jueves, 9 de septiembre de 2010

Consumo innecesario de medicamentos


Con el problema acuciante de la crisis se han detectado en sanidad numerosos malos hábitos que conllevan un gasto sanitario increíble sin generar ningún beneficio. Así el Ministerio de Sanidad se ha puesto a investigar las medicaciones habituales de los pacientes y ha descubierto que una alta proporción de usuarios toma algunos medicamentos de forma crónica que no son necesarios para su salud y, lo que es peor, puede incluso afectarla de forma negativa.
Así en Andalucía se estudió el número de personas que tomaban un grupo de fármacos concretos que son los protectores gástricos y han descubierto que casi un 20% de los que los tomaban no tenían necesidad de hacerlo.
Y es que estos fármacos, en concreto los inhibidores de la bomba de protones, son fármacos muy eficaces en sus indicaciones y, en general, bien tolerados, pero no están exentos de complicaciones, como el riesgo de fracturas óseas a largo plazo. Además producen en muchos casos acidez de rebote lo que hace que se cronifique su uso para aliviar los síntomas que se producen con su retirada. Por ello, es muy importante que los usen solamente los pacientes que verdaderamente los necesitan.
Bueno pues dicen que no hay mal que por bien no venga, si la crisis sirve para descubrir hábitos que influyen de forma negativa en nuestra salud, bienvenidos sean.