viernes, 28 de mayo de 2010

Las fresas y la salud


La fresa proviene de América, que fue introducida en Europa en el siglo XIX. Su nombre científico es Fragaria vesca L. En España, la provincia de Huelva es la más especializada en el cultivo de fresas y fresones representando más de 65% del volumen nacional.
Realmente las fresas son un falso fruto, porque los verdaderos frutos son esos “granitos” que vemos sobre su superficie. Los fresales florecen desde finales del invierno hasta principios del verano, por lo que los frutos maduran durante toda la primavera y bien entrado el verano.
No obstante, hoy dia, las más comercializadas son las fresas de cultivo intensivo que, con la ayuda de los invernaderos, consiguen tener presencia todo el año. A la hora de elegirlas, hay que asegurarse de que sean frutas gruesas, brillantes y de apariencia fresca, ya que son alimentos muy delicados y perecederos. Se conservan mejor si se guardan en el frigorífico o en un lugar fresco, ventilado y oscuro. Se debe quitar del envase en el que vengan y colocarlas en un bol o fuente lo mas esparcidas posible. También podemos lavarlas, cubrirlas con un plastico y guardarlas en la nevera.No es recomendable congelarlas, porque sus principios se pierden con facilidad.
Las fresas son una excelente fuente de vitamina C, betacarotenos y vitamina E. Contienen fibra, acido salicílico, elevado contenido de potasio y bajo en sodio. Apenas aportan calorías (30 Kcal/100 g), contienen agua en elevada cantidad y generan un gran aporte de vitaminas antioxidantes y fibra alimentaria.
En cuanto a los beneficios para la salud que posee esta fruta, el efecto mas importante proviene de la vitamina C, betacarotenos y vitamina E presentes en la fresa en alta cantidad y que se les considera los antioxidantes por excelencia cuya misión es bloquear el efecto dañino de los llamados “radicales libres” que son moléculas que se producen a lo largo de la vida como consecuencia del proceso de la respiración, aumentando su producción en situaciones como la contaminación ambiental, el tabaquismo, las infecciones, las situaciones de estrés, las dietas ricas en grasas y la sobreexposición a las radiaciones solares.
Estos radicales libres ocasionan efectos negativos para la salud por su capacidad de alterar los genes favoreciendo la aparición de cáncer y también aceleran los procesos de envejecimiento.
Si bien todas las frutas tienen propiedades antioxidantes, podemos decir, que la fresa tiene 2 veces mas poder antioxidante que la ciruela, naranja o uvas. Tiene 3 veces mas poder que el kiwi o el pomelo. Tiene 7 veces mas poder que la manzana o el tomate y 15 veces más que la pera o el melón.
El consumo de fresas y frutas rojas en general, ayuda a prevenir la aparición de arrugas y la inflamación producidas en la piel por la exposición a los rayos ultravioleta.
La fibra que contiene es soluble y facilita la menor absorción de carbohidratos con lo que ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre de manera equilibrada. Por otro lado, la fibra atrapa determinados compuestos, como el colesterol, que son excretados junto con las heces. También acelera el tránsito intestinal, previniendo o mejorando el estreñimiento.
La fresa tiene en su composición ácido salicílico lo que le confiere efecto antiinflamatorio, pero también es responsable de las reacciones cutáneas que provoca, especialmente a las personas alérgicas a la aspirina.
Por tanto la fresa es laxante, diurética, antirreumática, reguladora del colesterol, de los niveles de glucemia, con efectos antienvejecimiento y antioxidante, lo que nos proteje de la aparición de cáncer (otorga protección a la estructura celular y previene del daño de la oxidación).
Ideal para los niños mayores del año, ya que antes no se recomienda porque puede presentar alergias e intolerancias.
Muchas mujeres que la consumen con asiduidad, aseguran que su ingesta les brinda tranquilidad, reducción del estrés y menos dolor durante sus ciclos menstruales o durante la menopausia.
Como todas la frutas, la mejor forma de ingerirla para aprovechar todas sus propiedades es en ayunas, con el estómago vacio, bien directamente en zumo natural sola o junto a otras frutas.
De esta forma, se asimila totalmente y de forma rápida en nuestro organismo.
Termino diciendo que aunque su precio es algo más caro que otra fruta, se recomiendo su ingesta si se puede de manera continua ya que se notarán sus efectos beneficiosos en el organismo.