Insular de Gran Canaria, tengo el honor de ser uno de sus contrincantes casi semanalmente en labores tenísticas. Sin más preámbulos les dejo con su artículo:


"Si le preguntamos a 20 médicos nos ofrecerán 20 definiciones diferentes de lo que es la enfermedad.
Todos los procesos de la vida, incluyendo las reacciones fisiológicas y las patológicas son el resultado de la reacción de agentes químicos tangibles.Todos los procesos vivientes están subordinados a leyes químicas.
Todas las células del organismo humano (250000 billones) están continuamente sometidas a reacciones químicas fermentativas. En cada célula ocurren aproximadamente 35000 reacciones por segundo. Cualquier sustancia química que se agregue a la célula (alimento, toxina, medicamento), genera una interferencia más o menos activa en la reacción química de la célula.
Bertalanffy (1900) ya describió que todo sistema viviente se comporta como un sistema fluyente que tiende a preservar su equilibrio. Las sustancias ingresan en el organismo, reaccionan con las células que componen ese sistema fluyente, las llevan a cambios, sufren cambios las mismas sustancias y abandonan finalmente el sistema.
Aquellas sustancias reconocidas por el organismo como tolerables no ocasionan ningún tipo de trastorno en el equilibrio del sistema fluyente. En cambio, cuando hay sustancias que perturban ese equilibrio, este mismo sistema se autodefiende contra esas sustancias desencadenando reacciones defensivas. A esta batalla la denominamos enfermedad, cuyo único objetivo es la eliminación de las toxinas y la reparación de los daños, volviendo al restablecimiento de la armonía en este fluir. Por tanto podríamos definir la enfermedad como la expresión de procesos curativos biológicamente necesarios.Y dónde van estas toxinas eliminadas, pues obviamente fuera de la célula. Y fuera de la célula está el entorno de la célula, el fluido en el que flota. Para después ser conducida a los sistemas de eliminación propios del organismo.
El Dr. Alexis Carrol, Premio Nóbel de Medicina en 1912, dice que “la célula es inmortal. Es realmente el fluido en el que flota, básicamente agua, lo que degenera. Renovando este fluido a intervalos proporcionaríamos a las células lo que necesitan para su alimentación y hasta donde nosotros conocemos, el pulso de la vida continuaría para siempre”. Para que las múltiples reacciones químicas que se desarrollan en nuestro organismo sean posibles, hace falta ingerir cada día suficiente agua. Por tanto, hay que beber agua de buena calidad, en abundancia (2 a 3 litros diarios). Ayudará a depurar y a desintoxicar. Cada vez son más los expertos que aseguran que bastaría con beber una cantidad suficiente de agua al día para evitar la aparición de muchas enfermedades, incluidas las degenerativas.
Un grupo cada vez mas numeroso de médicos, científicos e investigadores postula que el agua es imprescindible para regular todas las funciones del cuerpo, y por tanto, para que funcione correctamente, es fundamental que llegue siempre en cantidad suficiente y en el momento necesario a todo el organismo.
Batmanghelidj, médico e investigador, concluye que la mayor parte de las enfermedades las causa la carencia crónica de agua, afirmación que no la hace de forma gratuita, sino que la fundamenta científicamente, por ello no alberga la más mínima duda al afirmar con rotundidad que el agua es la mejor medicina natural para gran número de las llamadas enfermedades.
Muchos consideran el agua como “el oro azul”. Ya Tales de Mileto (2.500 años antes de Cristo) la definió como “el principio de todo lo que existe”.
No estaría de más empezar a plantearse sustituir alguna taza de te, café, o refrescos por un sencillo y fantástico vaso de agua. Haga caso a su cuerpo y beba agua de calidad. Lo notará."