viernes, 20 de agosto de 2010

Las vacaciones



Las vacaciones son el período de tiempo más deseado durante todo el año para las personas que trabajan o estudian. Es ese período donde llegamos con multitud de ilusiones, con muchísimas ganas de comernos el mundo, en tan solo un mes....

Y llega el fin de las vacaciones.... y si sacamos cuenta de todo lo que hemos hecho, no es ni tan solo la mitad de lo que teníamos pensado. Además, en muchas ocasiones, llegamos mucho más cansados al trabajo que cuando empezamos las vacaciones porque hemos hecho viajes, visitas, quedar con amigos, es decir intentar hacer en un mes todo lo que no hemos podido hacer en todo un año. Entonces surge el síndrome postvacacional donde nos incorporamos con un estrés añadido a nuestra rutina diaria, del cual no voy a nombrar ni los síntomas que provoca porque seguro que todos los conocemos.

Hay quien dice que sufriríamos menos enfermedades si tomáramos nuestras vacaciones en lapsos cortos y frecuentes. Uno de los defensores de esta forma de tomar las vacaciones es el profesor Pierre Delbarre, del Cochin Park Royal Hospiral de París, uno de los pocos médicos del mundo que han investigado las implicaciones de las vacaciones para la salud. El cual resalta los beneficios de las vacaciones tomadas en períodos breves y regulares. El recomienda tomar dos o tres períodos de vacaciones de entre ocho y diez días por año.
Las vacaciones ideales son las que nos permite seguir relajados aun después de regresar a casa y continuar con nuestras responsabilidades y tareas cotidianas. A algunas personas les resulta difícil desconectarse y reducir sus niveles de stress, en cambio otras personas tienen la capacidad de cambiar rápidamente de un estado de gran excitación a uno de relajación mental y física. Estas personas que son capaces de lograr una desconexión rápida de su trabajo, o sus rutinas, son afortunadas porque logran reducir en gran medida su carga diaria de stress.
Así el Dr Delbarre realizó una serie de pruebas a un grupo de obreros industriales, que revelaron que la velocidad con que se logra la relajación aumentaba durante un tiempo después de que los miembros del grupo habían estado de vacaciones, con lo que si tomamos algunos días de descanso a intervalos regulares es posible hacer más efectivo este efecto.
Ahí está la duda, coger las vacaciones todas de una vez o dividirlas en varios períodos...., para los que ya las cogimos entera nos estamos arrepitiendo de no haberlas fraccionado, aunque....que me quiten lo bailao, que me lo he pasado genial y ya me queda menos para coger las próximas, si Dios y nuestros políticos me dejan.