domingo, 27 de junio de 2010

Cuál es el secreto para vivir más tiempo


De vez en cuando, los rotativos, las radios o las televisiones, nos sorprenden con noticias relacionadas con la longevidad de esta o aquella persona que acaba de cumplir los 108 o los 114 años, a saber. ¿Habéis notado que en muchas ocasiones estas noticias se refieren a personas del lejano Japón? Alguno podría pensar que esto debe ser por una mera casualidad, pero, ¿es así?
Pues seguramente no, ya que el pueblo japonés en conjunto es uno de los que tienen la mayor esperanza de vida del mundo. Sí, los nipones junto con algunos pueblos del Cáucaso o del Himalaya ostentan el record mundial de longevidad.
Sería razonable pensar el que, pueblos tan distintos y separados, deberían tener algún denominador común que les erigiera en los "abuelos" del planeta. Evidentemente, se podría pensar que gran "culpa" de ello lo tienen la herencia genética de dichas poblaciones, las condiciones climáticas en las que residen o el modo de vida de estos. Bueno, cierta relevancia tendrán, no obstante la clave está en la dieta y en las costumbres gastronómicas de estas gentes.
Por ejemplo, analizando brevemente la dieta tradicional japonesa, apreciamos como básica y principalmente consiste en soja, arroz, pescado y verduras. Este tipo de dieta es mucho más sana que otras, como las occidentales, al ser baja en grasas y justa en hidratos de carbono y proteínas. Una dieta en la que podemos destacar, no tan solo sus ingredientes, sino también la manera en como son preparados para su consumo. Esencialmente y sintetizando al máximo el menú nipón, podríamos decir que está compuesto por un primer plato de arroz o pasta y un segundo de pescado con una buena guarnición de verduras poco "hechas"; cuando el segundo es de carne, esta normalmente es sin grasa.
Así es que, de nuevo, podemos apreciar como los japoneses esencialmente consumen alimentos bajos en grasa, es decir mucho pescado y soja, grandes cantidades de verduras y de hidratos de carbono complejos como el arroz y algo de carnes blancas. ¡Ah!, y no debemos olvidar su afición, o mejor dicho, su pasión por las algas. Todos estos alimentos les ayudan a tener un corazón sano y a reforzar su sistema inmunológico.
Según los nutricionistas la gran bondad de este tipo de dieta oriental reside en su alto contenido en ácidos grasos omega 3 y omega 6 obtenidos de los productos marinos y vegetales. Estos ácidos grasos ayudan al sistema cardiovascular y son vitales para que las hormonas realicen correctamente sus funciones.
Además, como apuntábamos antes, al hecho de consumir alimentos muy saludables, hay que sumarle la manera en como son preparados. Principalmente se cocinan a la parrilla, al vapor o cocida en salsa de soja.
Bueno, ya lo sabes, si quieres llegar a ser centenario, o como mínimo si quieres disfrutar de mejor salud, apúntate a la sana dieta japonesa; o al menos aumenta el consumo de pescado y verduras y reduce el de carnes rojas. Y si no te hace ninguna "gracia" la dieta japonesa, recuerda que otras dietas, como la mediterránea, también son muy beneficiosas para la salud.