jueves, 17 de junio de 2010

¿Cuándo es necesario tomar antibióticos?



Los antibióticos son medicamentos que combaten o previenen infecciones causadas por bacterias, mientras que no pueden combatir infecciones virales como los resfriados y gripes.
También hay que tener en cuenta que cuando tomamos muchas veces un antibiótico en concreto, las bacterias se hacen resistentes a ese antibiótico, después de un tiempo, y no las pueden combatir más. Así también hay que tener en cuenta que ante una infección, los antibióticos matan muchas bacterias, pero usualmente no matan a todas; las que quedan después de que usted termina de tomar el antibiótico se hacen lo suficientemente fuertes para resistir a ese antibiótico en el futuro. De esta forma, la resistencia a los antibióticos se está convirtiendo en un problema cada vez más frecuente en nuestros hospitales.
También puede ocurrir que si usted toma antibióticos que no pueden combatir las bacterias que supuestamente éstos deben matar, su infección puede durar más tiempo, e incluso podría agravarse de tal forma que podría requerir de ingreso hospitalario. Esto puede repercutir incluso en los familiares del paciente que enferma por una bacteria resistente ya que probablemente los contactos directos estén colonizados por dichos gérmenes que en un momento de debilidad de la persona podría provocarle una enfermedad grave.
Los antibióticos hay que tomarlos cuando hay que tomarlos, es decir cuando los recete el médico y, afortunadamente, éstos están cada vez más concienciados con el tema de la resistencia a los antibióticos y ya no ocurre lo que ocurría antes que ibas al médico por un simple catarro y te recetaban antibióticos aunque no estuviesen indicados, sólo con el pretexto de prevenir.
Usted no debe pedirle a su médico que le dé a usted o a su hijo antibióticos para enfermedades virales, en vez de eso, pregúntele a su médico lo que usted puede hacer para sentirse mejor mientras su organismo está combatiendo la infección. Siga las instrucciones de su médico cuidadosamente, y él le dirá cómo tomar el antibiótico, si tiene que tomarlo, en las dosis adecuadas y en el tiempo preciso. No guarde parte del antibiótico para la próxima vez que se enferme, lo puede devolver en los puntos de recogida que existe en las farmacias.
Espero que estos consejos les aclare un poco más las dudas acerca de este tema.