martes, 13 de julio de 2010

Propiedades de la lechuga


Hoy nos toca hablar de las propiedades de la lechuga. En primer lugar decir que el tipo de fibra que contiene es no fermentable, al igual que la que se encuentra en otros alimentos como la col, la escarola, el apio, los rábanos o el brócoli. Este tipo de fibra se caracteriza por su escasa viscosidad, provocando un aceleramiento del tránsito intestinal. Por su riqueza en fibra produce una gran sensación de saciedad después de haberla comido, lo que sumado a su efecto laxante y que es un alimento que aporta muy pocas calorías por su alto contenido en agua y su escasa cantidad de hidratos de carbono, la convierte en un alimento muy indicado como entrante o guarnición en dietas de control de peso.
Pero es que además es una fuente de vitaminas, destacando sobre todo la presencia de folatos, beta-caroteno, vitaminas C y E y minerales.
Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos, blancos y plaquetas contribuyendo a prevenir las anemias. Además interviene en la formación de anticuerpos para la lucha contra infecciones. También es muy conocido que las embarazadas tomen ácido fólico desde el momento en que saben que están embarazadas, ya que es una vitamina imprescindible en los procesos de división y multiplicación celular que tienen lugar en los primeros meses de gestación, por lo que el consumo de alimentos ricos en folatos resulta fundamental en las gestantes para prevenir la espina bífida y alteraciones en el desarrollo del sistema nervioso del feto.
El beta-caroteno es un pigmento natural que confiere el color amarillo anaranjado rojizo a los vegetales y que el organismo transforma en vitamina A según sus necesidades, la cual es esencial para la vista, la piel, el cabello, los huesos y para el buen funcionamiento de las defensas de nuestro organismo.
Son las hojas más externas de la lechuga las que concentran la mayor parte de vitaminas y minerales. En cuanto a las vitaminas, las E y C ejercen una acción antioxidante, luchando contra los radicales libres que se generan en nuestro organismo y que son responsables de muchas enfermedades.
En cuanto a los minerales la lechuga destaca por la presencia de potasio, necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y para la actividad muscular, además de colaborar en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
Por último decir que a la lechuga se le atribuyen también propiedades que ayudan a los problemas de insomnio, debido a la presencia de sustancias que se encuentran en el látex de la lechuga silvestre. Esta sustancia es la lactucina, que es uno de los principales componentes del jugo de la lechuga. En este sentido, muchos la recomiendan tomar en infusión antes de acostarse.