martes, 23 de marzo de 2010

Alimentación y deporte en los niños


Los niños en edad escolar (entre 6 y 12 años) suelen necesitar entre 1.600 y 2.500 calorías por día. Un deportista que es más activo que un niño típicamente activo puede necesitar comer más. Las necesidades de calorías para cada niño son diferentes y éstas aumentan durante la pubertad o dependiendo de una gran cantidad de factores, por ejemplo no es lo mismo practicar 2 horas de deporte a la semana que doce.
El calcio y el hierro son dos nutrientes importantes para los niños; en especial, para los que practican deportes. El calcio desarrolla unos huesos fuertes, con menos probabilidades de fracturarse frente a los esfuerzos de una actividad extraordinaria. El calcio está presente en los productos lácteos, como la leche, el yogur y el queso, o en otras excelentes fuentes de calcio como son las verduras de hojas verdes y oscuras, y los productos fortificados con calcio, como el jugo de naranja.
Es importante incluir en la dieta de los niños alimentos ricos en hierro, como carne, huevos y frutas secas. Sin la cantidad suficiente de hierro, los niños pueden cansarse con más facilidad. Las niñas que menstrúan pierden algo de hierro todos los meses a través de su flujo menstrual y los niños activos pierden hierro a través del sudor.
Por lo general, no es saludable que los niños hagan dieta para bajar o aumentar de peso. Es probable que los entrenadores o los compañeros de equipo que te aconsejen hacer dieta te estén dando un mal consejo. Si es necesario, habla de estos temas con tu mamá o tu papá y con tu médico.
En algunos deportes, hay cierto culto al cuerpo como es la danza. Sin embargo, los niños aún están creciendo, por lo que es importante permitir que el cuerpo crezca hasta la altura que debe, y hacer dieta, si no es sana, puede poner en riesgo este crecimiento. Algunas estrategias, tales como las dietas ricas en proteínas o los suplementos de proteínas, pueden provocar graves problemas, como el daño a los riñones; así también el uso de esteroides, una droga ilegal, es otra manera peligrosa de aumentar de peso. No se deben Saltar ninguna comida, ni eliminar determinados grupos de alimentos ni hacer ayuno (sin comer nada o comiendo muy poco) ya que todo esto puede resultar perjudicial para los niños.
Un consejo es comer en familia siempre que se pueda ya que las investigaciones demuestran que los niños comen más sano cuando comparten las comidas en forma regular con sus familias.