lunes, 31 de mayo de 2010

Cuando acudir con nuestros hijos al dentista


¿Cuándo tenemos que visitar al dentista con nuestros hijos? Esta es una pregunta que seguro la hacen todos los padres al observar que su hijo ya tiene todos o casi todos los dientecillos.
De una forma general, la primera visita debe realizarse alrededor de los 3 años, cuándo se encuentra completa la erupción primaria, para una primera revisión. Los controles se deben hacer a cada 6 meses, y no esperar que tenga que ser de urgencia.
De todas formas, antes de los 3 años, tenga el hábito de examinar los dientes de su bebé. Los dientes saludables tienen un color uniforme. Si ves manchas o puntos en los dientes, lleve a su bebé al dentista. Limpie los dientes de su bebé con un paño suave y limpio o con un cepillo dental para bebés en cuanto salgan en la boca.
Cuando llegue el momento de acudir al dentista, a los tres años de edad o incluso antes cuando se detecte algún problemita, los padres deben esforzarse por transmitir a su hijo una sensación de confianza y de seguridad. Es necesario que entre el niño y el dentista haya una buena relación de complicidad y no de miedo ni de temores.
Sería aconsejable que la primera revisión por un ortodoncista fuera sobre los 7-8 años, ya que es el momento en que ha erupcionado el grupo de incisivos superiores e inferiores definitivos, y el crecimiento óseo es importante, cosa que nos permite diagnosticar si hay algún problema susceptible de corregirlo de forma precoz. Si el recambio dental y la oclusión son correctos iremos haciendo revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental.
Igualmente es aconsejable llevar al niño al odontopediatra (especialista en odontología infantil) a partir de los 3 años, por norma 1 vez al año.
Y será éste el que avise a los padres si es necesaria una visita al ortodoncista antes de lo habitual debido a la presencia de algún problema de mal oclusión esquelética, ya que hay casos que es importante empezar a corregir el problema óseo antes de que comiencen a aparecer los primeros dientes definitivos.
¿A partir de qué edad el niño podrá utilizar aparatos para los dientes?
El tratamiento con aparatos removibles se puede iniciar sobre los 7 años. Los niños a esta edad son conscientes de su utilidad y podemos incitar su colaboración.
El tratamiento con aparatos fijos lo retrasamos hasta el recambio de todos los dientes temporales y la correspondiente erupción de los definitivos porque como ya hemos comentado se encargan de posicionar correctamente cada uno de los dientes para conseguir una oclusión perfecta.