viernes, 27 de agosto de 2010

Consejos ante las altas temperaturas


Ante la situación de altas temperaturas que estamos sufriendo, la Consejería de Sanidad quiere recordar la necesidad de extremar las precauciones y seguir las recomendaciones siguientes:
No hacer ejercicio físico al aire libre. Con ello no sólo evitamos una exposición al sol y al calor, sino también a la calima, que suele resecar las vías respiratorias y agravar afecciones relacionadas con ellas.
Beber más agua, independientemente del tipo de actividad que se esté llevando a cabo, para mantenerse bien hidratado y reducir también las posibilidades de sufrir un golpe de calor.
No exponerse al sol entre las 12 y las 16 horas, periodo del día en que los rayos solares llegan más verticalmente y la radiación es mas intensa.
Evitar las comidas copiosas y el consumo de bebidas alcohólicas, café, té o refrescos azucarados, ya que facilitan la pérdida de líquidos y la consiguiente deshidratación del organismo.
Permanecer en lugares frescos, especialmente en el caso de personas mayores, niños y enfermos crónicos. Utilizar con prudencia los aparatos de aire acondicionado; lo recomendado es ponerlos a una temperatura de 23 grados.
Elegir ropa de colores claros y fibras naturales, si tiene que salir. Es mejor que las ropas sean holgadas y permitan la transpiración, y es importante no olvidar protegerse la cabeza del sol con sombreros, gorras o similares, sombrillas. También se recomienda el uso de cremas de protección solar.
Si a pesar de estas medidas preventivas se dieran síntomas de trastorno por calor, se recomienda refrescarse con una esponja o toallas húmedas, tomar una ducha o baño (si no se tienen mareos), beber líquidos frescos no alcohólicos ni azucarados y, si los síntomas no remiten, se deberá solicitar ayuda médica lo antes posible.